El otro mu­ro me­xi­cano

A Osorio só­lo le pue­de sal­var al­can­zar el quin­to par­ti­do

La Vanguardia - - MÉXICO - Mé­xi­co se afe­rra a Hir­ving Lo­zano, que ha he­cho cam­peón al PSV en su pri­mer año Car­les Ruipérez

Des­pués de que Es­pa­ña se sa­cu­die­se los com­ple­jos en Su­dá­fri­ca, Mé­xi­co ha que­da­do co­mo el gran es­tan­dar­te pa­ra enar­bo­lar el sam­be­ni­to de “ju­ga­mos co­mo nun­ca, per­di­mos co­mo siem­pre”. Se­rá su de­ci­mo­sex­to Mun­dial, só­lo por de­trás de Bra­sil, Ale­ma­nia, Ita­lia y Ar­gen­ti­na, quie­nes su­man 15 tí­tu­los, mien­tras el Tri lle­va cho­can­do con los oc­ta­vos de fi­nal 32 años. Es su mu­ro. Y aún así la se­lec­ción me­xi­ca­na, or­gu­llo­sa co­mo su gen­te, no se can­sa de as­pi­rar a lo má­xi­mo, aun­que es­té acos­tum­bra­da al chas­co. Siem­pre le pa­sa una co­sa u otra. En el 2014 fue el “no era pe­nal” por el pis­ci­na­zo del ho­lan­dés Rob­ben en el mi­nu­to 94 el que en­te­rró las ilu­sio­nes tras ga­nar a Ca­me­rún y Croa­cia y em­pa­tar con Bra­sil.

Pe­ro Mé­xi­co sue­ña y no apren­de de las de­cep­cio­nes. “Va­mos a Ru­sia a ga­nar”, di­ce sin em­bu­dos el de­fen­sa Héc­tor Mo­reno. Sin em­bar­go, esas ex­pec­ta­ti­vas al­tas ter­mi­nan por dar­se de bru­ces con la rea­li­dad. Así ha si­do his­tó­ri­ca­men­te, tam­bién ba­jo el man­da­to del co­lom­biano Juan Car­los Osorio, con des­cen­sos a la tie­rra tan so­na­dos y do­lo­ro­sos co­mo el 7-0 de Chi­le en la Co­pa Amé­ri­ca del 2016 o el 4-1 fren­te a Ale­ma­nia en la úl­ti­ma Con­fe­de­ra­cio­nes. Osorio –un es­tu­dio­so del fút­bol que es to­do lo con­tra­rio a la tes­tos­te­ro­na de su pre­de­ce­sor, el Pio­jo He­rre­ra– ob­tu­vo el pa­sa­por­te a Ru­sia por la vía rá­pi­da… jus­to des­pués de caer con Ja­mai­ca en la Co­pa Oro del 2017.

Mé­xi­co vi­ve en­tre con­tras­tes. Se le pi­de ha­cer al­go his­tó­ri­co y tie­ne la co­lum­na ver­te­bral ren­quean­te. Los exes­pa­ño­lis­tas Reyes y Mo­reno, dos de los lla­ma­dos a ser los je­fes de la de­fen­sa, es­tán to­ca­dos, mien­tras que Arau­jo, el cen­tral más uti­li­za­do, se pier­de la ci­ta por le­sión. No es­tá me­jor el pa­no­ra­ma en el cen­tro del cam­po, don­de Guar- da­do se ope­ró de ur­gen­cia y Gio­va­ni dos San­tos es­tá en­tre al­go­do­nes. Re­sul­ta que el bé­ti­co y el ex del Ba­rça son dos de los ju­ga­do­res con más ca­li­dad pa­ra lle­var la ma­ni­ja del equi­po. Así que a Osorio no le que­da otra op­ción que abra­zar­se a la mís­ti­ca de Ra­fa Már­quez, que a sus 39 años y a pun­to de ju­bi­lar­se, es­tá a las puer­tas de su quin­to Mun­dial, pa­ra igua­lar el ré­cord de Lot­har Matt­häus y la To­ta Car­ba­jal.

Na­da me­jor que la ex­pe­rien­cia del Kái­ser de Mi­choa­cán y las pa­ra­das de Me­mo Ochoa pa­ra sos­te­ner y dar rien­da suel­ta al ta­len­to de la de­lan­te­ra. El Te­ca­ti­to Co­ro­na ha si­do cam­peón con el Opor­to en Por­tu­gal y el Chucky Lo­zano ha li­de­ra­do al PSV a la Ere­di­vi­sie. Am­bos, crea­ti­vos y jó­ve­nes, de­bu­tan. Los go­les se los de­ben re­par­tir en­tre el Chi­cha­ri­to Her­nán­dez, Raúl Ji­mé­nez y Car­los Ve­la. Hay quien asegura que de ellos de­pen­de in­clu­so el re­sul­ta­do de las elecciones pre­si­den­cia­les del 1 de ju­lio, jus­to an­tes del par­ti­do de oc­ta­vos, su mu­ro fut­bo­lís­ti­co.

RI­CHARD RO­DRI­GUEZ / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.