In­gla­te­rra y un guion equi­vo­ca­do

South­ga­te quie­re ju­gar a al­go que va en con­tra del ADN in­glés

La Vanguardia - - INGLATERRA - John Car­lin

Pri­va­te Eye es el nom­bre de una re­vis­ta sa­tí­ri­ca bri­tá­ni­ca que se ha reí­do de to­do dios ca­da dos se­ma­nas des­de 1961. Sus por­ta­das sue­len se­guir el mis­mo mo­de­lo: una foto de al­go que es­tá en las no­ti­cias más unas pa­la­bras irre­ve­ren­tes den­tro de un glo­bi­to sa­lien­do de la bo­ca de al­guien, tí­pi­ca­men­te un per­so­na­je fa­mo­so co­mo la rei­na Isa­bel, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos o Vic­to­ria Beck­ham.

Ha­ce exac­ta­men­te un par de años la foto era de la se­lec­ción in­gle­sa ba­jan­do por las es­ca­le­ras de un avión al lle­gar a Fran­cia pa­ra par­ti­ci­par en la Eu­ro­co­pa de fút­bol. El pi­lo­to les mi­ra­ba por la ven­ta­na abier­ta de su ca­bi­na y les de­cía: “¿De­jo los mo­to­res en­cen­di­dos?”.

La bro­ma hu­bie­ra fun­cio­na­do igual de bien es­te ve­rano en Ru­sia. O ha­ce cua­tro años en Bra­sil, o ha­ce ocho en Su­dá­fri­ca, o… bueno, han pa­sa­do va­rias dé­ca­das des­de que el pú­bli­co fut­bo­le­ro in­glés ali­men­tó la po­si­bi­li­dad de avan­zar mu­cho más allá de la fa­se de gru­pos en un im­por­tan­te tor­neo in­ter­na­cio­nal. Des­de 1970, cua­tro años des­pués de que el país que in­ven­tó el fút­bol ga­na­se su úni­co Mun­dial, el estado de áni­mo na­cio­nal do­mi­nan­te ha si­do la iró­ni­ca re­sig­na­ción. Es­te año pa­re­ce más jus­ti­fi­ca­do que nun­ca.

Con­si­de­re­mos la ma­te­ria pri­ma: con la ex­cep­ción del go­lea­dor del Tot­ten­ham Harry Ka­ne no hay na­die, na­die en el pro­ba­ble on­ce in­glés de Ru­sia, que en­tra­ría en la lis­ta de 23 de Es­pa­ña, Ale­ma­nia, Fran­cia o Bra­sil. En cuan­to a los 23 in­gle­ses, la ma­yo­ría de los más de­vo­tos fut­bo­le­ros de la is­la su­fri­ría pa­ra re­co­no­cer a va­rios de ellos (Ma­gui­re, Pick­ford, Trip­pier, Lof­tu­sCheek…) si se los en­con­tra­sen por la ca­lle. De los que sí co­no­ce­mos, hay al me­nos seis (Sto­nes, Young, Lin­gaard, Rash­ford, Wel­beck, Delph) que no tie­nen ga­ran­ti­za­da la ti­tu­la­ri­dad en sus equi­pos de la Pre­mier Lea­gue.

En cuan­to al es­ti­lo de jue­go, lo más sen­sa­to se­ría ju­gar siem­pre co­mo un equi­po pe­que­ño con­tra equi­po gran­des, es de­cir co­mo las Is­las Fe­roe o el Man­ches­ter Uni­ted de Mou­rin­ho: to­dos atrás y, en los ra­ros mo­men­tos en que se tie­ne po­se­sión del ba­lón, bom­bear­lo ha­cia arri­ba con la es­pe­ran­za de que un ri­val la pi­fie y el de­lan­te­ro cen­tro ten­ga una opor­tu­ni­dad de gol. La­men­ta­ble­men­te pa­ra In­gla­te­rra, su se­lec­cio­na­dor tie­ne ideas por en­ci­ma de sus ca­pa­ci­da­des. Ga­reth South­ga­te pre­ten­de que su equi­po jue­ge a al­go que va con­tra 150 años de ADN in­glés, ese bi­cho exó­ti­co y tro­pi­cal que lla­man pos­ses­sion

foot­ball.

Lo in­ten­ta­ron en su día con ju­ga­do­res del ca­li­bre de Steven Ge­rrard, Frank Lam­pard o Paul Scho­les, to­dos ellos fi­gu­ras en sus clubs que se con­ver­tían en cu­ca­ra­chas pa­tas arri­ba al po­ner­se la ca­mi­se­ta blan­ca de los tres leo­nes. Que lo in­ten­ten aho­ra tron­cos del me­dio­cam­po co­mo Eric Dier del Tot­ten­ham, Jor­dan Hen­der­son del Li­ver­pool o Fa­bian Delph, que jue­ga de la­te­ral iz­quier­do su­plen­te pa­ra el Man­ches­ter City, in­di­ca lo ale­ja­do de la rea­li­dad que es­tá el fi­ló­so­fo South­ga­te.

Que no se ma­lin­ter­pre­te. South­ga­te es un buen hom­bre. Cual­quier per­so­na de­cen­te, res­pe­ta­ble y sosa lo que­rría co­mo ma­ri­do de su hi­ja o her­ma­na. Se ex­pre­sa bien, y en­ci­ma en in­glés, a di­fe­ren­cia de al­gu­nos de sus an­te­ce­so­res co­mo Fa­bio Ca­pe­llo o Sam Allardy­ce, el úni­co se­lec­cio­na­dor de la his­to­ria de In­gla­te­rra que ha ga­na­do el cien­to por cien­to de sus par­ti­dos (un 1-0 con­tra Es­lo­va­quia). El prin­ci­pal de­fec­to de South­ga­te no es­tá en la cabeza sino en el co­ra­zón: no ins­pi­ra con­fian­za gue­rre­ra. No es ni Wins­ton Chur­chill en 1940, ni el Enrique V de Sha­kes­pea­re an­tes de la ba­ta­lla de Agin­court, y pa­ra col­mo su cu­rrí­cu­lum lo de­la­ta, po­bre hom­bre, co­mo un per­de­dor en se­rie.

Du­ran­te sus 18 años co­mo ju­ga­dor no ga­nó ni un tro­feo, y el lo­gro por el que la his­to­ria más le re­cor­da­rá fue fa­llar un pe­nal­ti cuan­do ca­yó In­gla­te­rra eli­mi­na­da con­tra Ale­ma­nia en la Eu­ro­co­pa de 1996. En los 12 años que lle­va co­mo en­tre­na­dor tam­po­co ha ga­na­do nin­gún tro­feo, con­du­jo el Midd­les-

Sal­vo Ka­ne, nin­gún ju­ga­dor en­tra­ría en la lis­ta de 23 de Es­pa­ña, Ale­ma­nia

o Bra­sil

A lo úni­co que se pue­de en­co­men­dar la se­lec­ción

in­gle­sa en Ru­sia es a la for­tu­na El estado de áni­mo do­mi­nan­te en el país

ha si­do la ha­bi­tual

e iró­ni­ca re­sig­na­ción

brough al des­cen­so en el año 2009 y ha ga­na­do bas­tan­te me­nos de la mi­tad de su to­tal de 200 par­ti­dos dispu­tados.

¿Exis­te al­gu­na es­pe­ran­za? An­te la au­sen­cia de ta­len­to en to­dos los fren­tes, sal­vo el bueno de Ka­ne, a lo úni­co que se pue­de en­co­men­dar la se­lec­ción in­gle­sa en Ru­sia es a la dio­sa For­tu­na, una fi­gu­ra na­da des­de­ña­ble en el fút­bol, co­mo de­mues­tra el cu­rio­so ca­so del Real Ma­drid y la Cham­pions Lea­gue. Y, efec­ti­va­men­te, en el sor­teo del Mun­dial la dio­sa le son­rió a In­gla­te­rra. Se en­cuen­tra en un gru­po con Bél­gi­ca, Pa­na­má y Tú­nez, con lo cual no es del to­do des­car­ta­ble que aca­be se­gun­da y ten­ga la adi­cio­nal suer­te de ju­gar en oc­ta­vos con­tra Po­lo­nia o Ja­pón. No es ab­sur­do ima­gi­nar, en­ton­ces, que In­gla­te­rra lle­gue a cuar­tos de fi­nal. Pe­ro de ahí no avan­zan, se­gu­ro. En tal ca­so, con­tra quien sea que jue­guen South­ga­te y sus mu­cha­chos, su­cum­bi­rán to­dos al mal de al­tu­ra, o al vér­ti­go, o a las dos co­sas a la vez, y cae­rán, y se su­birán a su avión y se­rán fes­te­ja­dos a la vuel­ta a ca­sa por una na­ción asom­bra­da de que ha­yan lle­ga­do tan le­jos.

El de­lan­te­ro del Tot­ten­ham Harry Ka­ne li­de­ra una se­lec­ción que ha­ce tiem­po que no triun­fa

MATTHEW ASHTON - AMA / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.