Sue­cia cam­bia ego por blo­que pa­ra so­bre­vi­vir con dig­ni­dad

La Vanguardia - - SUECIA - To­ni Ló­pez Jordà

Des­de que aquel 21 de ju­nio del 2016 Zla­tan Ibrahi­mo­vic anun­ció que de­ja­ba la se­lec­ción al con­cluir su par­ti­ci­pa­ción en la Eu­ro­co­pa de Fran­cia, Sue­cia ha tra­ta­do de rein­ven­tar­se. De en­con­trar su per­fil pro­pio, de emer­ger de la lar­ga som­bra del ca­ris­má­ti­co y ego­cén­tri­co gi­gan­tón. En Sol­na en­car­ga­ron la re­cons­truc­ción a Jan Olof Jan­ne An­ders­son (55), un téc­ni­co de per­fil ba­jo y as­pec­to de pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, sin gran pal­ma­rés –cam­peón de la Li­ga sue­ca con el Norrkö­ping–, que nun­ca ha­bía tra­ba­ja­do fue­ra de su país. Y el hom­bre, con mo­des­tia y dis­cre­ción, ya ha lo­gra­do su pri­mer gran éxi­to: de­vol­ver a Sue­cia a un Mun­dial 12 años des­pués, tras dos edi­cio­nes de au­sen­cia, car­gán­do­se a Holanda en la fa­se de cla­si­fi­ca­ción y a Ita­lia en aque­lla dra­má­ti­ca re­pes­ca del Giu­sep­pe Meaz­za (0-0).

Mien­tras Buf­fon llo­ra­ba al mun­do la tra­ge­dia ita­lia­na, Herr An­ders­son ha­cía ga­la de su ca­ba­lle­ro­si­dad y re­co­gía la ba­su­ra que sus chi­cos ha­bían de­ja­do en el ves­tua­rio vi­si­tan­te. La se­gun­da lec­ción de se­ño­río la da­ba en la sa­la de pren­sa cuan­do le des­li­za­ron que Zla­tan, en sus úl­ti­mos es­ter­to­res pro­fe­sio­na­les en Man­ches­ter, se ha­bía ofre­ci­do pa­ra vol­ver a los Blå­gult (azu­les y ama­ri­llos). “Es in­creí­ble; lle­va un año y me­dio sin ju­gar pa­ra no­so­tros. Hay que ha­blar de los bue­nos ju­ga­do­res que es­tán”, desechó An­ders­son el ofre­ci­mien­to con ele­gan­cia. “Cuan­do Ibra es­ta­ba con no­so­tros ju­gá­ba­mos un es­ti­lo de fút­bol di­fe­ren­te. Es un gran ju­ga­dor, pe­ro nos he­mos adap­ta­do a ju­gar sin él. Aho­ra te­ne­mos mu­chos hé­roes”, zan­ja­ba el en­tre­na­dor.

Hé­roes co­mo Ja­kob Johans­son, el cen­tro­cam­pis­ta del AEK de Ate­nas que mar­có el gol que cla­si­fi­có a Sue­cia, que se per­de­rá el Mun­dial. Johans­son no se re­cu­pe­ró a tiem­po de la gra­ve le­sión en la ro­di­lla que su­frió en el par­ti­do de vuel­ta de la re­pes­ca.

Sí es­ta­rán en Ru­sia el res­to de ju­ga­do­res que han for­ma­do el blo­que só­li­do que en es­tos dos úl­ti­mos años ha ido cons­tru­yen­do An­ders­son. Una se­lec­ción sin es­tri­den­cias, so­bria, que des­ta­ca por su fuer­za co­lec­ti­va, por su or­den tác­ti­co edi­fi­ca­do so­bre un sol­ven­te 4-4-2, que com­bi­na fuer­za fí­si­ca, or­den y buen to­que téc­ni­co, pe­ro ca­ren­te de gran­des nom­bres y chis­pas de in­ge­nio o ta­len­to lla­ma­ti­vos.

“Te­ne­mos un buen co­lec­ti­vo, un buen equi­po, y es­ta­mos ha­cien­do un gran tra­ba­jo jun­tos. Po­see­mos una gran in­te­li­gen­cia tác­ti­ca y tie­ne que se­guir sien­do así con­tra cual­quier ri­val. Jun­tos so­mos más fuer­tes”, des­cri­be An­ders­son a su se­lec­ción, un gru­po bien ar­ma­do y so­li­da­rio, ca­paz de ga­nar a Fran­cia o a Ita­lia, pe­ro tam­bién de su­frir con Es­to­nia o Ru­ma­nía en los úl­ti­mos amis­to­sos.

No ga­na­rá el Mun­dial, pe­ro Sue­cia pue­de de­jar he­la­do a más de uno por el ca­mino ha­cia oc­ta­vos; un ob­je­ti­vo que no se­ría des­ca­be­lla­do en un gru­po con Ale­ma­nia, Mé­xi­co y Corea del Sur.

Cui­da­do con el pe­li­gro nór­di­co, que ya ha de­ja­do por el ca­mino a Holanda y a Ita­lia “Te­ne­mos un buen co­lec­ti­vo y una gran in­te­li­gen­cia tác­ti­ca”, di­ce An­ders­son de su equi­po

NILS PETTER / GETTY

Emil Fors­berg (26), in­te­rior zur­do del Leip­zig, es la prin­ci­pal re­fe­ren­cia ofen­si­va del equi­po sue­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.