Un sue­ño, tres co­lo­res y cin­cuen­ta mi­llo­nes de co­ra­zo­nes

La Vanguardia - - COLOMBIA - To­ni Ló­pez Jordà

Al­re­de­dor de Ja­mes Ro­drí­guez se ha for­ma­do un gru­po de ca­li­dad, de jue­go ale­gre y to­que cor­to Lle­gue don­de lle­gue, Co­lom­bia ya ha ga­na­do. “El fút­bol es lo úni­co que une; el res­to es irre­con­ci­lia­ble”

“Aquí van un sue­ño, tres co­lo­res y cin­cuen­ta mi­llo­nes de co­ra­zo­nes”, es el es­lo­gan que lu­ce el au­to­bús que tras­la­da­rá a la se­lec­ción ca­fe­te­ra por Ru­sia. No po­día ser más acer­ta­do. Co­lom­bia es pu­ra pa­sión por el fút­bol, por su se­lec­ción, por su ban­de­ra. Pro­ba­ble­men­te, el país más en­tre­ga­do a sus re­pre­sen­tan­tes del ba­lón en los tor­neos in­ter­na­cio­na­les. Quien me­jor lo pue­de ex­pli­car es un co­lom­biano des­de el otro la­do del Atlán­ti­co.

“Lo que su­ce­de acá es al­go úni­co en el mun­do. Se­gún da­tos de la FIFA, Co­lom­bia es el se­gun­do país que más en­tra­das ha com­pra­do pa­ra el Mun­dial. Al co­lom­biano no le im­por­ta no pa­gar la cuo­ta de la ca­sa o los ser­vi­cios pú­bli­cos con tal de apo­yar a su se­lec­ción. Es un mo­vi­mien­to muy fuer­te; por la se­lec­ción hay una pa­sión des­bor­da­da”, des­cri­be la mo­vi­li­za­ción po­pu­lar des­de Bogotá el periodista Henry Bo­ni­lla a pe­ti­ción de La Van­guar­dia.

“Pa­ra los co­lom­bia­nos es un mo­ti­vo de or­gu­llo es­tar en un Mun­dial de fút­bol”. Y una oca­sión úni­ca y es­ca­sa de dis­fru­tar de un es­ca­pa­ra­te glo­bal. La de Ru­sia se­rá la sex­ta par­ti­ci­pa­ción. Po­cas, pe­ro so­na­das. Co­mo la an­te­rior, en Bra­sil 2014: Co­lom­bia se que­dó a las puer­tas de se­mi­fi­na­les, 5.º, su me­jor cla­si­fi­ca­ción his­tó­ri­ca, en aquel tor­neo en el que des­pun­tó Ja­mes Ro­drí­guez, má­xi­mo go­lea­dor con seis tan­tos, su­peran­do a Mü­ller, Mes­si y Ney­mar.

Si en aquel equi­po ya di­ri­gi­do por el ar­gen­tino Jo­sé Pé­ker­man (al fren­te de la tri­co­lor des­de el 2012), Ra­da­mel Fal­cao era el re­fe­ren­te, lí­der y hom­bre gol, cua­tro años des­pués los pa­pe­les se han re­par­ti­do, con un ma­yor pe­so de ju­ga­do­res co­mo Ja­mes, o la co­lo­nia es­pa­ño­la de Bac­ca (Vi­lla­rreal), Mu­riel (Se­vi­lla),

la Ro­ca Sán­chez (Es­pan­yol), Jef­fer­son Ler­ma (Le­van­te), Mo­ji­ca (Gi­ro­na) o el blau­gra­na Yerry Mi­na. “Es­te año se jun­ta una ge­ne­ra­ción muy bue­na de fut­bo­lis­tas, la ma­yo­ría jue­ga en gran­des equi­pos de Eu­ro­pa, que es muy dis­tin­ta a aque­lla ge­ne­ra­ción de los no­ven­ta de los Val­de­rra­ma y Rin­cón, que no te­nía una pre­pa­ra­ción, un jue­go y una ma­du­rez pa­ra afron­tar gran­des com­pro­mi­sos. En es­ta oca­sión lle­ga la me­jor Co­lom­bia de to­da la his­to­ria”, afir­ma Henry Bo­ni­lla.

Por lo tan­to, vía li­bre pa­ra so­ñar a lo gran­de. “Po­de­mos es­pe­rar gran­des co­sas. Hay gran­des as­pi­ra­cio­nes. Es una se­lec­ción muy ché­ve­re, con un jue­go ale­gre, de mu­cha po- se­sión, de mu­cho to­que cor­to, con de­lan­te­ros muy rá­pi­dos y fuer­tes fí­si­ca­men­te... Co­lom­bia tie­ne con qué lu­char an­te cual­quier ri­val”, ex­po­nen des­de Bogotá, con las es­pe­ran­zas muy ele­va­das en los ca­fe­te­ros, ca­pa­ces de tum­bar a Fran­cia (2-3, en amis­to­so en mar­zo).

Lle­guen don­de lle­guen, los co­lom­bia­nos ya han ga­na­do. “El fút­bol es lo úni­co que ha­ce ol­vi­dar en Co­lom­bia cual­quier si­tua­ción gra­ve, la co­rrup­ción, la vio­len­cia... Te bo­rra la me­mo­ria. Aun­que tam­bién se ha en­car­ga­do de unir al país: el fút­bol es lo úni­co que une; el res­to es irre­con­ci­lia­ble”.

CLIVE RO­SE / GETTY

Ja­mes Ro­drí­guez (26), del Ba­yern, es el re­fe­ren­te y má­xi­mo ex­po­nen­te del ta­len­to ca­fe­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.