La Vanguardia

Croa­cia hu­mi­lla a Ar­gen­ti­na y la deja al bor­de de la eli­mi­na­ción

El equi­po de un flo­jo Mes­si que­da con­tra las cuer­das tras nau­fra­gar ante Croa­cia

- JUAN BAU­TIS­TA MAR­TÍ­NEZ Nizh­ni Nóv­go­rod En­via­do es­pe­cial LA CRÓ­NI­CA

Ges­tos des­en­ca­ja­dos. Co­ra­zo­nes en­co­gi­dos. Mi­ra­das per­di­das. Un desas­tre ab­so­lu­to. Eso es un gi­gan­te del fút­bol co­mo Ar­gen­ti­na en es­te Mun­dial. To­da­vía no es­tá eli­mi­na­da y pue­de con­se­guir la cla­si­fi­ca­ción si ga­na a Ni­ge­ria el mar­tes y en fun­ción de otros re­sul­ta­dos (los afri­ca­nos jue­gan hoy ante Is­lan­dia) pe­ro su con­ti­nui­dad en Ru­sia 2018 pen­de de un hi­lo y con un goal-ave­ra­ge muy des­fa­vo­ra­ble. Ayer no só­lo no reac­cio­na­ron sino que se vie­ron su­pe­ra­dos por Croa­cia, un equi­po con cla­se, con las ideas muy cla­ras y que ya es­tá en oc­ta­vos tras su­mar su se­gun­da vic­to­ria. El con­jun­to de Sam­pao­li ca­yó a plo­mo tras el error ma­yúscu­lo de Ca­ba­lle­ro, que de­jó un ba­lón flo­tan­do al in­ten­tar de­vol­vér­se­lo a Mer­ca­do, cir­cuns­tan­cia apro­ve­cha­da por Re­bic para mar­car el 0-1 de me­dia ti­je­ra. Lue­go ven­dría el se­gun­do, obra de Mo­dric, un mar­ti­llo jun­to a un Ra­ki­tic que reali­zó un par­ti­do completísi­mo y lo co­ro­nó con el úl­ti­mo tan­to de la no­che.

¿Y Mes­si? Pues mal. Flo­jo. Sin pre­sen­cia. Sin cam­bio de rit­mo. El equi­po no le acom­pa­ña y él tam­po­co se ve con fuer­zas para sa­car es­ta em­pre­sa ade­lan­te. Se le no­tó per­di­do, des­co­nec­ta­do, ali­caí­do. Esa ver­sión en la de­rro­ta que a ve­ces le afec­ta también en el Ba­rça. Ya lle­va seis par­ti­dos mun­dia­lis­tas sin mar­car. De­ma­sia­dos para un ju­ga­dor de su pe­di­grí. El ca­pi­tán ar­gen­tino fue el pri­me­ro en aban­do­nar el cés­ped tras la de­rro­ta.

En una no­che elec­tri­zan­te en Nizh­ni ya se in­tuían al­tas do­sis de dra­ma de­por­ti­vo en el ban­do ar­gen­tino, tan ma­xi­ma­lis­ta y ne­ce­si­ta­do de ale­grías. Sus afi­cio­na­dos re­co­rrie­ron mi­les de ki­ló­me­tros para al­can­zar la ori­lla del Vol­ga y pre­sen­tar­se en un es­ta­dio ma­jes­tuo­so con la es­pe­ran­za de la vic­to­ria pe­ro también con el mie­do en el cuer­po por­que su se­lec­ción no les in­fun­de con­fian­za. Con mu­cha ra­zón.

Para tra­tar de co­rre­gir el fias­co del de­but ante Is­lan­dia Sam­pao­li mo­vió el ár­bol, in­tro­du­jo a Mer­ca­do, Acu­ña y En­zo Pérez por Ro­jo, Bi­glia y Di María y or­de­nó un dis­po­si­ti­vo con dos ca­rri­le­ros. No se an­to­ja­ba un mal plan pe­ro de­lan­te no es­ta­ba un equi­po cual­quie­ra sino la Croa­cia de Ra­ki­tic y Mo­dric, amos de los tem­pos y lan­za­do­res de con­tra­gol­pes ver­ti­gi­no­sos.

No hu­bo go­les has­ta el des­can­so pe­ro en lo que no de­frau­dó el par­ti­do fue en las al­ter­na­ti­vas. Te­nía más el ba­lón Ar­gen­ti­na por­que así lo de­ci­dió Croa­cia, aga­za­pa­da y ju­gan­do con las di­fi­cul­ta­des de la al­bi­ce­les­te en la cons­truc­ción. Por ahí llegó la pri­me­ra oca­sión cla­ra, cuan­do Ra­ki­tic pro­lon­gó un ba­lón con la ca­be­za ha­cia Pe­ri­sic, que se plan­tó ante Ca­ba­lle­ro. El por­te­ro ar­gen­tino des­vió su chut.

Res­pon­die­ron los de Sam­pao­li con una com­bi­na­ción en­tre Mes­si, Sal­vio y En­zo Pérez, cu­yo re­ma­te fue abor­ta­do por un de­fen­sa. El ex­ju­ga­dor del Valencia go­zó más ade­lan­te de una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad tras una pe­ne­tra­ción de Acu­ña que ter­mi­nó en los pies del cen­tro­cam­pis­ta. Pa­re­cía fá­cil mar­car por­que

JU­GA­DA CLA­VE

Ca­ba­lle­ro erró de for­ma gro­tes­ca ante Re­bic en una ce­sión y a par­tir de ahí Ar­gen­ti­na se hun­dió

FES­TI­VAL FI­NAL

Los croa­tas co­ro­na­ron su triun­fo con go­les de Mo­dric y Ra­ki­tic y ya es­tán cla­si­fi­ca­dos

no ha­bía por­te­ro pe­ro la echó fue­ra.

Lo me­jor para Ar­gen­ti­na eran sus aga­llas, su de­seo. Lo me­nos bueno, dos fac­to­res. El pri­me­ro, que su de­fen­sa se­guía tem­blan­do y las po­cas ve­ces que pre­sio­nó Croa­cia es­tu­vo cer­ca de ve­nir­se aba­jo. El se­gun­do, la po­ca par­ti­ci­pa­ción de Mes­si en el en­cuen­tro. Leo no apa­re­cía ni para re­ma­tar ni para asis­tir. No lo ha­ría casi nun­ca.

Más lo hacía un in­fa­ti­ga­ble Ra­ki­tic. Mien­tras, Mo­dric se­lec­cio­na­ba su bis­tu­rí pe­ro cuan­do lo sa­có a pa­sear fue para ha­bi­li­tar a Re­bic en la úl­ti­ma oca­sión del pri­mer ac­to. Su com­pa­ñe­ro no su­po apro­ve­char el re­ga­lo.

To­do es­ta­ba por re­sol­ver, aun­que a Croa­cia el em­pa­te no le ve­nía mal y po­día ir ali­men­tan­do la an­sie­dad ar­gen­ti­na. Una an­gus­tia que llegó a co­tas ele­va­dí­si­mas con el re­fe­ri­do error de Ca­ba­lle­ro.

El 0-1 ge­ne­ra­ba un es­ta­do de te­rror en Ar­gen­ti­na y el inefa­ble Sam­pao­li que­mó las na­ves re­cu­rrien­do a Hi­guaín, Pa­vón y al desea­do Dy-

ba­la. Aun­que la oca­sión más cla­ra la tu­vo Me­za. Su re­ma­te en bo­ca de gol lo re­cha­zó Su­ba­sic. En la se­gun­da ju­ga­da Me­za asis­tió a Mes­si pe­ro el dis­pa­ro del blau­gra­na fue des­ba­ra­ta­do por su com­pa­ñe­ro en el Ba­rça Ra­ki­tic. Fue la úni­ca ju­ga­da de pe­li­gro en to­do el par­ti­do en la que in­ter­vino el ro­sa­rino.

Los ar­gen­ti­nos ya de­ja­ban un mar de es­pa­cios y po­día caer el 0-2 en cual­quier ju­ga­da. Llegó tras una ma­nio­bra ge­nial de Mo­dric, que se sa­có un la­ti­ga­zo es­pec­ta­cu­lar para co­lo­car­la en la red. In­ape­la­ble es­ta vez. Un go­la­zo que aca­bó con las es­pe­ran­zas de Ar­gen­ti­na y de Mes­si, que re­ci­bie­ron la pun­ti­lla con el gol fi­nal de Ra­ki­tic, que an­tes ha­bía chu­ta­do a la cru­ce­ta una fal­ta. El sue­ño al­bi­ce­les­te ago­ni­za.

 ?? PETR DAVID JOSEK / AP ?? Mes­si, en pri­mer tér­mino, im­po­ten­te ante uno de los tres go­les de una Croa­cia su­pe­rior
PETR DAVID JOSEK / AP Mes­si, en pri­mer tér­mino, im­po­ten­te ante uno de los tres go­les de una Croa­cia su­pe­rior
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain