El me­ca­nis­mo oxi­da­do

La Vanguardia - - LAS AUSENTES - Ju­ga­do­res ho­lan­de­ses, de­cep­cio­na­dos tras con­fir­mar­se su eli­mi­na­ción

“Hoy día los ju­ga­do­res só­lo sa­ben chu­tar con el em­pei­ne. Yo po­día chu­tar con el em­pei­ne, el in­te­rior y el ex­te­rior de los dos pies. Es de­cir, que era seis ve­ces me­jor que los ju­ga­do­res de hoy día”. No re­cuer­do ha­ber leí­do nun­ca es­ta fra­se que va­rias pá­gi­nas de In­ter­net atri­bu­yen a Johan Cruyff. Pe­ro es to­tal­men­te cohe­ren­te con su ma­ne­ra de en­ten­der el fút­bol, la que apren­dió y desa­rro­lló en la es­cue­la del Ajax y con la se­lec­ción ho­lan­de­sa y que, más ade­lan­te, ex­por­tó al Ba­rça. Pro­ba­ble­men­te tam­bién ex­pli­que la fa­se de­ca­den­te en la que ha en­tra­do el fút­bol neer­lan­dés, in­ca­paz de cla­si­fi­car­se ni pa­ra la Eu­ro­co­pa 2016 ni pa­ra el Mun­dial 2018.

El fut­bo­lis­ta te­nía que ser tan ver­sá­til co­mo pu­die­ra: chu­tar con las dos pier­nas, en­ten­der las exi­gen­cias de ca­da po­si­ción del cam­po, sa­ber ata­car, sa­ber de­fen­der y sa­ber pa­sar de un es­ta­dio al otro con ra­pi­dez. El fun­da­men­to del fút­bol to­tal, aquel es­ti­lo de jue­go que ma­ra­vi­lló al mun­do en el cam­peo­na­to de 1974, era emi­nen­te­men­te téc­ni­co. Pe­ro, cla­ro es­tá, “la téc­ni­ca no es ha­cer mil to­ques de pe­lo­ta sin que cai­ga al sue­lo”, di­ce Cruyff en otra par­te. “Te­ner téc­ni­ca es pa­sar la pe­lo­ta al pri­mer to­que, a la ve­lo­ci­dad jus­ta, en el pie que to­ca de tu com­pa­ñe­ro de equi­po”. Es­ta ma­ne­ra de en­ten­der el fút­bol, que yo siem­pre ha­bía iden­ti­fi­ca­do con Holanda, ofre­cía equi­pos vis­to­sos con fut­bo­lis­tas ex­qui­si­tos, que ha­cían cir­cu­lar la pe­lo­ta de pri­me­ras, en pa­ses cor­tos y ra­sos por to­do el te­rreno de jue­go. La pre­ci­sión y la ve­lo­ci­dad de las com­bi­na­cio­nes ha­cía pen­sar en el me­ca­nis­mo in­te­rior de un re­loj. De aquí el so­bre­nom­bre de clock­work oran­ge, que re­fe­ría el sen­ti­do li­te­ral del tí­tu­lo de la no­ve­la de Ant­hony Bur­gess más que su con­te­ni­do. La na­ran­ja me­cá­ni­ca, le lla­ma­mos aquí, has­ta que el tiqui-taca de An­drés Mon­tes, apli­ca­do a la se­lec­ción es­pa­ño­la que do­ble­ga­ría a la ho­lan­de­sa en la fi­nal del Mun­dial de Su­dá­fri­ca, re­cu­pe­ró el dring re­lo­je­ro pa­ra des­cri­bir la evo­lu­ción de aquel es­ti­lo de jue­go.

Pre­ci­sa­men­te fue en el 2010 cuan­do el es­ti­lo has­ta en­ton­ces tan iden­ti­fi­ca­do con el co­lor na­ran­ja de­mos­tró ser vá­li­do pa­ra cual­quier ge­ne­ra­ción bri­llan­te de fut­bo­lis­tas, vi­nie­ran de don­de vi­nie­ran. El Ba­rça ya ha­cía años que lo apli­ca­ba. Mi sim­pa­tía por el fút­bol neer­lan­dés, de­bi­da a la he­ren­cia fa­mi­liar y mar­ca­da a fue­go en la Eu­ro 88, fue per­dien­do la ban­de­ra pa­ra con­ver­tir­se en lo que es hoy: una es­pe­cie de fe ca­pri­cho­sa, no por com­par­ti­da me­nos ex­tra­ña, un nu­do de ideas y for­mas muy gran­des y bo­ni­tas, al­gu­nos pre­jui­cios, recuerdos y sim­pa­tías que me da la im­pre­sión que con­ser­vo en un lu­gar más pro­fun­do, sen­ti­do e irre­nun­cia­ble que cual­quier fi­de­li­dad a unos co­lo­res, idea po­lí­ti­ca o sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.