Ha­ga lo que ha­ga, es le­yen­da Un mi­la­gro en un país di­mi­nu­to

La Vanguardia - - ISLANDIA | IRÁN - Ser­gio He­re­dia

Hay 340.000 ha­bi­tan­tes en Is­lan­dia. La ma­yo­ría de sus fut­bo­lis­tas son se­mi­pro­fe­sio­na­les: com­bi­nan el fút­bol con otro ofi­cio. Y el se­lec­cio­na­dor, Hei­mir Hall­grims­son, es den­tis­ta.

Sin em­bar­go, su equi­po apa­re­ce co­mo el 18.º del mun­do se­gún el ran­king de se­lec­cio­nes. Y en la úl­ti­ma Eu­ro­co­pa se plan­tó en cuar­tos de fi­nal, ga­nán­do­se el apo­yo uná­ni­me de la afi­ción in­ter­na­cio­nal. ¿Por qué no?, re­cu­rra­mos al tó­pi­co: “en fút­bol, to­do es po­si­ble”.

Los ex­per­tos se nie­gan a ha­blar de mi­la­gro. Ha­blan de es­tra­te­gia. Si­túan el pun­to de par­ti­da en los pri­me­ros años de es­te si­glo. En aque­llos tiem­pos, Rei­kia­vik di­se­ña­ba un plan de cre­ci­mien­to pa­ra el fút­bol cen­tra­do en los jó­ve­nes: un sis­te­ma de clubs muy bien or­ga­ni­za­do, un sin­fín de cam­pos de en­tre­na­mien­to y un pro­gra­ma de con­tra­ta­ción pa­ra los me­jo­res en­tre­na­do­res. Los me­jo­res, y en to­dos los ni­ve­les: de aba­jo arri­ba y de arri­ba aba­jo.

El pro­yec­to hi­zo de la is­la una mo­der­na fá­bri­ca de fut­bo­lis­tas. Abun­dan los clubs de fút­bol en los al­re­de­do­res de la ca­pi­tal. Hay 75 fut­bo­lis­tas is­lan­de­ses re­par­ti­dos en un aba­ni­co de en­ti­da­des eu­ro­peas.

Aho­ra mis­mo, ya hay 90 clubs ofi­cia­les en Is­lan­dia. Y 600 en­tre­na­do­res con un tí­tu­lo in­ter­na­cio­nal. To­dos ellos co­bran por su tra­ba­jo, no im­por­ta si en­tre­nan a críos o a adul­tos. Los ju­ga­do­res jó­ve­nes com­par­ten las ins­ta­la­cio­nes, mu­chas de ellas ba­jo te­cho, con los fut­bo­lis­tas de pri­me­ra lí­nea. Apren­den de ellos. En Is­lan­dia, os­cu­ra y gé­li­da en el in­vierno, se pue­de ju­gar al fút­bol du­ran­te to­do el año. Hall­grims­son, el se­lec­cio­na­dor, se ofre­ce a ha­blar de es­tra­te­gia con los fe­li­gre­ses en al­gún bar de la ca­pi­tal. Pa­ra ello, so­lo im­po­ne una con­di­ción: “Por fa­vor, las gra­ba­do­ras, apa­ga­das”.

El re­sul­ta­do del ejer­ci­cio ha si­do sen­sa­cio­nal. Is­lan­dia fue la re­ve­la­ción de la úl­ti­ma Eu­ro­co­pa. So­lo tran­si­gió en cuar­tos, an­te los fran­ce­ses. Y ya cuen­ta con ju­ga­do­res de má­xi­ma en­ti­dad. En­tre ellos se en­cuen­tra Gyl­fi Si­gurds­son, un fe­nó­meno en el Ever­ton, don­de ha su­ma­do 18 go­les en es­ta úl­ti­ma tem­po­ra­da. A su al­re­de­dor, los is­lan­de­ses bai­lan mien­tras en­to­nan sus cán­ti­cos vi­kin­gos, los Hu, esa voz que pre­ten­den po­pu­la­ri­zar en Ru­sia.

UMIT BEKTAS / REUTERS

Hei­mir Hall­grims­son, téc­ni­co is­lan­dés, ha he­cho del con­jun­to un re­fe­ren­te mun­dial: Is­lan­dia fi­gu­ra 18.º en el ran­king de se­lec­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.