Los mos­que­te­ros de Pu­tin

Con una se­lec­ción dé­bil, el ver­da­de­ro éxi­to es or­ga­ni­zar el Mun­dial

La Vanguardia - - RUSIA - Gon­za­lo Ara­go­nés

La co­lum­na ver­te­bral de los anfitriones es­tá for­ma­da por Ale­xán­der Go­lo­vin (CSKA Moscú, 21 años), Da­ler Kuz­yáev (Ze­nit de San Pe­ters­bur­go, 25), Ro­mán Zob­nin (Spar­tak de Moscú, 24) y Ale­xéi Mi­ran­chuk (Lo­ko­mo­tiv de Moscú, 22). Los cua­tro for­man un cen­tro del cam­po con in­ten­cio­nes ata­can­tes y so­bre ellos se tie­ne que apo­yar el jue­go del gru­po que ha for­ma­do en los dos úl­ti­mos años Sta­nis­lav Cher­ché­sov. So­bre sus hom­bros re­cae gran par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad de re­cu­pe­rar la con­fian­za en una dé­bil se­lec­ción y tra­du­cir en el cam­po la ilu­sión que ha des­per­ta­do en Ru­sia or­ga­ni­zar la Co­pa del Mun­do de 2018. El Krem­lin de Vla­dí­mir Pu­tin ha con­ver­ti­do el Mun­dial en cues­tión de Estado, ya que con es­to Ru­sia ya ha con­se­gui­do triun­far.

El an­ti­guo en­tre­na­dor del Le­gia de Var­so­via se hi­zo con las rien­das del equi­po tras la de­ba­cle de la Eu­ro­co­pa 2016, en Fran­cia, cuan­do Ru­sia que­dó úl­ti­ma de su gru­po con un so­li­ta­rio em­pa­te. Su mi­sión aho­ra es ha­cer un pa­pel digno, y to­do el mun­do sa­be aquí que pa­ra lo­grar­lo ne­ce­si­ta una ver­da­de­ra ha­za­ña.

En­tre los mos­que­te­ros de Cher­ché­sov hay va­rios ju­ga­do­res jó­ve­nes que han lla­ma­do la aten­ción de los ojea­do­res de gran­des equi­pos eu­ro­peos, co­mo los ge­me­los Mi­ran­chuk (Ale­xéi y An­tón). Tam­bién ha­brá que es­tar aten­tos a la de­lan­te­ra, en­ca­be­za­da por el go­lea­dor Fió­dor Smó­lov, el nue­ve del FC Kras­no­dar y pi­chi­chi en dos de las tres úl­ti­mas tem­po­ra­das de la Li­ga ru­sa.

Pe­ro el es­la­bón dé­bil es­tá en la de­fen­sa, un pro­ble­ma que se ha ido agra­van­do des­de el co­mien­zo. En pri­mer lu­gar, el trío del CSKA Ser­guéi Ig­nas­hé­vich y los ge­me­los Ale­xéi y Va­si­li Be­re­zuts­ki de­ci­die­ron de­jar la se­lec­ción. A pe­sar de su edad, 38 y 35 res­pec­ti­va­men­te, se les si­gue con­si­de­ran­do los me­jo­res en sus po­si­cio­nes. Cher­ché­sov co­men­zó a ju­gar con cin­co ju­ga­do­res atrás pa­ra for­ta­le­cer esa lí­nea, pe­ro es­te año ha per­di­do por le­sio­nes a dos de los tres cen­tra­les con que con­ta­ba, Vík­tor Va­sin y Gueor­gui Dz­hi­ki­ya.

La úl­ti­ma ba­ja , la de Rus­lán Kam­bó­lov, ha obli­ga­do al se­lec­cio­na­dor a con­ven­cer in ex­tre­mis a Ig­nas­hé­vich pa­ra que vol­vie­ra. Ve­te­ra­nía y ca­li­dad. ¿Se­rá su­fi­cien­te?

La ver­da­de­ra ha­za­ña de Ru­sia se ha lo­gra­do fue­ra de los te­rre­nos de jue­go. “¿Quién ga­na­rá la Co­pa del Mun­do?”, le pre­gun­ta­ron el 25 de ma­yo a Vla­dí­mir Pu­tin en el Fo­ro Eco­nó­mi­co de San Pe­ters­bur­go. “Ga­na­rán los or­ga­ni­za­do­res”, res­pon­dió el pre­si­den­te de Ru­sia. “Ha­re­mos to­do lo po­si­ble pa­ra que afi­cio­na­dos, es­pe­cia­lis­tas y ju­ga­do­res se sien­tan co­mo en ca­sa”, ase­gu­ró.

El pre­si­den­te de la FIFA, Gian­ni In­fan­tino, pu­do com­pro­bar en una vi­si­ta a Sochi a prin­ci­pios de ma­yo que to­do lo que la or­ga­ni­za­ción ha­bía pro­me­ti­do es­ta­ba he­cho. “Las in­fra­es­truc­tu­ras crea­das, que in­clu­yen ae­ro­puer­tos mo­der­nos, es­ta­cio­nes de tren, ca­rre­te­ras, cru­ces de au­to­pis­tas, be­ne­fi­cia­rán al desa­rro­llo di­ná­mi­co de nues­tras re­gio­nes, ciu­da­des y a la ac­ti­vi­dad co­mer­cial en ge­ne­ral en to­do el país y, por su­pues­to, au­men­ta­rán la ca­li­dad de vi­da de la gen­te”, le di­jo Pu­tin.

Se­gún cálcu­los del Go­bierno de Ru­sia, el im­pac­to to­tal de la Co­pa del Mun­do en su eco­no­mía su­po­ne al­go más de 26.000 mi­llo­nes de eu­ros en­tre el 2013 y el 2023. Ar­ka­di Dvor­kó­vich, vi­ce­pri­mer mi­nis­tro has­ta el mes pa­sa­do, se­ña­ló que es­to se de­be a un cre­ci­mien­to del tu­ris­mo más un gas­to a gran es­ca­la en cons­truc­ción, ade­más de las in­ver­sio­nes es­ta­ta­les. El Mun­dial “tie­ne un efec­to eco­nó­mi­co con­si­de­ra­ble. El tor­neo ya ha im­pul­sa­do el desa­rro­llo en las re­gio­nes an­fi­trio­nas y con­ti­nua­rá te­nien­do un im­pac­to po­si­ti­vo a lar­go pla­zo”, re­cal­có. Un in­for­me del pa­sa­do abril in­di­ca que Ru­sia se ha gas­ta­do en el tor­neo 683.000 mi­llo­nes de ru­blos (9.396 mi­llo­nes de eu­ros), aun­que no in­clu­ye al­gu­nas de las in­fra­es­truc­tu­ras y es­ta­dios que de to­das ma­ne­ras se ha­brían cons­trui­do sin Mun­dial.

Ru­sia tam­bién ti­ró la ca­sa por la ven­ta­na ha­ce cua­tro años, cuan­do se gas­tó 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res en los Jue­gos Olím­pi­cos de in­vierno de Sochi, jun­to al mar Ne­gro. La opo­si­ción acu­só al Krem­lin de per-

mi­tir que los co­rrup­tos apro­ve­cha­ran la oca­sión. Aun así, se desa­rro­lló la ciu­dad, que se con­vir­tió en un lu­gar de va­ca­cio­nes pa­ra to­do el año.

El re­cuer­do de Sochi no va a em­pa­ñar el éxi­to de Ru­sia de es­te Mun­dial. Ni tam­po­co el es­cán­da­lo de los úl­ti­mos años del do­pa­je de Estado. Los in­for­mes McLa­ren de­cían que en­tre los más de mil de­por­tis­tas ru­sos im­pli­ca­dos ha­bía 34 fut­bo­lis­tas. Pe­ro la FIFA de­cla­ró el mes pa­sa­do que no ha en­con­tra­do evi­den­cias de vio­la­ción en­tre los se­lec­cio­na­dos por Cher­ché­sov.

En lo de­por­ti­vo a Ru­sia tam­bién le gus­ta­ría ga­nar. Pe­ro la afi­ción es rea­lis­ta. Des­de el 2016 ha ju­ga­do 13 par­ti­dos con­tra equi­pos que tam­bién par­ti­ci­pan en el Mun­dial y só­lo ga­nó a Corea del Sur. Pa­ra ha­cer un buen pa­pel, a su fa­vor Ru­sia tie­ne ser la an­fi­trio­na y ha­ber si­do en­cua­dra­da en el gru­po más ase­qui­ble de la fa­se pre­li­mi­nar, con Ara­bia Sau­dí, Egip­to y Uru­guay. Si la vic­to­ria con­tra los sau­díes pa­re­ce ase­qui­ble, no lo es tan­to con­tra sus otros dos ri­va­les. Más in­creí­ble pa­re­ce que pue­da su­pe­rar los oc­ta­vos, don­de si pa­sa la fa­se de gru­pos ten­dría que cru­zar­se con Es­pa­ña o Por­tu­gal.

El pre­si­den­te de la FIFA, Gian­ni In­fan­tino, jun­to al pre­si­den­te de Ru­sia, Vla­dí­mir Pu­tin

ANADOLU AGENCY / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.