Bra­sil y el enig­ma Ney­mar

La es­tre­lla que más tar­je­tas re­ci­be y peor tem­po­ra­da ha he­cho con su club

La Vanguardia - - BRASIL - Joa­quín Lu­na

To­do lo que ro­dea a Bra­sil tie­ne su ló­gi­ca, y el he­cho de que na­die la en­tien­da no sig­ni­fi­ca que no exis­ta. Hay tres cer­te­zas: son fa­vo­ri­tos, su se­lec­cio­na­dor ter­mi­na­rá des­pe­di­do y tie­nen a una es­tre­lla que –co­mo de­cían de Bra­sil los clá­si­cos del pe­rio­dis­mo in­ter­na­cio­nal– “siem­pre se­rá el país del fu­tu­ro”.

Des­de el Mun­dial del 2002, el úl­ti­mo con­quis­ta­do por Bra­sil –con un Ro­nal­do es­te­lar–, nin­gún otro cam­peón ha si­do “el equi­po de...”. El ju­ga­dor más de­ci­si­vo pa­ra Ita­lia en la fi­nal del 2006 fue Ma­teo Ma­te­raz­zi –ha­blar de “la Ita­lia de Ma­te­raz­zi” so­na­ría des­pec­ti­vo–, la Es­pa­ña del 2010 era un equi­po co­ral, y no di­ga­mos Ale­ma­nia ha­ce cua­tro años.

Bra­sil siem­pre ha ne­ce­si­ta­do un buen equi­po y una gran fi­gu­ra pa­ra ga­nar sus Mun­dia­les –sal­vo la de­pri­men­te vic­to­ria en EE.UU. de 1994, ju­gan­do a no per­der, em­pa­tan­do in­clu­so la fi­nal–. Al­guien tie­ne que abri­llan­tar la vul­ga­ri­dad de cier­tas vic­to­rias, y ese es el pa­pel asig­na­do es­ta vez a Ney­mar, pe­se a que es­ta­mos an­te una gran­dio­sa pro­me­sa de 26 años.

Es in­dis­cu­ti­ble que Ney­mar ha per­di­do la tem­po­ra­da del Mun­dial, aun­que só­lo los par­ti­dos de­ter­mi­na­rán si es po­si­ti­vo lle­gar a una fa­se fi­nal des­can­sa­do y con ham­bre de ba­lón. Lla­ma­do a li­de­rar un PSG con ín­fu­las eu­ro­peas, la es­tre­lla bra­si­le­ña se ha li­mi­ta­do a ga­llear en el ves­tua­rio –en­fren­ta­mien­to con Ca­va­ni–, a ma­rcar al­gu­nos go­les de fan­ta­sía an­te equi­pos co­mo el Mó­na­co, el Metz o el Amiens en los 29 par­ti­dos ofi­cia­les dispu­tados con el PSG y a ga­nar­se fa­ma de ju­ga­dor que pier­de los ner­vios con fa­ci­li­dad sien­do el de­lan­te­ro más tar­je­tea­do del fút­bol eu­ro­peo (11 ama­ri­llas y una ro­ja, o sea: una ca­da tres par­ti­dos). Su tem­po­ra­da ter­mi­nó el 25 de fe­bre­ro por cul­pa de una le­sión gra­ve de la que, na­tu­ral­men­te, se re­cu­pe­ró en su país na­tal y no en París al tiem­po que el PSG em­pe­za­ba a mos­quear­se con las inevi­ta­bles ofer­tas del Real Ma­drid so­bre el ju­ga­dor, di­fí­ci­les de des­men­tir te­nien­do en cuen­ta el en­torno fa­mi­liar del ju­ga­dor y los pre­ce­den­tes.

Pe­ro se tra­ta de Ney­mar, un de­lan­te­ro de fan­ta­sía –aun­que me­nos de­ci­si­vo que Mes­si o Cris­tiano Ro­nal­do–, y se tra­ta de Bra­sil, ese me­lón que só­lo se abre en la fa­se fi­nal del Mun­dial, en la que cua­tro años atrás su­frie­ron el ma­yor re­vés de la his­to­ria (el im­pre­vi­si­ble 1-7 que les en­do­só Ale­ma­nia en el mis­mí­si­mo Bra­sil, el

mi­nei­ra­zo, una de­ba­cle tan in­cues­tio­na­ble que ni si­quie­ra se re­cuer­dan sui­ci­dios). Y se tra­ta, en ter­cer lu­gar, de un Bra­sil muy equi­li­bra­do en to­das sus lí­neas sin, por ejem­plo, un 9 de la ta­lla de Hulk en el 2014 –he­mos vis­to de­lan­te­ros bra­sile­ños más ta­len­to­sos– y con can­che­ros co­mo Cou­tin­ho, Fir­mino o Ga­briel Je­sus ca­pa­ces de arro­par a Ney­mar.

La ca­na­rin­ha es un equi­po don­de ga­nan los fut­bo­lis­tas y só­lo pier­den los se­lec­cio­na­do­res, cu­yos con­tra­dic­to­rios pa­tro­nes de jue­go su­gie­ren que el fút­bol de Bra­sil es más com­ple­jo y cam­bian­te de lo que des­ta­ca su le­yen­da y los mi­les de mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos que le ja­lean ru­ti­na­ria­men­te ca­da Mun­dial, con­ven­ci­dos de que es la úni­ca se­lec­ción in­ca­paz de trai­cio­nar las esen­cias del fút­bol co­mo jo­go bo­ni­to (pe­se a que en mu­chos mun­dia­les, co­mo los de 1974, 1990 o aún 1998, se han abo­na­do al fút­bol con­ser­va­dor). De mo­men­to, y sin que sir­va de pre­ce­den­te, el se­lec­cio­na­dor Ti­te es­tá sien­do res­pe­ta­do por los me­dios: per­si­gue el equi­li­brio y pro­te­ge a Ney­mar de sí mis­mo y de las ex­pec­ta­ti­vas, inevi­ta­bles en un fút­bol-es­pec­tácu­lo te­le­vi­si­vo, pu­bli­ci­ta­rio y de mer­ca­do­tec­nia que de­man­da ju­ga­do­res con gan­cho en las re­des so­cia­les (en es­te as­pec­to, Ney­mar es im­ba­ti­ble, el au­tén­ti­co nú­me­ro uno).

Des­de que re­le­vó a Dun­ga al fren­te de Bra­sil ha­ce un par de años, Ti­te ha in­sis­ti­do en ha­cer un equi­po com­pac­to, ca­paz de

Ney­mar vie­ne de una tem­po­ra­da ne­gra: una tar­je­ta ca­da tres par­ti­dos y le­sión en

fe­bre­ro

El 10 es­tá arro­pa­do por un equi­po, na­da que ver con el del 1-7 an­te

Ale­ma­nia Co­sa ra­ra, Ti­te sus­ci­ta res­pe­to y sa­be que 19 de sus 23 fut­bo­lis­tas jue­gan en

Eu­ro­pa

crear es­pa­cios con su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca y de si­tuar a la de­fen­sa muy ade­lan­ta­da, ideas que se atri­bu­yen a su mi­nu­cio­so es­tu­dio del fút­bol eu­ro­peo, en el que nun­ca ha en­tre­na­do, pe­ro don­de jue­gan 19 de los 23 ins­cri­tos en la fa­se fi­nal. “He apren­di­do a apren­der”, res­pon­dió Ti­te a las du­das so­bre su ido­nei­dad.

La gran­de­za de Bra­sil es­tá en lo im­pre­vi­si­ble y en ese estado de áni­mo trans­pa­ren­te co­mo en po­cas se­lec­cio­nes. En vís­pe­ras de la se­mi­fi­nal an­te Tur­quía en el Mun­dial de Corea-Ja­pón, Ro­nal­do apa­re­ció en el en­tre­na­mien­to con un des­con­cer­tan­te –o no tan­to– cor­te de pe­lo que de­ja­ba una suer­te de trián­gu­lo ca­be­llu­do en lo al­to y un ra­pa­do com­ple­to en el res­to de la cabeza. El ti­po de fri­vo­li­dad que nin­gún ju­ga­dor eu­ro­peo se atre­ve a ha­cer ho­ras an­tes de una se­mi­fi­nal. Ro­nal­do mar­có el úni­co gol del par­ti­do y fue de­ter­mi­nan­te en la fi­nal ga­na­da a Ale­ma­nia.

“Cuan­do vi el cor­te ese de pe­lo de Ro­nal­do su­pe que ga­na­ría­mos el Mun­dial”, co­men­tó el se­lec­cio­na­dor Sco­la­ri. Only in Bra­zil.

Ney­mar, de 26 años, su­frió una gra­ve le­sión el 25 de fe­bre­ro y su re­cu­pe­ra­ción es una in­cóg­ni­ta

CLIVE RO­SE / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.