La pre­sen­cia del as­tro, fo­co del de­ba­te en Li­ma

La Vanguardia - - NIGERIA | PERÚ - Ser­gio He­re­dia

Pa­ra­do­jas de la vi­da, el hom­bre que más ha­bía he­cho por de­vol­ver a Pe­rú al Mun­dial ha estado a pun­to de per­der­se el Mun­dial. El ca­so Pao­lo Gue­rre­ro (34) se ha re­suel­to a úl­ti­ma ho­ra, por me­dia­ción de la jus­ti­cia or­di­na­ria sui­za. Un po­co más, y Pe­rú que­da co­ja. El asun­to ha ocu­pa­do por­ta­das en la pren­sa pe­rua­na. Gue­rre­ro lle­va­ba tiem­po llo­ran­do sus pe­nas. La Agen­cia Mun­dial Antidopaje (AMA) le ha­bía ce­rra­do las puer­tas el año pa­sa­do: el as­tro ha­bía da­do po­si­ti­vo por co­caí­na. En prin­ci­pio, la san­ción era de seis me­ses. Pe­ro el Tri­bu­nal de Ar­bi­tra­je De­por­ti­vo, en las úl­ti­mas se­ma­nas, ha­bía ele­va­do la sus­pen­sión has­ta los ca­tor­ce. Tal y co­mo iban las co­sas, Gue­rre­ro se­gui­ría ale­ja­do del fút­bol has­ta el año que vie­ne. Adiós, Ru­sia.

Has­ta aho­ra, de po­co, o de na­da, le ha­bían ser­vi­do sus ale­ga­cio­nes. Gue­rre­ro in­sis­tía en que la co­caí­na ve­nía de una ta­za de té, que la ha­bía con­su­mi­do sin que­rer­lo en un ho­tel.

La jus­ti­cia le ha­bía da­do la es­pal­da. Pe­rú, que lle­va­ba 36 años es­pe­ran­do es­te mo­men­to, su re­gre­so a la Co­pa del Mun­do, se lo ha­bía to­ma­do fa­tal. Hay que re­mon­tar­se al Mun­dial de Es­pa­ña, en el 82, pa­ra re­vi­sar a los pe­rua­nos en una fa­se fi­nal. Los mi­llen­nials no han vis­to a Pe­rú en­tre los me­jo­res.

En es­ta aven­tu­ra, el pa­pel de Gue­rre­ro se an­to­ja­ba cla­ve. En sus 85 par­ti­dos con la se­lec­ción, ha­bía mar­ca­do 32 go­les. Más que nin­gún otro pe­ruano. Por en­ci­ma de dos ta­len­tos de le­yen­da, co­mo Cu­bi­llas o So­til, dos fe­nó­me­nos del pa­sa­do, de los se­ten­ta y los ochen­ta. Su ca­so se ha­bía con­ver­ti­do en un asun­to de Estado en Li­ma, por cu­yas ca­lles han des­fi­la­do mi­les de afi­cio­na­dos, re­cla­man­do cle­men­cia. “Sé fuer­te Pao­lo, es­ta­mos con­ti­go”, col­ga­ban car­te­les en las ca­lles de la ca­pi­tal. Te­le­vi­sio­nes y ra­dios lo­ca­les in­sis­tían en los pros y con­tras de su au­sen­cia. In­clu­so Mar­tín Viz­ca­rra, pre­si­den­te de Pe­rú des­de mar­zo, ha­bía de­ci­di­do arre­man­gar­se: or­de- nó a su em­ba­ja­dor en Zu­rich que co­la­bo­ra­ra en la ape­la­ción de Gue­rre­ro an­te la cor­te su­pre­ma sui­za. To­das esas ges­tio­nes die­ron re­sul­ta­do. El 31 de ma­yo, el Tri­bu­nal Fe­de­ral de Sui­za acor­da­ba sus­pen­der pro­vi­sio­nal­men­te su in­ha­bi­li­ta­ción.

ER­NES­TO BENAVIDES / AFP

Pao­lo Gue­rre­ro, má­xi­mo go­lea­dor en la his­to­ria de Pe­rú, li­de­ra­rá a la se­lec­ción de Ga­re­ca, tras la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal de su in­ha­bi­li­ta­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.