Fút­bol azul­gra­na, co­ra­zón al­bi­ce­les­te

Mes­si bus­ca el tí­tu­lo que le fal­ta

La Vanguardia - - ARGENTINA - Lo­bo Ca­rras­co

En las qui­nie­las del Mun­dial y en to­dos los cam­peo­na­tos don­de par­ti­ci­pa ÉL, siem­pre se cuen­ta con Ar­gen­ti­na. Si en el Ba­rça su au­sen­cia sig­ni­fi­ca ven­ta­ja im­por­tan­te pa­ra los ri­va­les, en la se­lec­ción de Leo Mes­si (guia­da por Jor­ge Sam­pao­li) no ver al 10 sig­ni­fi­ca­ría pér­di­da au­to­má­ti­ca de to­das las po­si­bi­li­da­des.

En el país her­mano as­pi­ran a la ter­ce­ra es­tre­lla, pe­ro las sen­sa­cio­nes que ha de­ja­do la al­bi­ce­les­te has­ta es­ta fe­cha que­dan por de­ba­jo del emer­gen­te Bra­sil, la me­cá­ni­ca de jue­go ale­ma­na o la bri­llan­tez con la que ela­bo­ra el jue­go nues­tra se­lec­ción es­pa­ño­la. Y pre­ci­sa­men­te en la elec­ción de se­lec­ción es don­de em­pe­zó el du­ro ca­mino a la gloria en su país pa­ra Leo. A los 15 años, la RFEF in­ten­tó ha­cer­le un

Mu­nir –se hu­bie­ra que­da­do en la ab­so­lu­ta a los 16/17 años–, pe­ro pin­chó en hue­so por­que Lio­nel no de­jó ja­más de te­ner co­ra­zón ar­gen­tino y, sin que­rer­lo, su es­pec­ta­cu­lar fút­bol blau­gra­na pa­só a en­fren­tar­se al Dios de mu­chos ar­gen­ti­nos/ as: Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na.

Pa­ra Ar­gen­ti­na es un desafío de lar­go re­co­rri­do, pe­ro sus nú­me­ros y el inigua­la­ble fút­bol que de­ja­rá la es­tre­lla de Ro­sa­rio tam­bién pa­sa­rán a la ci­ma de la his­to­ria. Cuar­to Mun­dial pa­ra quien ha­ce de to­do con la pe­lo­ta y par­ti­do inau­gu­ral fren­te a la Is­lan­dia de Hall­grinns­son. Des­pués ve­re­mos qué tie­nen los is­lan­de­ses; pri­me­ro, Ar­gen­ti­na.

Sam­pao­li desea­rá que Ar­ma­ni

(Ca­ba­lle­ro) mues­tre se­gu­ri­dad; que los Ota­men­di, Fa­zio, Mer­ca­do, Ta­glia­fi­co sean au­to­ri­ta­rios y sin­cro­ni­za­dos; que Bi­glia y Ba­ne­ga no per­mi­tan que Leo pier­da me­tros ofen­si­vos; que Mas­che­rano no sea el me­jor; que Di Ma­ría no se le­sio­ne, y que Hi­guaín se des­qui­te del an­te­rior Mun­dial. ¡Que la me­ta!

En for­ma­ción 1-4-2-3-1 o 1-4-3-3 ini­cial –sin la pre­sen­cia de Lan­zi­ni, le­sio­na­do de gra­ve­dad–, Ar­gen­ti­na re­car­ga­rá mo­ral si ga­na ju­gan­do bien. Lle­va mu­cho tiem­po sin lo­grar un fút­bol ar­mo­nio­so por cul­pa de la dis­con­ti­nui­dad y, lo más pre­vi­si­ble, en­gan­cha­do a lo que pue­da ha­cer Leo Mes­si. El con­jun­to no do­mi­na, co­rre más sin ba­lón que con la pe­lo­ta, y eso no otor­ga ven­ta­ja a Leo ni a los bue­nos de­lan­te­ros de la al­bi­ce­les­te. Por cier­to, una ob­ser­va­ción po­si­ti­va: Lo Cel­so me pa­re­ce un buen so­cio pa­ra la Pul­ga. Ve­re­mos cuán­to jue­ga en Ru­sia.

A ba­lón pa­ra­do, Mes­si en la di­rec­ta, Ota­men­di y Fa­zio prio­ri­da­des en la es­tra­te­gia por arri­ba. Ob­je­ti­vo: siem­pre que­dar cam­peón. Pe­ro sin ago­bios ni llo­ro. Di Sté­fano fue el me­jor de su épo­ca (jun­to a Ku­ba­la), Cruyff el de la su­ya por en­ci­ma del Em­pe­ra­dor Franz Bec­ken­bauer y, sin em­bar­go, los dos as­tros no le­van­ta­ron la Co­pa del Mun­do. ¿Y qué? To­dos re­cor­da­mos la gran­de­za de am­bos.

Pe­ro voy a es­cri­bir­lo: si Leo hu­bie­ra ele­gi­do la Es­pa­ña de Xa­vi, Inies­ta, Bus­quets, Vi­lla y el gran Casillas, pro­ba­ble­men­te hu­bie­ra le­van­ta­do dos o tres. Eli­gió con el co­ra­zón, y yo ahí no me me­to.

Ar­gen­ti­na tie­ne co­mo pri­mer ri­val a Is­lan­dia, que lle­ga por pri­me­ra vez a un Mun­dial gra­cias al buen ha­cer tác­ti­co de Hall­grims­son. Ju­ga­rá a la es­pe­ra cer­ca del me­ta Hall­dors­son (en un po­si­ble 1-5-4-1

1-4-5-1), por­que si do­mi­na el jue­go co­me­te más erro­res. Cues­tión de aná­li­sis y es­ta­dís­ti­ca.

Los ob­ser­vé an­te Ita­lia, úl­ti­mo par­ti­do de la fa­se cla­si­fi­ca­ción, y creo que re­pe­ti­rán fór­mu­la de­fen­si­va mi­ni­mi­zan­do es­pa­cios, in­ten­tan­do ro­bar y sa­lien­do a la con­tra con la es­pe­ran­za pues­ta en la re­cu­pe­ra­ción de Gil­fi Si­gurds­son y la pe­ga­da de Finn­bo­gas­son. El ob­je­ti­vo vi­kin­go: lle­gar a oc­ta­vos.

En cuan­to a Croa­cia, se lo creen, y esa es una mag­ní­fi­ca no­ti­cia pa­ra Zlat­ko Da­lic. Con la ex­pe­rien­cia de Mo­dric y Ra­ki­tic al man­do de las ope­ra­cio­nes (Ko­va­cic con­du­ce de­ma­sia­do la pe­lo­ta), los croa­tas bus­ca­rán ren­ta­bi­li­zar la ve­lo­ci­dad de Pe­ri­sic o de Pja­ca pa­ra apro­ve­cha­mien­to de Ka­li­nic, aun­que Mand­zu­kic me­ta me­nos go­les. En el as­pec­to psi­co­ló­gi­co, el te­cho croa­ta lo pu­so el ac­tual pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción, Da­vor Su­ker, Mun­dial de Fran­cia. Les ha­ce so­ñar, pe­ro, a la

El inigua­la­ble fút­bol que de­ja­rá la es­tre­lla de Ro­sa­rio pa­sa­rá a la his­to­ria

El con­jun­to no do­mi­na, co­rre más sin ba­lón, y eso no otor­ga ven­ta­ja a Mes­si To­dos los téc­ni­cos pre­pa­ran se­sio­nes es­pe­cia­les pa­ra fre­nar el jue­go de Leo

vez, pue­de re­sul­tar una lo­sa pa­ra ju­ga­do­res que no do­mi­nen la pre­sión. El ob­je­ti­vo es cla­si­fi­car pa­ra oc­ta­vos.

El ter­cer ad­ver­sa­rio de Ar­gen­ti­na se­rá Ni­ge­ria. Bri­llan­te cla­si­fi­ca­ción pa­ra el Mun­dial, sex­ta par­ti­ci­pa­ción, y a bus­car “el mi­la­gro” con el po­de­río de sus ata­can­tes Ihea­na­cho, Ywo­bi, Mu­sa e Ig­ha­lo. ¡Ca­si na­da! Via­jan a Ru­sia pa­ra sor­pren­der, no pa­ra pe­dir ca­mi­se­tas a los ad­ver­sa­rios co­mo hi­cie­ron en los pri­me­ros cam­peo­na­tos que dispu­taron. La cla­ve aquí, pa­ra Ar­gen­ti­na, se­rá no de­jar que im­pon­gan su fre­né­ti­co rit­mo y evi­tar sus me­teó­ri­cas tran­si­cio­nes de­fen­sa-ata­que.

Na­die ocu­pa y preo­cu­pa tan­to a los ri­va­les co­mo Mes­si. To­dos los se­lec­cio­na­do­res pre­pa­ran se­sio­nes de ví­deo, en­tre­na­mien­to en cam­po a puer­ta ce­rra­da, con­se­jos, tác­ti­cas, mar­ca­jes man to man, en fin…¡de to­do pa­ra que par­ti­ci­pe lo me­nos po­si­ble en el par­ti­do!

Lo con­tra­rio de lo que me pa­sa a mí y, su­pon­go, al res­to del pla­ne­ta: cuan­do la co­ge Leo, so­mos tre­men­da­men­te fe­li­ces. Y de eso se tra­ta en la vi­da aun­que sea­mos de aquí o de allá.

To­das las as­pi­ra­cio­nes ar­gen­ti­nas pa­san por la ins­pi­ra­ción del me­jor ju­ga­dor del mun­do

RO­DRI­GO BUENDÍA / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.