Doc­tor Mun­do y Mís­ter Mun­dial

La ley del fút­bol no sa­be de po­der mi­li­tar e in­fluen­cia glo­bal: Irán y Pe­rú es­tán en Ru­sia, EE.UU. y Chi­na, no

La Vanguardia - - OPINIÓN - Si­ria, fue­ra de Ru­sia por un gol, ce­le­bra un tan­to con­tra Irán, ri­val fut­bo­lís­ti­co y alia­do po­lí­ti­co Fe­lip Vi­van­co

El Mun­dial no es co­mo el mun­do. De lo con­tra­rio, la fi­nal de Ru­sia es­ta­ría can­ta­da: el as­pi­ran­te Chi­na in­ten­ta­ría des­ban­car al fa­vo­ri­to y to­do­po­de­ro­so Es­ta­dos Uni­dos. In­dia so­ña­ría con lle­gar a se­mi­fi­na­les y Singapur, pun­te­ra en in­ves­ti­ga­ción y edu­ca­ción, se­ría la gran sor­pre­sa del tor­neo. Nin­guno de es­tos cua­tro equi­pos es­tá en el cam­peo­na­to por­que el ba­lón no en­tien­de de ro­ta­cio­nes y trans­la­cio­nes geo­po­lí­ti­cas, ni de paí­ses ri­cos y po­bres, ar­ma­dos has­ta los dien­tes o sin ejér­ci­to, lí­de­res en I+D+i o pre­tec­no­ló­gi­cos.

Si el Mun­dial fue­ra el mun­do, Af­ga­nis­tán se cla­si­fi­ca­ría siem­pre, aun­que só­lo fue­se por su de­fen­sa acé­rri­ma y el he­cho de ha­ber re­sis­ti­do a tres gran­des po­ten­cias mi­li­ta­res en tres si­glos dis­tin­tos (el im­pe­rio bri­tá­ni­co en el XIX, la URSS en el XX y EE.UU. en el XXI). Pe­ro Af­ga­nis­tán no es­tá, y sí paí­ses sin fuer­zas mi­li­ta­res o ejér­ci­tos per­ma­nen­tes co­mo Is­lan­dia (334.000 ha­bi­tan­tes), Cos­ta Ri­ca (4,8 mi­llo­nes) o Pa­na­má (4), que en po­cos me­ses ha vis­to co­mo se am­plia­ba el ca­nal, flo­re­cían in­tri­gas de pa­raí­so fis­cal y su se­lec­ción ob­te­nía bi­lle­te en de­tri­men­to del equi­po cu­yo país (EE.UU.) lo in­va­dió en 1989.

Con ex­cep­cio­nes co­mo el cé­le­bre Ar­gen­ti­na-In­gla­te­rra post Mal­vi­nas de 1986, las chis­pas de los con- flic­tos di­plo­má­ti­cos se­rios nun­ca lle­gan al cés­ped. Al me­nos, no en la fa­se fi­nal: los or­ga­ni­za­do­res ya se en­car­gan de se­pa­rar a ri­va­les geo­po­lí­ti­cos de en­jun­dia.

Pe­ro jus­to por eso, ¿a quién no le gus­ta­ría pre­sen­ciar un Is­rael-Pa­les­ti­na aun­que fue­se en un cla­si­fi­ca­to­rio? On­ce con­tra on­ce y con ár­bi­tro neu­tral. No, se­ñor Trump, us­ted no va­le. Tal vez pen­sa­rán que el equi­po is­rae­lí, en la UEFA, arrin­co­na­ría en su área pe­que­ña a los pa­les­ti­nos (ads­cri­tos a Asia) y les ace­cha­rían por tie­rra, mar y ai­re sin pie­dad. En rea­li­dad, los pa­les­ti­nos, 96.º del mun­do, ob­tu­vie­ron los mis­mos pun­tos que sus ve­ci­nos (12) y es­tán dos pues­tos por en­ci­ma en el ran­king de la FIFA.

¿Y Corea del Nor­te? No se ha cla­si­fi­ca­do… ¿pe­ro qué hu­bie­ra su­ce­di­do en un cru­ce con los ve­ci­nos del sur? Has­ta ha­ce unos me­ses hu­bie­ra ha­bi­do ten­sión ex­tre­ma, pe­ro aho­ra... “Si tú no me ata­cas, yo no te ata­co, si tú no me lan­zas un pe­pi­na­zo, yo tam­po­co”. Abra­zos, be­sos, ca­ran­to­ñas y una equis en la qui­nie­la.

Ru­sia, ca­si siem­pre en el ojo del hu­ra­cán in­ter­na­cio­nal, no ten­drá que preo­cu­par­se por las evo­lu­cio­nes de la au­sen­te Ucra­nia, país con el que es­tá en­fren­ta­do por la ocu­pa- ción de Cri­mea y los ata­ques en la fron­te­ra es­te, don­de si­gue mu­rien­do gen­te. Los anfitriones inau­gu­ran el tor­neo con­tra Ara­bia Sau­dí, una de las se­lec­cio­nes pe­tro­le­ras... y la de ran­king más ba­jo de la fa­se fi­nal. Pro­ta­go­nis­tas re­cien­tes de pur­gas fa­mi­lia­res y aper­tu­ris­mo tí­mi­do (in­clui­do el de las salas de ci­ne), los sau­díes po­drían en­fren­tar­se con su ar­chi­rri­val po­lí­ti­co, Irán, en oc­ta­vos de fi­nal. De acuer­do, es mu­cho ima­gi­nar. ¿Pe­ro y si uno que­da­ra pri­me­ro del gru­po A y el otro se­gun­do del B o vi­ce­ver­sa? El cho­que es­ta­ría ser­vi­do. No se­rá por fal­ta de ar­ti­lle­ría...

Ara­bia cuen­ta con Moha­med AlSah­la­wi (16 go­les en la fa­se pre­via, los mis­mos que el po­la­co Le­wan­dows­ki). Los ira­níes, con Sar­dar Az­moun, el me­jor de­lan­te­ro de Asia del mo­men­to, eso di­cen, con 15 dia­nas. En un hi­po­té­ti­co cru­ce, sin du­da el pre­si­den­te si­rio Bas­har el Asad apo­ya­ría a Irán, uno de sus fir­mes alia­dos (el otro es Ru­sia) en su in­ten­to de aca­bar con la san­gran­te gue­rra que ha de­ja­do al país co­mo ver­te­de­ro de in­hu­ma­ni­dad. La se­lec­ción de es­te país he­cho ji­ro­nes es­tu­vo muy cer­ca de la fa­se fi­nal. Si­ria se que­dó fue­ra por un gol de Aus­tra­lia en la pró­rro­ga del par­ti­do de­ci­si­vo. Por unos días, más de me­dio mun­do so­ñó con que se cla­si­fi­ca­ban.

Pa­ra mu­chos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, que su equi­po na­cio­nal jue­gue el tor­neo no es tan­to un es­ca­pa­ra­te pa­ra hen­chir el pe­cho pa­trio, que tam­bién, co­mo una cor­ti­na de hu­mo tem­po­ral pa­ra di­si­mu­lar los pro­ble­mas. De­be de ser du­ro es­tos días ser ita­liano sin Mun­dial, con el im­bro­glio po­lí­ti­co del mo­men­to. O ser ve­ne­zo­lano y te­ner que bra­cear pa­ra no hun­dir­se en el ba­rri­zal po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co con una in­fla­ción del 1.000%. Po­nes la te­le y la vi­no­tin­to no es­tá so­bre el cés­ped. De­pre­sión to­tal. El or­gu­llo bo­li­va­riano lo enar­bo­la­rán Pe­rú (úl­ti­ma apa­ri­ción en Es­pa­ña 82), la ci­ta­da Pa­na­má y Co­lom­bia, que dis­fru­ta­rá de su pri­mer cam­peo­na­to sin con­flic­to ar­ma­do.

Tres apun­tes más. Uno, a los in­ven­to­res de es­te de­por­te, In­gla­te­rra, el fer­vor del Bre­xit no les sir­vió de na­da en la úl­ti­ma Eu­ro­co­pa. ¿Y aho­ra que las co­sas es­tán más feas? Dos, apo­yen a quien apo­yen, re­cuer­den que nues­tro que­ri­do Me­di­te­rrá­neo, el de los PIGS y las pri­ma­ve­ras ára­bes, es­tá bien re­pre­sen­ta­do con Ma­rrue­cos, Tú­nez, Egip­to, Croa­cia, Es­pa­ña y Por­tu­gal. Y tres: sue­na ra­ro, pe­ro el tor­neo es­tá a pun­to de aca­bar. Só­lo que­da la fa­se fi­nal. Ru­sia 2018 co­men­zó el 12 de mar­zo del 2015 en un re­mo­to es­ta­dio del Pa­cí­fi­co. En Di­li, ca­pi­tal de Ti­mor Orien­tal, los so­les na­cien­tes ven­cie­ron a Mon­go­lia por cua­tro go­les a uno. El pri­mer hé­roe del tor­neo fue Chi­qui­to do Car­mo. Chi­qui­to, pe­ro bi­go­lea­dor.

Ten­sio­nes y dis­ten­sio­nes ori­lla­das un mes: Ru­sia sin Ucra­nia, Mé­xi­co sin EE.UU., Corea sin Corea

Ar­chi­rri­va­les en Orien­te Me­dio, Irán y Ara­bia po­drían cru­zar­se en oc­ta­vos si pa­san: di­fí­cil

Es­te Mun­dial ya se aca­ba: arran­có en el 2015 con un Ti­mor 4Mon­go­lia 1 y do­ble­te de Chi­qui­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.