“Me apa­sio­na mi pro­fe­sión y me en­can­tan mis ju­ga­do­res”

En aque­lla épo­ca fue de los pri­me­ros equi­pos que te obli­ga­ban a te­ner res­pues­tas. Era di­fe­ren­te. Su exi-

La Vanguardia - - ENTREVISTA - Joan Jo­sep Pa­llàs

Ciu­dad del Fút­bol de Las Ro­zas. Afue­ras de Ma­drid. Sol pri­ma­ve­ral, so­por­ta­ble por tan­to. De uno de los edi­fi­cios cuel­ga una gran ima­gen de Luis Ara­go­nés que sir­ve de gi­gan­tes­ca bien­ve­ni­da. Den­tro, Al­bert Ce­la­des, téc­ni­co de la sub-21, echa un ca­ble al se­lec­cio­na­dor pre­pa­ran­do in­for­mes pa­ra lo que tie­ne que ve­nir. Ju­len Lo­pe­te­gi (As­tea­su, 1966) es­tá en un des­pa­cho anexo, de una aus­te­ri­dad que sor­pren­de al vi­si­tan­te si es­te es­pe­ra al­go de so­fis­ti­ca­ción. El en­tre­na­dor re­ci­be al periodista an­tes de afron­tar el re­to pro­fe­sio­nal más im­por­tan­te de su vi­da, con­ver­tir a Es­pa­ña en cam­peo­na del mun­do por se­gun­da vez en su his­to­ria. Ha­bla tran­qui­lo, ape­nas ges­ti­cu­la. No abu­sa de la re­tó­ri­ca, y su men­sa­je es cla­ro. To­do, o ca­si to­do, de­pen­de de los ju­ga­do­res, así que los cui­da, pro­te­ge y elo­gia.

Cuan­do era ju­ga­dor ya te­nía cu­rio­si­dad por sa­ber co­sas. Y cuan­do lle­gué al Ba­rça, esa sen­sa­ción se dis­pa­ró. Ahí me em­pie­zo a for­mu­lar pre­gun­tas: el por­qué de es­to, el pa­ra qué de aque­llo otro… gen­cia en mu­chos as­pec­tos, so­bre to­do el ofen­si­vo, te agi­ta­ba.

¿Ha aca­ba­do sien­do co­mo la ima­gi­nó, su pro­fe­sión?

No. Muy di­fe­ren­te. Co­mo ju­ga­dor crees que sa­bes mu­chas co­sas y no eres cons­cien­te de la com­ple­ji­dad de con­du­cir un gru­po.

¿Qué le gus­ta de ser en­tre­na­dor?

A mí me apa­sio­na mi pro­fe­sión. Si uno quie­re apren­der, es un tra­ba­jo que no tie­ne fon­do. Per­ma­nen­te­men­te tie­nes nue­vas vi­ven­cias y tus ideas van evo­lu­cio­nan­do, ma­ti­zán­do­se... Es esen­cial ser cu­rio­so, man­te­ner una re­tro­ali­men­ta­ción per­ma­nen­te de la ilu­sión. Apar­te de to­mar de­ci­sio­nes y ayu­dar a los ju­ga­do­res a ser me­jo­res.

cier­ta con­ti­nui­dad en­tre la so­le­dad del por­te­ro y la del en­tre­na­dor?

Pue­de ha­ber­la. Am­bas so­le­da­des exis­ten, y hay una par­te de esa so­le­dad que es atrac­ti­va. Es tu te­rri­to­rio y de­bes sa­ber dis­fru­tar­lo y no mar­ti­ri­zar­te. En nues­tra pro­fe­sión hay que asu­mir­lo to­do, lo po­si­ti­vo y aque­llo que pue­de re­sul­tar más di­fí­cil de asi­mi­lar.

Ter Ste­gen de­fien­de que des­de su pers­pec­ti­va se ana­li­za me­jor el jue­go…

Es cier­to que el jue­go se ve de una for­ma más ge­ne­ral y com­ple­ta, y hay que aña­dir en su ca­so, tan­to por co­mo jue­gan su equi­po co­mo su se­lec­ción, que eso vie­ne ade­re­za­do por una exi­gen­cia sin­gu­lar que le ha­ce in­ter­ve­nir y leer el par­ti­do, in­clu­so vi­vir­lo, de otro mo­do.

Us­ted par­ti­ci­pó (aun­que no ju­gó) en el Mun­dial de Es­ta­dos Uni­dos...

Fue un Mun­dial sui gé­ne­ris. Los cam­pos es­ta­ban lle­nos de eu­ro­peos y la­ti­nos, pe­ro los nor­te­ame­ri­ca­nos ni se en­te­ra­ron del Mun­dial. Fue una ex­pe­rien­cia úni­ca, fan­tás­ti­ca, aun­que con pe­na tam­bién por­que el gru­po hi­zo un buen tor­neo, y en el me­jor par­ti­do nos que­da­mos fue­ra con­tra la eter­na Ita­lia...

Pa­ra un fut­bo­le­ro, el Mun­dial es lo má­xi­mo, el sue­ño in­fan­til en esen­cia. ¿Un se­lec­cio­na­dor ata­rea­do pue­de lle­gar a co­nec­tar con esa ilu­sión y dis­fru­tar?

Hay que in­ten­tar­lo. Es ob­vio que co­mo en­tre­na­dor de­bo dar res­pues­ta a mu­chas cues­tio­nes y es­tar pen­dien­te de to­do, pe­ro es sa­lu­da­ble tam­bién man­te­ner ese pun­ti­to de en­fo­que al que us­ted se re­fie­re. El cuer­po téc­ni­co y los ju­ga­do­res de­be­mos tra­tar de po­ten­ciar ese sen­ti­mien­to, co­nec­tar con lo que he­mos si­do, con la ilu­sión que ge­ne­ra un Mun­dial, con nues­tra in­fan­cia. Yo la pri­me­ra no­ción que ten­go de crío es el Mun­dial de 1974, la fi­nal en­tre Ale­ma­nia y Holanda…

Sus pri­me­ros ído­los...

Sí, mi pri­mer re­cuer­do fut­bo­lís­ti­co es ese. Y la Real So­cie­dad. Re­cuer­do ver en di­rec­to esa fi­nal. Có­mo nos reuni­mos to­dos en el pue­blo al­re­de­dor de la te­le­vi­sión, y tam­bién del im­pac­to que ge­ne­ra­ba la na­ran­ja me­cá­ni­ca, el equi­po de Johan.

Us­ted sa­lió fut­bo­le­ro, pe­ro su pa­dre era le­van­ta­dor de pie­dras…

Sí, yo he si­do la ove­ja ne­gra de la fa­mi­lia (ri­sas). Mi pa­dre fue de jo­ven un gran de­por­tis­ta, prac­ti­ca­ba la pe­lo­ta vas­ca, era muy buen le­van­ta­dor de pie­dras, de he­cho man­tie­ne al­gu­nos ré­cords, y mi her­mano fue du­ran­te 20 años uno de los me­jo­res pe­lo­ta­ris de la his­to­ria del re­mon­te. Cre­cí en un am­bien­te de­por­ti­vo, pe­ro yo sa­lí ra­ro, muy fut­bo­le­ro.

Vol­vien­do a 1974, ¿co­mo en­tre­na­dor, qué pre­fie­re, tras­cen­der sin ga­nar el tí­tu­lo co­mo aque­lla Holanda, la Hun­gría de 1954 o el Bra­sil de 1982, o ga­nar sin tras­cen­der tan­to co­mo Bra­sil en 1994?

Yo quie­ro ga­nar, pe­ro creo que se ga­na más si se tras­cien­de. Hay que te­ner mu­cho res­pe­to por no eti­que­tar. Exis­ten mu­chos ca­mi­nos pa­ra ga­nar y ca­da cual tie­ne que po­ten­ciar ese en el que cree y con­si­de­ra que sus ju­ga­do­res en­ca­jan me­jor. Hay es­ti­los que sin ha­ber ga­na­do tras­cen­die­ron, ca­so de aque­lla Holanda que que­dó en nues­tra re­ti­na. Ese ca­mino mar­có tan­to que lue­go al­gu­nos equi­pos, con ese pun­to de par­ti­da, han lo­gra­do ser ga­na­do­res.

Es­pa­ña el es­ti­lo ya lo tie­ne…

To­dos los equi­pos lo tie­nen.

Pe­ro la se­lec­ción lo tie­ne más mar­ca­do. Us­ted mis­mo di­jo que el es­ti­lo es­tá por en­ci­ma del di­bu­jo…

El di­bu­jo no es tan im­por­tan­te. El es­ti­lo lo mar­can los ju­ga­do­res que lo desa­rro­llan a tra­vés de su in­ter­pre- ta­ción del jue­go y de su sen­ti­mien­to fut­bo­lís­ti­co… Des­pués es­tán los ma­ti­ces que pue­das aña­dir tú co­mo en­tre­na­dor, pe­ro el es­ti­lo es­tá muy por en­ci­ma. Dos es­que­mas exac­ta­men­te igua­les pue­den so­nar muy dis­tin­to en fun­ción de los ju­ga­do­res que lo in­ter­pre­tan.

¿Le mo­les­ta que le til­den de con­ti­nuis­ta res­pec­to al úl­ti­mo se­lec­cio­na­dor?

No me mo­les­ta. Vi­cen­te del Bos­que ha si­do el úni­co en­tre­na­dor que ha he­cho cam­peo­na del mun­do a Es­pa­ña, y an­te­rior­men­te Luis Ara­go­nés de al­gu­na ma­ne­ra mar­có el ca­mino. El re­co­no­ci­mien­to a los dos tie­ne que ser pe­ren­ne.

La se­lec­ción tie­ne a los me­jo­res cen­tro­cam­pis­tas (Inies­ta, Bus­quets, Is­co, Silva, Asen­sio, Thia­go…). El equi­po es de- li­be­ra­da­men­te an­cho, pe­ro el de­ba­te es el nue­ve...

A es­tas al­tu­ras en­tien­do cual­quier de­ba­te. Tam­bién he­mos si­do ca­pa­ces de ga­nar sin ese nue­ve de área. El que jue­gue de­be­rá do­mi­nar dis­tin­tos as­pec­tos del jue­go por­que el fút­bol te lle­va ca­da vez más a in­ter­pre­tar lo que su­ce­de en otras par­tes del cam­po.

En el 2010 es­ta­ba Vi­lla. ¿El nue­ve no es fun­da­men­tal?

Lo que es fun­da­men­tal es el equi­po. Un equi­po es ca­paz de ga­nar con y sin nue­ve. Y un no equi­po igual no es ca­paz de ga­nar con tres nue­ves. Lo fun­da­men­tal es lo que el equi­po ha­ga, con ba­lón y sin ba­lón, y có­mo sea­mos ca­pa­ces co­lec­ti­va­men­te de dar res­pues­ta en el cam­po a lo que va su­ce­dien­do. No me pa­re­ce de­fi­ni­ti­vo ju­gar con un nue­ve.

¿Al­gún fut­bo­lis­ta le ha im­pre­sio­na­do en es­pe­cial du­ran­te su ca­rre­ra?

A mí me apa­sio­nan mis ju­ga­do­res, me en­can­ta tra­ba­jar con ellos, me lo pa­so fan­tás­ti­ca­men­te. Y creo que ellos es­tán en un con­tex­to don­de se pue­den ex­pre­sar del me­jor mo­do.

Bra­sil, Ale­ma­nia, Fran­cia, Ar­gen­ti­na… ¿son las fa­vo­ri­tas?

No ha me­ti­do a Bél­gi­ca… Los que ha men­cio­na­do son fan­tás­ti­cos equi­pos, pe­ro hay más. Bél­gi­ca es un con­jun­to ex­tra­or­di­na­rio, ha jun­ta­do una ge­ne­ra­ción de ju­ga­do­res muy bue­nos. Por­tu­gal es el úl­ti­mo cam­peón de Eu­ro­pa, y me ex­tra­ña que no es­té re­fe­ren­cia­do… Es­to no es una Li­ga re­gu­lar, el más pe­que­ño de­ta­lle te de­ja fue­ra. Hay mu­chos equi­pos con po­si­bi­li­da­des.

El VAR se­rá apli­ca­do por pri­me­ra vez. ¿Hay que pre­pa­rar a los ju­ga­do­res?

Hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra el VAR. Va a cam­biar co­sas, in­clu­so fut­bo­lís­ti­cas. Te­ne­mos que pre­pa­rar­nos por­que no po­de­mos pen­sar que el VAR va a pa­sar de pun­ti­llas en los par­ti­dos. El VAR va a in­ter­ve­nir, va a pa­rar, va a obli­gar a re­ini­ciar…

Con­tro­lar las emo­cio­nes, por tan­to…

nua­dos co­mo el nues­tro esas rup­tu­ras de jue­go las su­fri­re­mos más… Pe­ro ojo, no po­de­mos pa­ta­lear, te­ne­mos que pre­pa­rar­nos pa­ra que las in­te­rrup­cio­nes nos afec­ten lo me­nos po­si­ble.

¿Le gus­ta el VAR?

Lo que me­nos me gus­ta es que me ma­te el rit­mo. En­tien­do que la tec­no­lo­gía hay que apli­car­la, pe­ro ha­bría que bus­car un mé­to­do... No pue­des es­tar cua­tro mi­nu­tos pa­ra­do. Eso le ha­ce da­ño a los equi­pos que quie­ren te­ner un rit­mo al­to de jue­go. De­be­mos pre­pa­rar­nos.

Us­ted uti­li­za la tec­no­lo­gía… ¿Se aís­la de los me­dios en la com­pe­ti­ción, léa­se ter­tu­lias, crí­ti­cas, et­cé­te­ra?

No soy un gran con­su­mi­dor, pe­ro men­ti­ría si di­je­ra que no me leo na­da. Un ex­ce­so de con­su­mo no creo que me ayu­de por­que no me apor­ta.

¿Có­mo se ima­gi­na el Mun­dial? ¿Ga­nán­do­lo? Una cu­rio­si­dad. Us­ted na­ció en el País Vas­co y ju­gó en el Ma­drid y en el Ba­rça. Po­see la mi­ra­da cen­tral y pe­ri­fé­ri­ca del Estado. ¿Có­mo ve a Es­pa­ña?

“Hay que in­ten­tar dis­fru­tar, co­nec­tar con la ilu­sión que ge­ne­ra un Mun­dial, con nues­tra in­fan­cia. Mi pri­mer re­cuer­do es la fi­nal de 1974”

“Cre­cí en­tre le­van­ta­do­res de pie­dras co­mo mi pa­dre

y pe­lo­ta­ris. Fui la ove­ja ne­gra de la fa­mi­lia. Sa­lí ra­ro, sa­lí muy fut­bo­le­ro”

“Hay que me­ter a Bél­gi­ca en­tre los fa­vo­ri­tos, su equi­po es ex­tra­or­di­na­rio. Es­to no es una li­ga re­gu­lar. Hay mu­chos equi­pos con po­si­bi­li­da­des” “Del VAR lo que me­nos me gus­ta es que me ma­te el rit­mo. Eso le ha­ce da­ño a equi­pos que quie­ren un rit­mo al­to de jue­go co­mo el nues­tro”

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

Ju­len Lo­pe­te­gui, son­rien­te en la Ciu­dad del Fút­bol de Las Ro­zas an­tes de afron­tar el Mun­dial

El se­lec­cio­na­dor es­pa­ñol da ins­truc­cio­nes a sus ju­ga­do­res du­ran­te un par­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.