La jus­ti­cia ar­bi­tral de­ja de ser cie­ga

Tre­ce co­le­gia­dos (nin­guno es­pa­ñol) vi­deoar­bi­tra­rán por pri­me­ra vez los par­ti­dos de un Mun­dial

La Vanguardia - - TECNOLOGÍA - Ra­món Ál­va­rez

“No pue­de ser que en el 2018 to­do el mun­do, en el es­ta­dio o en su ca­sa, se­pa en cues­tión de se­gun­dos que un ár­bi­tro ha co­me­ti­do un error gra­ve. To­dos, me­nos el pro­pio ár­bi­tro”. Tras ex­po­ner un sin­fín de es­ta­dís­ti­cas so­bre las bon­da­des del sis­te­ma de vi­deoar­bi­tra­je que la FIFA ya pu­so en mar­cha en la úl­ti­ma Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes y que com­pe­ti­cio­nes co­mo la Bun­des­li­ga ale­ma­na, la Se­rie A ita­lia­na o la Li­ga Nos por­tu­gue­sa ya apli­can con nor­ma­li­dad, el pre­si­den­te de la FIFA, Gian­ni In­fan­tino, aca­bó ape­lan­do al sen­ti­do co­mún pa­ra jus­ti­fi­car la de­ci­sión del or­ga­nis­mo rec­tor del fút­bol mun­dial de lle­var el VAR a la fa­se fi­nal de una Co­pa del Mun­do. “El por­cen­ta­je de acier­to de los ár­bi­tros sin la asis­ten­cia de vi­deoar­bi­tra­je es de un 93%, que ya es ex­ce­len­te, pe­ro con el VAR al­can­za el 99%, y só­lo nos in­te­rrum­pe de me­dia un mi­nu­to”; así qui­so zan­jar el di­ri­gen­te cual­quier dis­cu­sión.

La ven­ta­ja con la que con­ta­rá la FIFA –y por en­de las se­lec­cio­nes y los es­pec­ta­do­res del Mun­dial– es que el sis­te­ma ya lle­ga tes­ta­do a Ru­sia 2018 y es­ta­rá a car­go de 13 co­le­gia­dos ya he­chos a su di­ná­mi­ca: tres ita­lia­nos, dos ale­ma­nes, dos por­tu­gue­ses, un ho­lan­dés y un po­la­co, a los que se su­ma­rán co­mo asis­ten­tes en un cla­ro in­ten­to de evi­tar sus­pi­ca­cias y no ha­cer del VAR un coto de la UEFA un co­le­gia­do ar­gen­tino, un bra­si­le­ño y un bo­li­viano. To­dos es­ta­rán ba­jo el con­trol de Pier­lui­gi Co­lli­na, pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Ár­bi­tros de la FIFA.

El re­to de la im­ple­men­ta­ción del sis­te­ma no se­rá pa­ra ellos, sino pa­ra la ma­yo­ría de los ár­bi­tros prin­ci­pa­les y asis­ten­tes de los en­cuen­tros, que han pa­sa­do por una bre­ve for­ma­ción y de­be­rán adap­tar sus há­bi­tos y en al­gu­nos ca­sos has­ta el idio­ma de sus con­ver­sa­cio­nes a la nue­va cir­cuns­tan­cia. Por­que aho­ra, el cir­cui­to de au­dio que com­par­te el equi­po ar­bi­tral a tra­vés del po­pu­lar pin­ga­ni­llo es­ta­rá abier­to a la sa­la de vi­deoar­bi­tra­je (VOR).

Co­mo en Ale­ma­nia y Por­tu­gal y a par­tir de la pró­xi­ma tem­po­ra­da en Es­pa­ña, el vi­deoar­bi­tra­je de to­dos los par­ti­dos del Mun­dial es­ta­rá cen­tra­li­za­do. Se rea­li­za­rá des­de Moscú, don­de se ubi­ca el VOR, en el mis­mo Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Re­trans­mi­sión que ofre­ce la se­ñal te­le­vi­si­va. Es­te mo­de­lo ofre­cía a la FIFA más ga­ran­tías tec­no­ló­gi­cas que lle­var las salas de vi­deoar­bi­tra­je a los cam­pos, co­mo en Ita­lia.

En el VOR de Moscú, el co­le­gia­do res­pon­sa­ble del vi­deoar­bi­tra­je de un par­ti­do (de­no­mi­na­do tam­bién VAR) es­ta­rá acom­pa­ña­do de tres asis­ten­tes (de­sig­na­dos AVAR 1, AVAR 2 y AVAR 3) –las li­gas sue­len ope­rar con dos– y dos ope­ra­do­res de ví­deo. Sus fun­cio­nes es­tán sec­to­ri­za­das: el VAR se cen­tra en la ac­ción del par­ti­do con la se­ñal prin­ci­pal de te­le­vi­sión ya rea­li­za­da y un mo­nitor cuá­dru­ple con pla­nos prin­ci­pa­les. Es el úni­co que se co­mu­ni­ca con el co­le­gia­do prin­ci- pal y va mar­can­do so­bre el ví­deo po­si­bles in­frac­cio­nes pa­ra fa­ci­li­tar el tra­ba­jo a los ope­ra­do­res en la re­vi­sión de las ac­cio­nes. El AVAR 1 si­gue la se­ñal del rea­li­za­dor y el mo­nitor cuá­dru­ple cuan­do el VAR re­vi­sa una ac­ción, el AVAR2 se cen­tra en los fue­ra de jue­go con se­ña­les de pla­nos ge­ne­ra­les y es­pe­cí­fi­cos de ca­da cam­po, y el AVAR3 no es más que un ad­jun­to del VAR y el ga­ran­te de que la co­mu­ni­ca­ción sea flui­da en la sa­la.

Por lo de­más, el sis­te­ma de vi­deoar­bi­tra­je del Mun­dial se­gui­rá las di­rec­tri­ces que fi­jó la In­ter­na­tio­nal Foot­ball Board pa­ra só­lo in­ter­ve­nir en cua­tro su­pues­tos: ga­ran­ti­zar que los go­les han cruzado la lí­nea de me­ta y que vie­nen de ac­cio­nes lim­pias –sin fal­tas, fue­ras de jue­go o que el ba­lón ha­ya sa­li­do pre­via­men­te–, ofre­cer ele­men­tos al ár­bi­tro prin­ci­pal pa­ra que no de­je de san­cio­nar una ro­ja di­rec­ta cla­ra con es­pe­cial aten­ción a las agre­sio­nes sin ba­lón, ofre­cer tam­bién ele­men­tos pa­ra que no se que­de sin san­cio­nar un pe­nal­ti cla­ro o se san­cio­ne uno que in­du­da­ble­men­te no lo es y aler­tar de los erro­res de iden­ti­fi­ca­ción de los ju­ga­do­res.

Co­mo en las com­pe­ti­cio­nes don­de ya ope­ra, el VAR só­lo re­co­men­da­rá, pe­ro se­rá el ár­bi­tro prin­ci­pal quien de­ci­da. Pa­ra ello po­drá acu­dir al mo­nitor de cam­po –otra no­ve­dad– cuan­do lo con­si­de­re, pe­ro só­lo en ac­cio­nes in­ter­pre­ta­bles. No lo ha­rá pa­ra re­vi­sar fue­ras de jue­go, fue­ras de ban­da o fon­do, gol o no gol y erro­res de iden­ti­dad. Ahí se im­po­ne el cri­te­rio del VAR.

El res­pon­sa­ble del VAR ten­drá tres asis­ten­tes y es­ta­rá en con­tac­to con el ár­bi­tro

PHOTONEWS / GETTY

Un co­le­gia­do re­vi­sa el mo­nitor de cam­po du­ran­te el pla­yoff de la Li­ga bel­ga an­te un es­pec­ta­dor que se mo­fa del vi­deoar­bi­tra­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.