Más ‘Manns­chaft’ que nun­ca

Ale­ma­nia bus­ca re­va­li­dar el tí­tu­lo, al­go que na­die ha­ce des­de 1962

La Vanguardia - - ALEMANIA - Juan Bau­tis­ta Martínez

En sus fi­las no re­ga­tea Leo Mes­si, ni mar­ca Cris­tiano Ro­nal­do ni fan­ta­sea Ney­mar Jú­nior pe­ro su equi­po es el más con­so­li­da­do del mun­do de las se­lec­cio­nes. Si hu­bie­ra que vo­tar a uno so­lo de sus fut­bo­lis­tas pa­ra las lis­tas del Ba­lón de Oro ha­bría que de­va­nar­se los se­sos y los su­fra­gios que­da­rían muy di­vi­di­dos. A unos les gus­ta­ría el ter­mó­me­tro de To­ni Kroos, a otros la vi­sión de Gun­do­gan y a unos cuan­tos, por ejem­plo, el ins­tin­to de Tho­mas Mü­ller, el re­le­vo en los Mun­dia­les de Mi­ros­lav Klo­se aun­que no ocu­pen exac­ta­men­te la mis­ma po­si­ción. Ale­ma­nia es más Manns­chaft (equi­po) que nun­ca, la se­lec­ción con el mé­to­do más cla­ro del uni­ver­so, la que vie­ne tra­ba­jan­do des­de ha­ce do­ce años con el mis­mo se­lec­cio­na­dor y con una idea ma­dre: hay que ju­gar bien pa­ra ga­nar. Tras el fias­co de la Eu­ro­co­pa 2004 la or­gu­llo­sa se­lec­ción ger­ma­na en­ten­dió que con el fí­si­co ya no era su­fi­cien­te, que le ha­cía fal­ta ar­te y se de­di­có a es­tu­diar el fút­bol es­pa­ñol, más con­cre­ta­men­te el del Ba­rça, pa­ra ir cul­ti­van­do su jue­go ba­se con esos ingredientes. En ese sen­ti­do se pue­de de­cir que Joa­chin Löw, que to­mó el re­le­vo en el 2006 de Jür­gen Klins­mann, ha si­do un gran im­por­ta­dor. Un hom­bre que ha sa­bi­do des­de su car­go de se­lec­cio­na­dor in­cul­car su se­llo pe­ro tam­bién apro­ve­char el ex­ce­len­te tra­ba­jo de los en­tre­na­do­res de club, co­mo los del Ba­yern, muy al es­ti­lo de lo que hi­zo Vi­cen­te del Bos­que en su mo­men­to con el Bar­ce­lo­na.

Siem­pre pen­dien­te de lo que se cue­ce en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal, Löw vio có­mo se des­plo­ma­ba Es­pa­ña en el Mun­dial de Bra­sil por no ha­ber sa­bi­do re­ge­ne­rar­se y dar­le to­do el po­der a los ju­ga­do­res que la hi­cie­ron rei­nar. Se di­jo que eso no le pa­sa­ría a él y va por el buen ca­mino, co­mo se com­pro­bó el pa­sa­do ve­rano cuan­do Ale­ma­nia, con un equi­po de jó­ve­nes, se im­pu­so tan­to en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes co­mo en el Eu­ro­peo sub21. Por eso es­ta se­lec­ción com­bi­na la ve­te­ra­nía de fut­bo­lis­tas co­mo Mü­ller (10 go­les en dos Mun­dia­les) o el irre­gu­lar Özil con la ju­ven­tud de Drax­ler, Wer­ner, Gö­retz­ka, o Kim­mich, aun­que sor­pren­de que el se­lec­cio­na­dor ha­ya pres­cin­di­do de Sa­né. El que tam­po­co es­tá es Ma­rio Göt­ze, hé­roe de la fi­nal del 2014 al ma­rcar el úni­co gol del par­ti­do an­te Ar­gen­ti­na en la pró­rro­ga. En­tre le­sio­nes, en­fer­me­da­des y ba­jas for­mas, no ha le­van­ta­do cabeza des­de en­ton­ces.

To­do pa­ra afron­tar un desafío mo­nu­men­tal, ca­si se po­dría de­cir que her­cú­leo. El tí­tu­lo le per­mi­ti­ría em­pa­tar a cin­co con Bra­sil en la cla­si­fi­ca­ción his­tó­ri­ca. Pe­ro la vi­gen­te cam­peo­na es­tá an­te un mu­ro, el que in­di­ca que nin­gu­na se­lec­ción ha re­pe­ti­do tí­tu­lo des­de que Bra­sil lo hi­cie­ra en Chi­le 1962. De he­cho los úl­ti­mos cin­co reyes de la com­pe­ti­ción han si­do dis­tin­tos (Fran­cia, Bra­sil, Ita­lia, Es­pa­ña y Ale­ma­nia) y tan­to en el 2010 co­mo en el 2014 el que de­fen­día la co­ro­na se que­dó fue­ra an­tes de los oc­ta­vos de fi­nal. Di­fí­cil­men­te le ocu­rri­rá eso al con­jun­to de Löw, ca­rac­te­ri­za­do por su fia­bi­li­dad y tam­bién por su ca­pa­ci­dad ofen­si-

va. Se en­fren­ta a Mé­xi­co, Sue­cia y Corea del Sur. No pa­re­ce que va­yan a to­ser­le.

Ale­ma­nia se im­pu­so en to­dos los par­ti­dos de la fa­se de cla­si­fi­ca­ción, don­de fue el má­xi­mo rea­li­za­dor (43 tan­tos en diez en­cuen­tros), y la Manns­chaft mar­có más go­les que na­die en los años 2006, 2010 y 2014, edi­cio­nes en las que, co­mo mí­ni­mo, al­can­zó las se­mi­fi­na­les. Por eso siem­pre es­tá en la ter­na de fa­vo­ri­tas, co­mo va­lor más se­gu­ro en un tor­neo que sue­le de­pa­rar sor­pre­sas.

Una de las preo­cu­pa­cio­nes que ha te­ni­do en vi­lo a Löw du­ran­te el año ha si­do el estado fí­si­co de Ma­nuel Neuer, el ca­pi­tán tras la re­ti­ra­da de Lahm. El por­te­ro del Ba­yern se ha per­di­do ca­si to­da la tem­po­ra­da por una le­sión en el pie y es­tá vol­vien­do aho­ra a co­ger el rit­mo en los en­tre­na­mien­tos y los en­sa­yos de la se­lec­ción. Re­gre­só en el amis­to­so fren­te a Aus­tria del 2 de ju­nio. Du­ran­te su au­sen­cia ha cu­bier­to con ex­ce­len­tes pres­ta­cio­nes la por­te­ría el azul­gra­na Ter Ste­gen, aun­que Löw ya avi­só que si Neuer iba al Mun­dial se­ría el ti­tu­lar. Por lo tan­to Ter Ste­gen irá al ban­qui­llo.

“Ten­go muy bue­nas sen­sa­cio­nes pa­ra la com­pe­ti­ción. No sé lo que ocu­rri­rá des­pués del tor­neo pa­ra es­ta ge­ne­ra­ción do­ra­da y es po­si­ble que al­gu­nos ha­gan una pau­sa pe­ro aho­ra es­tán to­dos on fi­re. Veo la mis­ma am­bi­ción in­clu­so en los que ya fue­ron cam­peo­nes en 2014”, se fe­li­ci­ta el se­lec­cio­na­dor, que ha re­no­va­do has­ta el 2022.

Co­mo siem­pre, Löw ha mar­ca­do un có­di­go de con­duc­ta con los fut­bo­lis­tas. “El equi­po es más im­por­tan­te que el ego. Los ju­ga­do­res sa­ben muy bien cuál es nues­tra lí­nea de com­por­ta­mien­to y sa­ben cuá­les son nues­tras am­bi­cio­nes. So­mos to­dos pie­zas de un rom­pe­ca­be­zas”, ar­gu­men­tó el téc­ni­co, que ha prohi­bi­do a sus pu­pi­los pu­bli­car en las re­des so­cia­les cual­quier asun­to que ocu­rra en el in­te­rior de su ho­tel.

Des­de una es­ta­bi­li­dad en­co­mia­ble Ale­ma­nia se pre­sen­ta co­mo cam­peo­na. Co­mo siem­pre, se­rá un ri­val más que te­mi­ble. Por his­to­ria y por pre­sen­te.

Joa­chim Löw ha sa­bi­do in­tro­du­cir sa­via nue­va

pa­ra in­ten­tar re­pe­tir éxi­to Ale­ma­nia arra­só en la cla­si­fi­ca­ción y ha me­ti­do más go­les que na­die en los úl­ti­mos Mun­dia­les El equi­po ale­mán ha re­cu­pe­ra­do a su ca­pi­tán,

Ma­nuel Neuer, que

par­ti­rá co­mo ti­tu­lar

A. HASSENSTEIN / GETTY

Ma­nuel Neuer re­gre­só a los te­rre­nos de jue­go el 2 de ju­nio tras ocho me­ses y me­dio de inac­ti­vi­dad por una gra­ve le­sión en el pie

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.