Blo­que fé­rreo y pe­ga­da

Los cha­rrúas son una mez­cla ideal de ve­te­ra­nía y ju­ven­tud

La Vanguardia - - URUGUAY - Car­los No­vo

Nun­ca se de­be me­nos­pre­ciar en un Mun­dial a Uru­guay, el país más pe­que­ño del mun­do que lo ha ga­na­do dos ve­ces, el pro­ta­go­nis­ta de la ma­yor ha­za­ña de la his­to­ria del fút­bol, el cé­le­bre ma­ra­ca­na­zo, la vic­to­ria so­bre el an­fi­trión Bra­sil en el úl­ti­mo par­ti­do de la li­gui­lla fi­nal. Aque­llo da­ta de 1950, pe­ro su eco to­da­vía per­sis­te y lle­na de or­gu­llo al equi­po cha­rrúa.

Uru­guay lle­ga a Ru­sia tras una bue­na fa­se de cla­si­fi­ca­ción, se­gun­da por de­trás de Bra­sil, pe­ro por de­lan­te de Ar­gen­ti­na. El equi­po del ve­te­ra­ní­si­mo Ós­car Was­hing­ton Ta­bá­rez se pre­sen­ta con dos es­tre­llas mun­dia­les en la pun­ta, Luis Suá­rez y Edin­son Ca­va­ni, y con una pa­re­ja de cen­tra­les de sol­ven­cia, Die­go Go­dín y Jo­sé Ma­ría Gi­mé­nez, for­ja­dos en el en­tra­ma­do de­fen­si­vo del Atlé­ti­co de Si­meo­ne.

Co­mo siem­pre, Uru­guay des­ta­ca­rá por su blo­que, un equi­po so­li­da­rio en el que na­die re­ga­tea el es­fuer­zo. Su pa­so por el Mun­dial de Bra­sil fue dis­cre­to (oc­ta­vos de fi­nal), pe­ro en el an­te­rior de Su­dá­fri­ca fue una de las gran­des sor­pre­sas, ele­ván­do­se a un his­tó­ri­co ter­cer pues­to. Fue la en­tra­da en es­ce­na de es­ta ge­ne­ra­ción de fut­bo­lis­tas que ha triun­fa­do en Eu­ro­pa, con Suá­rez a la cabeza con un pa­so bri­llan­te por Ajax, Li­ver­pool y Bar­ce­lo­na. No es Suá­rez, sin em­bar­go, un fut­bo­lis­ta que go­ce del apre­cio ge­ne­ral. En el úl­ti­mo Mun­dial, su mor­dis­co a Chie­lli­ni se hi­zo vi­ral y se con­vir­tió en una de las imá­ge­nes del cam­peo­na­to.

Pa­ra el Mun­dial de Ru­sia, Ta­bá­rez ha re­ju­ve­ne­ci­do al equi­po en el cen­tro del cam­po. Ha re­clu­ta­do a dos jó­ve­nes pe­lo­te­ros for­ma­dos en el cal­cio: Ro­dri­go Be­tan­cur, es­tre­lla emer­gen­te del Ju­ven­tus, y Lu­cas To­rrei­ra, del Samp­do­ria. Ellos se­rán los en­car­ga­dos de ma­ne­jar el ba­lón y ser­vir­lo a una pa­re­ja de ata­can­tes muy mó­vi- les y per­fec­ta­men­te con­jun­ta­dos.

El ca­mino de Uru­guay en Ru­sia no pa­re­ce de­ma­sia­do com­pli­ca­do en la fa­se gru­pos, don­de de­be­rá vér­se­las pri­me­ro con el Egip­to de Sa­lah, lue­go con Ara­bia Sau­dí y por úl­ti­mo con el an­fi­trión, Ru­sia. Los cha­rrúas se­rían los cla­ros fa­vo­ri­tos al pri­mer pues­to de no ser Ru­sia la an­fi­trio­na. Co­mo mí­ni­mo, de­be­rían que­dar se­gun­dos. Lue­go, ya se ve­rá. El Mun­dial es lar­go.

Ta­bá­rez se con­si­de­ra le­jos de los fa­vo­ri­tos: “Hay mu­chos equi­pos me­jo­res que el nues­tro”. Cier­to que no es­tá en­tre los que op­tan al tí­tu­lo, pe­ro na­die le au­gu­ra una tra­yec­to­ria de­ma­sia­do cor­ta. En Mon­te­vi­deo se cri­ti­ca a Ta­bá­rez por su con­ser­va­du­ris­mo tác­ti­co. Pe­ro con ese mis­mo sis­te­ma le­van­tó la Co­pa Amé­ri­ca en Ar­gen­ti­na en el 2011. Y aho­ra mis­mo Uru­guay es su­pe­rior al equi­po que fue ca­paz de tum­bar a la Ar­gen­ti­na de Mes­si en su ca­sa. Uru­guay sa­be dar la sor­pre­sa. Es su mar­ca de fá­bri­ca. Lo tie­ne en su ADN des­de 1950 en el Ma­ra­ca­ná de Río. Na­da me­nos.

VCG / GETTY

Suá­rez bus­ca en­men­dar su ima­gen tras el mor­dis­co a Chie­lli­ni en el pa­sa­do Mun­dial de Bra­sil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.