El as­pi­ran­te en la som­bra

Ro­ber­to Martínez, a con­ver­tir el ta­len­to en re­sul­ta­dos

La Vanguardia - - BÉLGICA - An­to­ni Ló­pez Tovar

Los ex­per­tos, y se­lec­cio­na­do­res co­mo Ju­len Lo­pe­te­gui, coin­ci­den en ad­ju­di­car a Bél­gi­ca el car­tel de fa­vo­ri­to en la som­bra, pe­ro la dis­tan­cia en­tre las sen­sa­cio­nes y la rea­li­dad es si­de­ral. Tam­bién en la Eu­ro­co­pa del 2016 la me­jor ge­ne­ra­ción del fút­bol bel­ga pa­re­cía lla­ma­da a los pues­tos de ho­nor y ter­mi­nó ha­cien­do el ri­dícu­lo, ca­yen­do en la eli­mi­na­to­ria de cuar­tos con­tra Ga­les (3-1) a pe­sar de que se ha­bía ade­lan­ta­do con un gol de Naing­go­lan. Marc Will­mots se re­ve­ló com­ple­ta­men­te in­ca­paz de con­ce­der sen­ti­do y cohe­sio­nar un elen­co de fi­gu­ras que bri­lla en la Pre­mier y pa­gó los pla­tos ro­tos con una des­ti­tu­ción jus­ti­fi­ca­da y ful­mi­nan­te.

Un ca­ta­lán con una ex­ten­sa tra­yec­to­ria en los ban­qui­llos in­gle­ses asu­mió la res­pon­sa­bi­li­dad de con­ver­tir en equi­po com­pe­ti­ti­vo una se­rie de es­tre­llas muy co­ti­za­das pe­ro aba­ti­das aními­ca­men­te des­pués de la úl­ti­ma Eu­ro­co­pa. Y, de mo­men­to, el ex­pe­dien­te de Ro­ber­to Martínez es pro­me­te­dor. Los dia­blos ro­jos fue­ron los pri­me­ros en se­llar el pa­sa­por­te a Ru­sia con una fa­se de cla­si­fi­ca­ción en­co­mia­ble: 28 pun­tos de 30, con 43 go­les a fa­vor y 6 en con­tra. Aho­ra el re­to de Bob con­sis­te, co­mo mí­ni­mo, en re­pli­car el me­jor pa­pel de la se­lec­ción en la Co­pa del Mun­do. El equi­po de los Pfaff, Ge­rets, Sci­fo o Ceu­le­mans, nom­bres his­tó­ri­cos, al­can­zó las se­mi­fi­na­les en Mé­xi­co 1986 des­pués de eli­mi­nar a Es­pa­ña en la tan­da de pe­nal­tis. Dos go­les de Ma­ra­do­na en la se­mi­fi­nal con­tra Ar­gen­ti­na des­alo­ja­ron a los bel­gas, que aho­ra vuel­ven a al­zar la voz con un ca­tá­lo­go de ca­li­dad y un per­fil emi­nen­te­men­te ofen­si­vo.

Si con­si­de­ra­mos la pu­bli­ca­ción de las con­vo­ca­to­rias de fut­bo­lis­tas co­mo el pri­mer ac­to de una fa­se fi­nal de la Co­pa del Mun­do, Bél­gi­ca ha em­pe­za­do con po­lé­mi­ca. La au­sen­cia del con­flic­ti­vo Naing­go­lan, cen­tro­cam­pis­ta de múscu­lo del Ro­ma, ha pro­vo­ca­do una fuer­te di­vi­sión de opi­nio­nes. Martínez ha efec­tua­do una apues­ta que de­be leer­se en cla­ve de con­vi­ven­cia en la con­cen­tra­ción y de pre­di­lec­ción por la crea­ti­vi­dad. El sis­te­ma 3-4- 2-1 con­ce­bi­do por el téc­ni­co ha pro­por­cio­na­do bue­nos re­sul­ta­dos, aun­que pre­sen­ta un ta­lón de Aqui­les en la lí­nea de tres cen­tra­les por­que Ver­mae­len y Kom­pany son pro­cli­ves a los pro­ble­mas fí­si­cos. Si el pa­no­ra­ma se com­pli­ca, Cour­tois, uno de los me­jo­res por­te­ros del mun­do, es­ta­rá lla­ma­do a es­ce­na.

“Mi re­to es crear una men­ta­li­dad de gru­po que se­pa lo que ha­cer en ca­da mo­men­to y sa­car el má­xi­mo par­ti­do a mis ju­ga­do­res”, ex­pli­có Martínez. Si en­cuen­tra los au­to­ma­tis­mos, la ca­li­dad su­pe­rior de Ha­zard y De Bruy­ne, el des­equi­li­brio por las ban­das de Meu­nier o Ca­rras­co y el po­der re­so­lu­ti­vo del gi­gan­tes­co Lu­ka­ku son ar­gu­men­tos pa­ra as­pi­rar a cual­quier co­sa. Bél­gi­ca ocu­pa la ter­ce­ra po­si­ción del ran­king FIFA tras Ale­ma­nia y Bra­sil. Mu­cho pa­ra un país de 11,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, pe­ro na­da si no se tra­du­ce so­bre el cés­ped.

VI-IMAGES / GETTY

Ke­vin de Bruy­ne, es­tre­lla del Man­ches­ter City y ti­món de los dia­blos ro­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.