Ope­ra­ción re­con­quis­ta

Es­pa­ña mez­cla ex­pe­rien­cia y ju­ven­tud den­tro de un es­ti­lo pro­pio

La Vanguardia - - ESPAÑA - Joan Go­lo­bart

Lle­ga un nue­vo Mun­dial y con ello una bar­ba­ri­dad de ex­pec­ta­ti­vas se po­nen en­ci­ma de la me­sa. Ex­pec­ta­ti­vas con­fu­sas ya que so­ña­mos con los éxi­tos en las Eu­ro­co­pas y en un Mun­dial, pe­ro por otro la­do tam­bién es­tán el fra­ca­so del 2014 y la de­cep­ción del 2016. Una se­lec­ción que as­pi­ra­ba en prin­ci­pio a to­do en el Mun­dial de Bra­sil que­dó fue­ra del cam­peo­na­to sin po­der cla­si­fi­car­se en la li­gui­lla, al per­der cla­mo­ro­sa­men­te fren­te a Holanda y su­cum­bir an­te Chi­le. Era una se­lec­ción con cla­ros des­gas­tes y que ne­ce­si­ta­ba cier­ta re­no­va­ción. En la Eu­ro­co­pa del 2016, Vi­cen­te del Bos­que in­ten­tó dar ai­re fres­co, pe­ro en oc­ta­vos de fi­nal una bri­llan­te Ita­lia nos sa­có del tor­neo. Una se­lec­ción bas­tan­te re­no­va­da, pe­ro con ele­men­tos sin qui­zás una ca­li­dad tan con­tras­ta­da y con un es­ti­lo de jue­go que se ha­bía de­gra­da­do. Por es­te mo­ti­vo, a to­dos nos que­da la du­da de has­ta qué pun­to la Es­pa­ña de Lo­pe­te­gui se­rá ca­paz de ren­dir al ni­vel que es­pe­ran los ana­lis­tas que la con­si­de­ran en­tre las cua­tro fa­vo­ri­tas. Acom­pa­ñan­do a las se­lec­cio­nes de Bra­sil, Ale­ma­nia y Fran­cia.

Si ana­li­za­mos la tra­yec­to­ria bri­llan­te de la se­lec­ción en las dos Eu­ro­co­pas y el Mun­dial que ga­nó, ve­mos que exis­ten pun­tos cla­ros por los que una vez vi­sua­li­za­dos uno en­tien­de que pu­die­ra al­zar­se con la vic­to­ria, o al me­nos po­der te­ner as­pi­ra­cio­nes de ga­nar los tor­neos.

Des­de lue­go el pri­mer pun­to es la ca­li­dad de los ju­ga­do­res y del en­torno que vi­ven. Es­ta­mos an­te una lis­ta real­men­te po­ten­te con fut­bo­lis­tas de má­xi­mo ni­vel que to­da­vía con­for­man el eje ver­te­bral del equi­po. Pen­sar que ele­men­tos co­mo De Gea, Ra­mos, Pi­qué, Bus­quets, Silva, Inies­ta y Cos­ta sean tu ba­se com­pe­ti­ti­va de­be per­mi­tir­te so­ñar. Al­gu­nos de ellos ya tu­vie­ron ex­pe­rien­cia en el Mun­dial de Su­dá­fri­ca y, aun­que se nos han he­cho ma­yo­res, han mos­tra­do en las com­pe­ti­cio­nes de es­te úl­ti­mo año que son cla­ve en ca­da uno de sus equi­pos. Y es­te as­pec­to es muy im­por­tan­te.

Es­ta­mos an­te un Mun­dial y siem­pre de­ci­mos que pue­de in­cli­nar­se ha­cia un la­do de­bi­do a los de­ta­lles. Y pa­ra ello, cuan­tos más de­ta­lles pue­das abar­car, a más de­ta­lles po­drás re­cu­rrir. Y la ex­pe­rien­cia de las gran­des com­pe­ti­cio­nes es sin du­da uno de los fac­to­res que te­ner en cuen­ta. Qui­zás en la de­lan­te­ra es don­de ha­bien­do gran ca­li­dad nos pue­den que­dar du­das de có­mo les pue­de ma­rcar la pre­sión del Mun­dial. Pe­ro los As­pas, Ro­dri­go o Lu­cas Váz­quez son ju­ga­do­res con ham­bre y re­so­lu­ti­vos. Con el va­lor aña­di­do de la dis­ci­pli­na tác­ti­ca de Lu­cas Váz­quez, que sue­le ser cla­ve cuan­do se de­be su­je­tar en cor­to al con­tra­rio apar­te de ju­gar bien. Pien­sen que co­mo se­lec­ción, cuan­do he­mos ga­na­do al­go, la prin­ci­pal vir­tud re­si­dió en la gran ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner el mar­co pro­pio a ce­ro.

Otro fac­tor cla­ve es sin du­da al­gu­na el es­ti­lo pro­pio. Un es­ti­lo

en el que to­dos los miem­bros es­tén bien alec­cio­na­dos pa­ra que la ma­yo­ría de los mo­vi­mien­tos ten­gan una au­to­ma­ti­za­ción que te per­mi­ta ac­tuar tan­to ofen­si­va­men­te co­mo de­fen­si­va­men­te lo más rá­pi­do po­si­ble. Y eso ac­tual­men­te exis­te y ha que­da­do plas­ma­do en la tra­yec­to­ria de la se­lec­ción.

Un aná­li­sis es­ta­dís­ti­co de la com­pe­ti­ti­vi­dad de es­te equi­po vie­ne ava­la­do por la gran can­ti­dad de en­cuen­tros que ha ju­ga­do sin ha­ber per­di­do un par­ti­do. Ha­bien­do ju­ga­do 20 en­cuen­tros, no se ha per­di­do nin­guno, se han ga­na­do 14 y se han em­pa­ta­do 6. Si ha­bla­mos del es­ti­lo de­fi­ni­do que siem­pre se­rá te­nien­do en cuen­ta la po­se­sión, en los 20 par­ti­dos di­ri­gi­dos por Lo­pe­te­gui, Es­pa­ña ha te­ni­do co­mo me­dia el 67,5% de la po­se­sión. En cuan­to a go­les mar­ca­dos sa­le una me­dia de 3 por par­ti­do, y en cuan­to a en­ca­ja­dos, la me­dia es de 0,65. To­dos es­tos nú­me­ros ava­lan las má­xi­mas as­pi­ra­cio­nes de la se­lec­ción.

Des­de lue­go, an­te una com­pe­ti­ción de es­te ti­po es im­por­tan­te va­lo­rar qué com­por­ta­mien­to co­mo gru­po pue­de te­ner el equi­po. Se tra­ta de una con­vi­ven­cia lar­ga don­de en el re­co­rri­do pue­den apa­re­cer si­tua­cio­nes ne­ga­ti­vas, y en­ton­ces es cuan­do te for­ta­le­ce la ca­pa­ci­dad de con­vi­ven­cia y la bús­que­da de un ob­je­ti­vo co­mún. La im­por­tan­cia de esa co­lum­na ver­te­bral ex­pe­ri­men­ta­da y du­cha en su­pe­rar in­con­ve­nien­tes da so­li­dez al pro­yec­to.

Tam­bién es un va­lor aña­di­do que el en­tre­na­dor co­noz­ca en pro­fun­di­dad a los jó­ve­nes va­lo­res, co­mo al­ter­na­ti­vas vá­li­das de los ve­te­ra­nos muy des­gas­ta­dos es­tos úl­ti­mos años. Lo­pe­te­gui ha tra­ba­ja­do mu­cho con ellos en las se­lec­cio­nes in­fe­rio­res.

Y tam­bién su­ma y mu­cho la in­cor­po­ra­ción al en­gra­na­je de Fer­nan­do Hie­rro. Una per­so­na que ya ha desem­pe­ña­do es­te car­go en an­te­rio­res com­pe­ti­cio­nes y con un fuer­te ca­ris­ma en­tre los ju­ga­do­res es­pa­ño­les por­que pa­ra ellos ha si­do una re­fe­ren­cia fut­bo­lís­ti­ca.

MATTHIAS HANGST / GETTY

An­drés Inies­ta, el hé­roe de Su­dá­fri­ca, dispu­tará su úl­ti­mo Mun­dial y aban­do­na­rá la se­lec­ción es­pa­ño­la tras el tor­neo de Ru­sia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.