La Vanguardia

La pri­me­ra pin­tu­ra de Leo­nar­do Da Vin­ci

Un ex­per­to en Leo­nar­do des­ve­la su pri­me­ra obra pic­tó­ri­ca, fe­cha­da en 1471

- ANNA BUJ Ro­ma. Correspons­al

Dos guar­dias de se­gu­ri­dad la cus­to­dia­ban aten­ta­men­te ante la mi­ra­da de los pe­rio­dis­tas. Era una ur­na de cris­tal, ta­pa­da con una te­la ma­rrón. “¡Voi­là!”, di­jo el his­to­ria­dor del ar­te italiano Er­nes­to So­la­ri al des­cu­brir lo que ha­bía en su in­te­rior: un pre­cio­so pe­que­ño azu­le­jo que re­tra­ta al Ar­cán­gel Gabriel y que, según el ex­per­to, fue rea­li­za­do por el ge­nio re­na­cen­tis­ta Leo­nar­do da Vin­ci.

El úl­ti­mo mis­te­rio de Leo­nar­do lle­ga un año an­tes de que en ma­yo del año que vie­ne se cum­plan 500 años de su muer­te. Y no es un mis­te­rio menor. Se tra­ta de la con­si­de­ra­da la pri­me­ra obra pic­tó­ri­ca de Leo­nar­do, un Ar­cán­gel Gabriel fe­cha­do en abril de 1471 y que, in­clu­so, po­dría lle­gar a ser su pri­mer au­to­rre­tra­to.

“Te­ne­mos prue­bas tan­gi­bles que nos han re­ga­la­do la cien­cia, el es­tu­dio y el mis­mo Leo­nar­do, con exá­me­nes y de­mos­tra­cio­nes”, ex­pli­có el pro­fe­sor So­la­ri en la pre­sen­ta­ción de la obra, en la aso­cia­ción de co­rres­pon­sa­les de Ro­ma. “He­mos he­cho to­do lo hu­ma­na­men­te po­si­ble para de­mos­trar que es ori­gi­nal. La cien­cia nos di­ce que es au­tén­ti­co. No es­pe­ro ob­je­cio­nes, sino par­ti­ci­pa­ción a es­ta jor­na­da tan im­por­tan­te por­que hoy com­ple­ta­mos el mo­sai­co de Leo­nar­do”, ase­gu­ró.

El de­ba­te sobre la au­ten­ti­ci­dad de la obra só­lo es cues­tión de horas, pe­ro tan­to So­la­ri, que ya ha iden­ti­fi­ca­do otras pie­zas atri­bui­das a Leo­nar­do en el pa­sa­do, co­mo la gra­fó­lo­ga Iva­na Ro­sa Bon­fan­tino, es­tán con­ven­ci­dos de que se tra­ta la pri­me­ra ge­nia­li­dad de un jo­ven Leo­nar­do de en­tre 18 y 19 años, cuan­do ape­nas aca­ba­ba de salir de la es­cue­la de Ve­rroc­chio.

Se tra­ta de un azu­le­jo en te­rra­co­ta es­mal­ta­da (ma­yó­li­ca) que ha si­do lim­pia­do re­cien­te­men­te y que en sus pe­que­ñas di­men­sio­nes (de 20 x 20 cen­tí­me­tros y con un 1,2 de es­pe­sor) ilus­tra al men­sa­je­ro divino con alas de pa­vo real, una au­reo­la do­ra­da, y una ex­pre­sión ex­tre­ma­da­men­te rea­lis­ta. Con mu­cha pro­ba­bi­li­dad lo ha­bría rea­li­za-

do en la te­je­ría de su abue­lo, en la lo­ca­li­dad tos­ca­na de Bac­che­ret­to, don­de vi­vió des­de los dos años y has­ta que in­gre­só en la aca­de­mia. “Era al­go na­tu­ral para él”, cuen­ta So­la­ri.

Las con­clu­sio­nes de que se tra­ta del pri­mer Da Vin­ci son re­sul­ta­do de tres años de in­ves­ti­ga­ción re­fle­ja­dos en un in­for­me de 6.000 pá­gi­nas. Según So­la­ri, na­die lo pue­de poner en du­da des­pués de que dos la­bo­ra­to­rios ita­lia­nos di­fe­ren­tes que han rea­li­za­do ex­trac­cio­nes para com­pro­bar los di­fe­ren­tes es­tra­tos de la te­rra­co­ta, ade­más de ha­ber lle­va­do a ca­bo una téc­ni­ca muy avan­za­da que con­sis­te en una prue­ba de in­fra­rro­jos que descubre las le­tras y nú­me­ros ocul­tos a pri­me­ra vis­ta.

Aquí ha par­ti­ci­pa­do Bon­fan­tino. “To­dos los es­cri­tos pre­sen­tes en el Ar­cán­gel Gabriel son atri­bui­bles a un jo­ven Leo­nar­do”, co­rro­bo­ró es­ta gra­fó­lo­ga de la uni­ver­si­dad Lum­sa de Ro­ma. Ade­más de la téc­ni­ca, la pro­ve­nien­cia del azu­le­jo (de Mon­te­lu­po, una zo­na de Ita­lia don­de la ar­ci­lla era po­bre en cuar­zo des­de la épo­ca de los etrus­cos) y las com­pro­ba­cio­nes es­té­ti­cas y es­ti­lís­ti­cas, la prin­ci­pal prue­ba de que es­ta pie­za po­dría per­te­ne­cer a Leo­nar­do es su fir­ma, mi­me­ti­za­da en la par­te in­te­rior de la man­dí­bu­la. Gra­cias a los rayos in­fra­rro­jos ase­gu­ran que han des­cu­bier­to un es­cri­to de­trás de dos ca­pas de es­mal­te –lo que im­po­si­bi­li­ta que ha­ya si­do fal­si­fi­ca­do pos­te­rior­men­te– de 2,6 cm que po­dría pa­re­cer­se a “Da Vin­ci lio­nar­do” es­cri­to de iz­quier­da a de­re­cha, jun­to a la fe­cha, 1471.

En esa épo­ca, el Ar­cán­gel Gabriel era “una es­tre­lla”, según el pro­fe­sor So­la­ri. “Se vi­vie­ron unos cuan­tos he­chos ex­tra­or­di­na­rios li­ga­dos al men­sa­je­ro divino”, cuen­ta. En­tre ellos, se di­ce que al­re­de­dor de 1471 a Bea­to Ama­deo da Sil­va y Me­ne­ses (1420-1482), con­se­je­ro del papa Sixto IV, se le apa­re­ció el Ar­cán­gel y le re­ve­ló se­cre­tos ce­les­tes e in­for­ma­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias sobre el Apo­ca­lip­sis de San Juan, lo que le hi­zo muy po­pu­lar en­tre los ar­tis­tas.

El ex­per­to con­si­de­ra que se­ría ra­zo­na­ble que Leo­nar­do, un ge­nio ob­se­sio­na­do con pa­sar a la eter­ni­dad, qui­sie­ra re­pre­sen­tar­se co­mo es­ta fi­gu­ra me­dian­te la pla­ca de te­rra­co­ta es­mal­ta­da, un ma­te­rial muy di­fí­cil de da­ñar. “Con mu­chí­si­ma pro­ba­bi­li­dad es el pri­mer au­to­rre­tra­to de Da Vin­ci”, ase­gu­ra el ex­per­to leo­nar­dis­ta. Lo com­pa­ró con el pri­me­ro co­no­ci­do has­ta el mo­men­to, uno de los per­so­na­jes de La Ado­ra­ción de los Ma­gos de 1481.

La pre­gun­ta cla­ve es qué ha su­ce­di­do con es­te azu­le­jo en los si­glos que ha per­ma­ne­ci­do es­con­di­do. Aun­que hay al­gu­nos va­cíos, se co­no­ce que los pro­pie­ta­rios de es­ta pie­za con un valor “ines­ti­ma­ble” son una ra­ma de los des­cen­dien­tes de los Fe­ni­ce di Ra­ve­llo, una fa­mi­lia noble que por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad no han que­ri­do des­ve­lar su iden­ti­dad. Se tra­ta de gen­te que ya tie­ne va­rias va­lio­sas obras de ar­te en su po­se­sión, y que en una repartició­n de una he­ren­cia ha­ce tres años se die­ron cuen­ta de que el azu­le­jo po­dría per­te­ne­cer a Da Vin­ci. Fue en­ton­ces cuan­do lla­ma­ron a So­la­ri y Bon­fan­tino.

La pla­ca de te­rra­co­ta ha es­ta­do en es­ta an­ti­gua fa­mi­lia ita­lia­na des­de 1499, cuan­do se la do­nó la du­que­sa de Amal­fi, Jua­na de Ara­gón, jun­to a una par­te de te­rreno co­mo com­pen­sa­ción a unos fa­vo­res del pa­sa­do. La du­que­sa –ase­si­na­da en 1510 por or­den de su her­mano, el car­de­nal Luis de Ara­gón, por su aven­tu­ra con un ma­yor­do­mo– re­pre­sen­ta en sí mis­ma otro de los mis­te­rios de Leo­nar­do. Se di­ce que era tan be­lla que el ar­tis­ta que­rría ha­ber­le he­cho un re­tra­to, que no ha sa­li­do a la luz. Así que al­gu­nas vo­ces con­si­de­ran que ella po­dría ser la mu­jer re­pre­sen­ta­da en La Gio­con­da.

No sa­be­mos qué fue del azu­le­jo en los vein­te años des­de que fue fe­cha­do has­ta que la du­que­sa lo do­nó en 1499, pe­ro So­la­ri pien­sa que el mis­mo Leo­nar­do po­dría ha­ber­lo car­ga­do jun­to a él y ha­ber­lo re­ga­la­do a Jua­na de Ara­gón, nie­ta de Fer­nan­do I de Ná­po­les, por el na­ci­mien­to de su hi­jo Al­fon­so II Pic­co­lo­mi­ni. “El he­cho de que la fir­ma­se prue­ba que es­ta­ba sa­tis­fe­cho con la obra”, se­ña­la Bon­fan­tino.

Mien­tras una co­pia del azu­le­jo se ex­pon­drá a par­tir de ma­ña­na, el ori­gi­nal que­da­rá en una ca­ja fuer­te de un ban­co italiano a la espera de un com­pra­dor. La in­ten­ción de So­la­ri es que sea ven­di­do al Es­ta­do italiano y ex­pues­to en una de las gran­des sa­las de es­te país an­tes de que se mar­che otra obra de Leo­nar­do al ex­tran­je­ro. “He­mos per­di­do La Gio­con­da, no po­de­mos per­der también es­to”, avi­só.

 ??  ??
 ?? AR­CHI­VO ??
AR­CHI­VO
 ?? CO­LEC­CIÓN PRI­VA­DA ??
CO­LEC­CIÓN PRI­VA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain