El ga­llo re­cu­pe­ra la cabeza

Tras re­sa­cas de de­cep­ción, Fran­cia pro­po­ne una re­no­va­ción

La Vanguardia - - FRANCIA - Ser­gi Pà­mies

Si la se­lec­ción fran­ce­sa fue­ra un club, po­dría pre­su­mir de te­ner una de las me­jo­res plan­ti­llas del mun­do. El ni­vel de to­das sus po­si­cio­nes –por­te­ros, la­te­ra­les, cen­tra­les, cen­tro­cam­pis­tas, de­lan­te­ros y ex­tre­mos– es una com­bi­na­ción de ta­len­to, efi­ca­cia y ex­pe­rien­cia. Sin em­bar­go, las ex­pec­ta­ti­vas de éxi­to no es­tán a la al­tu­ra de se­me­jan­te ar­se­nal fut­bo­lís­ti­co. A ello con­tri­bu­ye la his­to­ria re­cien­te de Fran­cia en los mun­dia­les, con fo­llo­nes que cul­mi­na­ron en es­truen­do­sos escándalos que da­ña­ron tan­to el pres­ti­gio de unos ju­ga­do­res con­si­de­ra­dos ca­pri­cho­sos y de du­do­sa fia­bi­li­dad pa­trió­ti­ca y co­mo el de unos fe­de­ra­ti­vos co­bar­des o in­com­pe­ten­tes.

La me­mo­ria del error per­du­ra más que la del éxi­to. Qui­zá por ello, la Fran­cia fut­bo­lís­ti­ca lle­va años fus­ti­gán­do­se por ha­ber di­la­pi­da­do la gloria al­can­za­da en 1998. Una gloria que, du­ran­te un bre­ve, lu­mi­no­so e inol­vi­da­ble pe­rio­do de tiem­po, con­tri­bu­yó al es­pe­jis­mo de con­so­li­dar un país ca­paz de su­pe­rar to­dos sus obs­tácu­los de di­ver­si­dad y jus­ti­cia. Hoy Fran­cia de­be asu­mir que des­de el úl­ti­mo Mun­dial se ha vis­to gol­pea­da por un te­rro­ris­mo es­pe­cial­men­te cruen­to, que da­ñó la lí­nea de flo­ta­ción hu­ma­nís­ti­ca de la re­pú­bli­ca y pro­pul­só la apa­ri­ción de nue­vos mo­vi­mien­tos per­so­na­lis­tas y una fo­si­li­za­ción pre­ma­tu­ra­men­te in­du­ci­da de la vie­ja po­lí­ti­ca.

A una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go, Fran­cia es­tá apren­dien­do a con­vi­vir con la ines­ta­bi­li­dad, los ata­jos y las pro­me­sas de ace­le­ra­ción de la his­to­ria pro­pues­tas por su pre­si­den­te, Em­ma­nuel Ma­cron, y, al mis­mo tiem­po, a preservar, con el mal hu­mor con­tes­ta­ta­rio que de­fi­ne la esen­cia fran­ce­sa, de­re­chos que hoy se ven­den co­mo pri­vi­le­gios. En es­te con­tex­to tur­bu­len­to, el fut­bol fran­cés, que has­ta ha­ce po­co des­ta­ca­ba por su vo­ra­ci­dad ex­por­ta­do­ra, ha in­ten­ta­do re­cu­pe­rar cier­to pres­ti­gio a par­tir del PSG y del de­men­cial fi­cha­je de Ney­mar. Se tra­ta de un ex­pe­ri­men­to que, en el me­jor de los ca­sos, con­fir­ma­rá que nin­gún re­sur­gi­mien­to co­lec­ti­vo pue­de fun­cio­nar si par­te de un Estado po­co de­mo­crá­ti­co in­ter­pues­to y de una ló­gi­ca, la del lu­jo, co­mo úni­co ar­gu­men­to de re­con­ver­sión.

Pe­se a to­do, la se­lec­ción ha lo­gra­do re­no­var­se con­ser­van­do su tra­di­ción de pe­que­ños escándalos (el úl­ti­mo: la ra­bie­ta de Ra­biot al ver­se re­le­ga­do a la ca­te­go­ría de su­plen­te) y de­jan­do la du­da de si el ga­llo del es­cu­do ha re­cu­pe­ra­do la cabeza o no. El res­to del equi­po pro­me­te mu­cho y no es es­cla­vo del per­fil pro­to­tí­pi­co de ma­lo­te de ban­lieue que tan­to ha ca­rac­te­ri­za­do el star sys­tem fran­cés y que se ha co­lap­sa­do al com­pro­bar el fra­ca­so de una pre­sun­ta in­te­gra­ción que, en la prác­ti­ca, pre­ser­va las de­sigual­da­des. Pa­ra li­de­rar es­te pro­me­te­dor equi­po, sin la im­pu­ni­dad sim­bó­li­ca de la era Zi­da­ne ni el her­me­tis­mo chu­les­co de los años Anel­ka, Fran­cia no se ha

Si Fran­cia fue­ra un club, po­dría pre­su­mir de te­ner una de las me­jo­res plan­ti­llas del mun­do Los ‘bleus’

han lo­gra­do re­no­var­se con­ser­van­do su tra­di­ción de pe­que­ños escándalos

La fe­de­ra­ción

fran­ce­sa con­fía en la

in­sul­sa mar­cia­li­dad

de Di­dier Des­champs

atre­vi­do a in­no­var y con­fía en la in­sul­sa mar­cia­li­dad de Di­dier Des­champs. ¿Su fi­lo­so­fía? Un equi­li­brio fun­cio­nal que sim­pli­fi­que una idea en la que lo úni­co que im­por­ta es ga­nar y aho­rrar­nos la ver­bo­rrea in­su­fri­ble de Ray­mond Do­me­nech.

Na­die pue­de ras­gar­se las ves­ti­du­ras an­te el prag­ma­tis­mo de es­ta ho­ja de ru­ta. Des­champs in­sis­te en que “no es­ta­mos aquí pa­ra pa­sar­lo bien sino pa­ra ga­nar”. Esa vo­lun­tad de­be tra­du­cir­se en una se­ña de iden­ti­dad que cons­ti­tu­ye la úni­ca cer­te­za de la doc­tri­na Des­champs: el que no su­de la ca­mi­se­ta y el que no en­tien­da que el equi­po es­tá por en­ci­ma del in­di­vi­duo, prin­ga­rán. Da igual que paí­ses co­mo Bra­sil, Ita­lia o Ar­gen­ti­na ha­yan de­mos­tra­do que a ve­ces el ren­di­mien­to más es­pec­ta­cu­lar se ob­tie­ne mi­man­do la on­da ex­pan­si­va de una es­tre­lla que he­chi­za a to­dos los de­más. Des­champs es un apó­lo­go del es­ta­ja­no­vis­mo y con­fía en la au­reo­la del es­fuer­zo. Pe­ro, cuan­do na­die los ve, mu­chos afi­cio­na­dos desean que los ju­ga­do­res se sal­gan del guion ma­cha­co­na­men­te en­sa­ya­do y, re­be­lán­do­se crea­ti­va­men­te, des­plie­guen to­do el fút­bol –ve­loz, ver­ti­cal, ale­gre– que lle­van den­tro.

Tras lar­gas re­sa­cas de de­cep­ción y un pe­rio­do en el que el com­pro­mi­so con la se­lec­ción es­ta­ba re­pre­sen­ta­do por ju­ga­do­res tan amor­ti­za­dos co­mo Ben­ze­ma o Ri­béry, Fran­cia pro­po­ne una re­no­va­ción que le sien­ta bien a la con­vul­sa in­cer­ti­dum­bre que vi­ve el país. Un país atra­pa­do en­tre la au­to­es­ti­ma li­be­ral en­fá­ti­ca de Ma­cron, sus ser­mo­nes se­gún los cua­les Fran­cia ha vuel­to pa­ra li­de­rar Eu­ro­pa y par­te del ex­tran­je­ro y una idea de na­ción en la que el or­den co­lec­ti­vo de­be as­pi­rar a la má­xi­ma es­ta­bi­li­dad y la má­xi­ma jus­ti­cia pa­ra sus 67 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Oja­lá es­ta se­lec­ción, que in­clu­ye a dos (o tres, ve­re­mos qué ha­ce Griez­mann) ju­ga­do­res del Ba­rça, es­té a la al­tu­ra de lo que al­gu­nos, con más ro­man­ti­cis­mo que con­vic­ción, cree­mos que me­re­ce.

MATTHEW ASHTON / GETTY

El de­lan­te­ro An­toi­ne Griez­mann quie­re li­de­rar a Fran­cia so­bre el cés­ped, co­mo ya hi­zo en la Eu­ro­co­pa del 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.