El ata­can­te del Li­ver­pool es la es­tre­lla de Se­ne­gal

La Vanguardia - - SENEGA | TÚNEZ - Ja­vier Al­fa­ro

Corea y Ja­pón 2002 arran­có con un Fran­cia-Se­ne­gal que de­pa­ró un ines­pe­ra­do desen­la­ce. Les bleus de­fen­dían el tí­tu­lo con­quis­ta­do cua­tro años an­tes y eran cla­ros fa­vo­ri­tos al triun­fo an­te unos leo­nes de la Te­ran­ga que aquel 31 de ma­yo de­bu­ta­ban en un Mun­dial, pe­ro un so­li­ta­rio tan­to de Bou­ba Diop (tras una gran ju­ga­da de El Had­ji Diouf con ayu­da de Fa­bian Bart­hez) bas­tó pa­ra rom­per to­dos los pro­nós­ti­cos. En aquel equi­po, que al­can­zó los cuar­tos de fi­nal pa­ra caer an­te Tur­quía en la pró­rro­ga, el ca­pi­tán era un Aliou Cis­sé que 16 años más tar­de ha si­do el en­car­ga­do de di­ri­gir des­de la ban­da el re­gre­so de Se­ne­gal a un Mun­dial. Su­yo es el mé­ri­to de ha­ber crea­do un con­jun­to com­pac­to ha­cien­do de las tran­si­cio­nes rá­pi­das su ma­yor vir­tud y con una es­tre­lla bri­llan­do con luz pro­pia: Sa­dio Ma­né. El ata­can­te del Li­ver­pool ha al­can­za­do la ma­du­rez fut­bo­lís­ti­ca de la mano de Jür­gen Klopp y es­tá lla­ma­do a co­man­dar la par­ce­la ofen­si­va de un equi­po que sa­be abrir el cam­po pa­ra apro­ve­char el po­de­río fí­si­co de sus ju­ga­do­res. Ma­né es el crack sin nin­gún ti­po de dis­cu­sión, pe­ro otros hom­bres muy a te­ner en cuen­ta en ese ata­que son el eléc­tri­co Kei­ta Bal­dé (ma­de in La Ma­sia), el po­ten­te M’Ba­ye Niang y el ex­pe­ri­men­ta­do Mous­sa Sow.

Pe­ro si el te­ja­do de la ca­sa no es­tá na­da mal, los ci­mien­tos tam­bién son más que fir­mes. En la me­du­lar Se­ne­gal cuen­ta con va­rios ju­ga­do­res de los de­no­mi­na­dos co­mo box to box, des­ta­can­do en­tre ellos Idris­sa Gue­ye. Y en la re­ta­guar­dia es­tán el im­po­nen­te Ka­li­dou Kou­li­baly, cur­ti­do en mil ba­ta­llas co­mo in­dis­cu­ti­ble en la za­ga del Ná­po­les, y el emer­gen­te Sa­lif Sa­né, una to­rre de 1,96 me­tros que cons­ti­tu­ye to­da una ga­ran­tía en el jue­go aé­reo. En de­fi­ni­ti­va, el pue­blo de Se­ne­gal tie­ne mo­ti­vos más que su­fi­cien­tes co­mo pa­ra ilu­sio­nar­se y so­ñar con que es­ta se­lec­ción emu­le a la de Corea y Ja­pón 2002. So­bre el pa­pel, en el gru­po H Co­lom­bia y Po­lo­nia es­tán se­ña­la­dos co­mo los fa­vo­ri­tos a lo­grar el pa­se, pe­ro si se des­pis­tan, los de Aliou Cis­sé son per­fec­ta­men­te ca­pa­ces de co­lar­se en los oc­ta­vos de fi­nal. Gran par­te de sus op­cio­nes se las ju­ga­rá en el de­but fren­te a Ro­bert Le­wan­dows­ki y com­pa­ñía en un due­lo de con­tras­tes que pro­me­te ser apa­sio­nan­te.

DA­VE WIN­TER / GETTY

Sa­dio Ma­né ha pro­ta­go­ni­za­do una gran tem­po­ra­da en An­field y es­tá lla­ma­do a ser el ju­ga­dor cla­ve pa­ra que Se­ne­gal ten­ga éxi­to en Ru­sia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.