La vuel­ta al mun­do en 88 años

El Mun­dial de Uru­guay, de 1930, es­tá a años luz del que em­pie­za hoy en Ru­sia, co­mo el fút­bol de ayer y el de aho­ra

La Vanguardia - - DE URUGUAY A RUSIA - Do­min­go Mar­che­na

Ob­ser­ven es­tas fo­tos. ¿Per­mi­te la cor­ta exis­ten­cia de un ser hu­mano sal­tar del neo­lí­ti­co a la edad mo­der­na? Go­yath­lay, el que bos­te­za, creía que sí. Es­te in­dó­mi­to apa­che chi­ri­ca­gua ha pa­sa­do a la his­to­ria co­mo Ge­ró­ni­mo, el nom­bre que le die­ron los me­xi­ca­nos y es­ta­dou­ni­den­ses a los que ate­rro­ri­zó du­ran­te tan­tos años. Na­ció en la edad de pie­dra, en las mon­ta­ñas de So­no­ra, y mu­rió en 1909, oc­to­ge­na­rio. Los su­yos uti­li­za­ban fle­chas con pun­tas de sí­lex, pe­ro él co­no­ció a lo lar­go de su vi­da la pól­vo­ra, la fo­to­gra­fía, el te­lé­gra­fo, el tren y las ex­po­si­cio­nes uni­ver­sa­les, co­mo la de 1904 en San Luis, Mi­su­ri, don­de lo ex­hi­bie­ron ca­si co­mo un ob­je­to de fe­ria.

Vuel­van aho­ra a las fo­tos. El de­por­tis­ta de la iz­quier­da, Ot­to Har­der (1892-1956), es un gue­rre­ro de la edad de pie­dra. El de la de­re­cha, Leo Mes­si, que cum­pli­rá 31 años el día 24, vi­ve el ce­nit de su ca­rre­ra y es un sol­da­do del fu­tu­ro.

La pri­me­ra ima­gen es de una fe­cha in­de­ter­mi­na­da de 1930; la se­gun­da es del pa­sa­do 29 de ma­yo, cuan­do Ar­gen­ti­na se en­fren­tó en un amis­to­so a Haití en Bue­nos Ai­res (4-0). En los 88 años que me­dian en­tre el Mun­dial de Uru­guay y el que em­pie­za hoy en Ru­sia los fut­bo­lis­tas han lle­ga­do a Mar­te. El via­je se re­su­me en es­tas fo­tos.

El fút­bol ha cam­bia­do ca­si tan­to co­mo los es­ta­dios. El pú­bli­co que ve al ale­mán Ot­to Har­der es­tá de pie. Los que aplau­den a Mes­si, có­mo­da­men­te sen­ta­dos. Los pri­me­ros es­ta­dios mo­der­nos eran cons­truc­cio­nes es­par­ta­nas, sin asien­tos o con sim­ples gra­das de hor­mi­gón y don­de las pis­tas de atle­tis­mo o de ci­clis­mo –si las ha­bía– ale­ja­ban mu­cho a los es­pec­ta­do­res de sus ído­los (co­mo ocu­rría tam­bién en el des­apa­re­ci­do Sta­dio de­lle Al­pi de Tu­rín, que se inau­gu­ró en 1990, aun­que se cons­tru­yó con criterios an­ti­guos, lo que ex­pli­ca que fue­ra de­mo­li­do ape­nas 19 años des­pués).

En la épo­ca de los pioneros, los par­ti­dos se ce­le­bra­ban de día, con luz natural. Los cam­pos de hoy, don­de se pue­de ju­gar de no­che y con luz ar­ti­fi­cial, per­mi­ten ver a los ju­ga­do­res muy de cer­ca (si el bol­si­llo lo per­mi­te). Tam­bién pue­den al­ber­gar mu­seos, res­tau­ran­tes y cen­tros co­mer­cia­les. ¿Qué se­rá lo si­guien­te? Qa­tar ha anun­cia­do que sus ins­ta­la­cio­nes pa­ra el Mun­dial del 2022 ten­drán ai­re acon­di­cio­na­do... Y si los es­ta­dios han cam­bia­do, lo de los fut­bo­lis­tas ha si­do una re­vo­lu­ción.

La equi­pa­ción, los en­tre­na­mien­tos, la pre­pa­ra­ción fí­si­ca y la for­ma de via­jar y de afron­tar los par­ti­dos –con es­ta­dís­ti­cas, al­go­rit­mos y ví­deos– no tie­nen na­da que ver con la de los ini­cios. Aun­que tam­bién en el de­por­te hay cla­ses y cla­ses, nun­ca ha si­do más cier­to el le­ma del Li­ver­pool, “you’ll ne­ver walk alo­ne” (nun­ca ca­mi­na­rás so­lo). Psi­có­lo­gos, fi­sio­te­ra­peu­tas, ma­sa­jis­tas y nu­tri­cio­nis­tas ro­dean a las es­tre­llas. La cohor­te de es­cu­de­ros es in­ter­mi-

El de­lan­te­ro ale­mán Ot­to Har­der, en un par­ti­do de 1930; un año des­pués col­gó las bo­tas y en 1932 abra­zó la bar­ba­rie na­zi

na­ble: ase­so­res, re­pre­sen­tan­tes, je­fes de pren­sa, asis­ten­tes per­so­na­les y res­pon­sa­bles de sus re­des so­cia­les o com­mu­nity ma­na­gers.

Hoy en día ape­nas de­jan se­cue­las le­sio­nes que no ha­ce tan­to im­pli­ca­ban un adiós pre­ma­tu­ro, co­mo el pa­ta­dón de Ma­ra­ñón que le frac­tu­ró la ti­bia y el pe­ro­né a un pro­me­te­dor Ja­vier Cle­men­te y lo re­ti­ró de los te­rre­nos de jue­go el 23 de no­viem­bre de 1969. La me­di­ci­na ha avan­za­do y las ope­ra­cio­nes de li­ga­men­tos y de me­nis­co han da­do pa­sos de gi­gan­te. La re­cu­pe­ra­ción de los es­fuer­zos, tam­bién. Los ju­ga­do­res que dispu­taron aquel pri­mer Mun­dial de 1930 te­nían co­mo ca­si úni­co re­me­dio las frie­gas de al­cohol o de tre­men­ti­na, en par­ti­cu­lar las del ar­chi­fa­mo­so li­ni­men­to Sloan. Si a ellos les hu­bie­ran ha­bla­do de las nue­vas téc­ni­cas de oxi­ge­no­te­ra­pia y de las cá­ma­ras hi­per­bá­ri­cas, ha­brían creí­do que les to­ma­ban el pe­lo. Y, sin em­bar­go, la tec­no­lo­gía pa­ra au­men­tar (de for­ma le­gal) la to­le­ran­cia al ejer­ci­cio y pa­ra in­cre­men­tar la ener­gía mus­cu­lar y ayu­dar en la re­cu­pe­ra­ción de la fa­ti­ga pa­re­ce no te­ner lí­mi­tes. Tam­bién los cuer­pos de los fut­bo­lis­tas se adap­tan me­jor a las exi­gen­cias de la com­pe­ti­ción, que ha ga­na­do en ve­lo­ci­dad y es­pec­ta­cu­la­ri­dad. In­clu­so un ju­ga­dor po­co cor­pu­len­to co­mo Mes­si (1,70 de al­tu­ra) es­tá más mus­cu­la­do que un gi­gan­te co­mo Ot­to Har­der, de 1,90. Com­pa­ren el cuá­dri­ceps de uno y otro. Mu­chí­si­mo más tra­ba­ja­do (y por lo tan­to más pro­te­gi­do an­te po­si­bles le­sio­nes) el del ar­gen­tino. El rit­mo de jue­go más pau­sa­do per­mi­tió que le­yen­das co­mo el ma­dri­dis­ta Fe­renc Pus­kás lu­cie­ran una no­ta­ble ba­rri­gui­ta. En tiem­pos más re­cien­tes, a Ro­má­rio, “un ju­ga­dor de di­bu­jos ani­ma­dos” (Val­dano di­xit), tam­bién se le adi­vi­na­ba la cur­va de la fe­li­ci­dad. Hoy ma­rcar ab­do­mi­na­les es ca­si tan im­por­tan­te pa­ra al­gu­nos co­mo ma­rcar go­les o co­mo la go­mi­na lo fue pa­ra otros no ha­ce tan­to. Los ta­tua­jes son la nue­va go­mi­na. “Guar­da­me­ta en el pol­vo”. Así ca­li­fi­có Al­ber­ti a Fe­renc Plat­ko, el hún­ga­ro que de­fen­dió la por­te­ría azul­gra­na en­tre 1923 y 1930. “Tu edad de otras eda­des se ali­men­ta”, le di­ce Be­ne­det­ti a Ma­ra­do­na en Hoy tu tiem­po es real.

Los fut­bo­lis­tas de éli­te ya no jue­gan en el pol­vo, pe­ro co­mo re­cuer­dan los poe­tas son he­re­de­ros de los fan­tas­mas del pa­sa­do.

Mes­si, his­to­ria vi­va y re­fe­ren­te de fút­bol, su­pera a un ri­val: cual­quier pa­re­ci­do con la ju­ga­da de la otra foto es pu­ra ca­sua­li­dad

1930

2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.