La Vanguardia

In­cier­to des­tino para 2.200 hi­jos de migrantes en EE.UU.

Ita­lia asis­ti­rá a la mi­ni­cum­bre eu­ro­pea pe­ro los 4 de Vi­se­gra­do la boi­co­tean

- JAU­ME MASDEU Bruselas. Correspons­al

Las tur­bu­len­cias si­guen afec­tan­do a la mi­ni­cum­bre sobre mi­gra­ción con­vo­ca­da para el do­min­go en Bruselas a pe­ti­ción de la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel. Ayer se pro­du­je­ron so­na­das al­tas y ba­jas en la asis­ten­cia a la reunión. Los cua­tro paí­ses de Vi­se­gra­do, (Po­lo­nia, Hun­gría, Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­lo­va­quia) anun­cia­ron su boi­cot a la cum­bre, mien­tras que Ita­lia con­fir­ma­ba su par­ti­ci­pa­ción pe­ro só­lo des­pués de una lla­ma­da in ex­tre­mis de An­ge­la Mer­kel para tran­qui­li­zar al pri­mer mi­nis­tro italiano, Giu­sep­pe Con­te.

“Nos ve­mos el do­min­go en Bruselas”, es­cri­bió el pri­mer mi­nis­tro italiano en Fa­ce­book. Só­lo lo hi­zo des­pués de re­ci­bir una lla­ma­da de la can­ci­ller ale­ma­na. Según la ver­sión de Con­te, Mer­kel le ga­ran­ti­zó que el bo­rra­dor fil­tra­do en las úl­ti­mas horas de las con­clu­sio­nes de esa cum­bre era un “ma­len­ten­di­do” y que no se iba a uti­li­zar. Para ser más exac­tos, di­jo que el do­min­go no se apro­ba­rá nin­gún tex­to, sino que se­rá un de­ba­te pre­vio para las de­ci­sio­nes que ha­brá que to­mar en to­do ca­so más tar­de, en la cum­bre for­mal del jue­ves y vier­nes, aque­lla en que asis­ti­rán los 28 miem­bros de la Unió Eu­ro­pea.

Con­te pre­su­mió ade­más de te­ner ga­ran­tías de que “el cen­tro de las dis­cu­sio­nes” se­rá la pro­pues­ta ita­lia­na, que se tra­ta­rá con­jun­ta­men­te con la de los otros paí­ses. Hay que re­co­no­cer que un pun­to de ra­zón tie­ne la irri­ta­ción de Con­te. El bo­rra­dor ini­cial se de­can­ta­ba des­ca­ra­da­men­te ha­cia los in­tere­ses de Mer­kel y de sus so­cios bá­va­ros, fo­ca­li­zan­do el es­fuer­zo en có­mo evi­tar o li­mi­tar los mo­vi­mien­tos se­cun­da­rios, los tras­la­dos de re­fu­gia­dos des­de su país de re­cep­ción a otros es­ta­dos de la UE, con Ale­ma­nia co­mo des­tino pre­fe­ren­te. Se ci­ta­ba por ejem­plo la crea­ción de “me­ca­nis­mos con­jun­tos y fle­xi­bles de read­mi­sión cer­ca de las fron­te­ras in­ter­nas” y se in­sis­tía en eli­mi­nar cual­quier in­cen­ti­vo a es­tos mo­viSo­ros”, mien­tos y re­for­zar la obli­ga­ción de los de­man­dan­tes de asi­lo de per­ma­ne­cer en el Es­ta­do al que lle­ga­ron a la Unión Eu­ro­pea. En de­fi­ni­ti­va, evi­tar su des­pla­za­mien­to bá­si­ca­men­te ha­cia tie­rras ale­ma­nas. Muy lejos pues de los in­tere­ses de Ita­lia, aun­que sus di­ri­gen­tes, a te­nor del ti­po de de­cla­ra­cio­nes que pro­di­gan con ge­ne­ro­si­dad, pa­re­cen más in­tere­sa­dos en man­te­ner vi­va la lla­ma de la po­lé­mi­ca que en con­se­guir al­gún ti­po de acuer­do. Ya el miér­co­les, Con­te afir­mó ame­na­zan­te que ellos só­lo dis­cu­ti­rían de las dis­tri­bu­cio­nes in­ter­nas de migrantes des­pués de abor­dar las lle­ga­das por las fron­te­ras ex­te­rio­res, en su ca­so por el Me­di­te­rrá­neo.

Las ame­na­zas de boi­co­tear la reunión mo­ti­va­ron la rá­pi­da reac­ción de la can­ci­ller Mer­kel, que ha he­cho de es­ta mi­ni­cum­bre un sal­va­vi­das para evi­tar que se rom­pa su re­la­ción con el so­cio bá­va­ro. Fue ella quien pre­sio­nó para ob­te­ner la cum­bre, también quien es­tu­vo de­trás del bo­rra­dor de con­clu­sio­nes y quien aho­ra, sobre la mar­cha, con­si­guió con­ven­cer a Con­te para evi­tar una au­sen­cia que hu­bie­ra da­ña­do la cre­di­bi­li­dad de la reunión.

En cam­bio, a quien no pu­do, o no qui­so, con­ven­cer Mer­kel fue a los paí­ses de Vi­se­gra­do, que for­man el nú­cleo más du­ro en la po­lí- ti­ca mi­gra­to­ria, y que anun­cia­ron que no asis­ti­rán a la reunión. La ne­ga­ti­va la ar­gu­men­tó el pri­mer mi­nis­tro po­la­co, Ma­teusz Mo­ra­wiec­ki: “La mi­ni­cum­bre del do­min­go es inacep­ta­ble, no­so­tros no va­mos a par­ti­ci­par, quie­ren re­cu­pe­rar una an­ti­gua pro­pues­ta que no­so­tros ya he­mos re­cha­za­do”.

Y un cre­ci­do Vik­tor Or­bán, pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, acu­só a Mer­kel sin ci­tar­la: “En­ten­de­mos que hay paí­ses que tie­nen di­fi­cul­ta­des po­lí­ti­cas do­més­ti­cas, pe­ro es­to no nos pue­da lle­var a una pre­ci­pi­ta­ción pan­eu­ro­pea”. Or­bán se sien­te más fuer­te que nun­ca. Des­pués de su con­tun­den­te vic­to­ria en las elec­cio­nes de abril aho­ra ve có­mo ya no es la ove­ja ne­gra eu­ro­pea, sino que en te­mas co­mo la in­mi­gra­ción es un nú­me­ro ca­da vez más am­plio de paí­ses el que es­tá ro­tan­do ha­cia sus po­si­cio­nes de in­tran­si­gen­cia y de ce­rra­zón de fron­te­ras. Ello ex­pli­ca también por qué es­ta se­ma­na apro­bó la ley de­no­mi­na­da “Stop que pre­vé has­ta un año de cár­cel a cual­quier per­so­na que ayu­de a un in­mi­gran­te en si­tua­ción ile­gal.

La de­ci­sión de no asis­tir a la cum­bre del do­min­go se to­mó en una reunión en Bel­gra­do de los cua­tro de Vi­se­gra­do con un in­vi­ta­do es­pe­cial, el can­ci­ller de Aus­tria, Se­bas­tian Kurz, que go­bier­na en coa­li­ción con la ex­tre­ma de­re­cha y que también ha he­cho del re­cha­zo a los in­mi­gran­tes el prin­ci­pio que guía su política. Aus­tria que, por cier­to, el 1 de ju­lio asu­mi­rá la pre­si­den­cia eu­ro­pea y que, en prin­ci­pio sí que tie­ne pre­vis­to asis­tir a la mi­ni­cum­bre. Kurz y Or­bán, en pa­ti­cu­lar; o Aus­tria y los de Vi­se­gra­do, más en ge­ne­ral, es­tán en­con­tran­do mu­chos pun­tos de en­cuen­tro. Su en­fo­que de la política mi­gra­to­ria se ba­sa en me­di­das coer­ci­ti­vas y de freno a la en­tra­da con ac­tua­cio­nes ca­da vez más con­tun­den­tes. A ni­vel eu­ro­peo su ob­je­ti­vo es re­for­zar las fron­te­ras ex­te­rio­res, in­cre­men­tar la ca­pa­ci­dad de Fron­tex, que ya tie­ne pre­vis­to au­men­tar has­ta 10.000 el nú­me­ro de sus efec­ti­vos, y ex­pre­sar su re­cha­zo ro­tun­do a cual­quier cuo­ta obli­ga­to­ria de acep­ta­ción de re­fu­gia­dos.

Mien­tras, en Bruselas, el co­mi­sa­rio de Mi­gra­ción, Di­mi­tris Av-

COM­PRO­MI­SO

El italiano Con­te acep­ta par­ti­ci­par des­pués de una lla­ma­da de Mer­kel

IN­SO­LI­DA­RI­DAD

Or­bán di­ce que los pro­ble­mas de al­gu­nos no tie­nen que lle­var a pri­sas pan­eu­ro­peas

ra­mo­pou­los, apo­yó la pro­pues­ta de crear cen­tros de migrantes fue­ra de la fron­te­ras de la Unión Eu­ro­pea. Se les de­no­mi­na “pla­ta­for­mas de des­em­bar­co re­gio­na­les”, aun­que en reali­dad to­dos sa­ben que el eu­fe­mis­mo se re­fie­re a cam­pa­men­tos para se­lec­cio­nar a los de­man­dan­tes de asi­lo sin que lle­guen a poner un pie en te­rri­to­rio eu­ro­peo. Avra­mo­pou­los afir­mó que no se plan­tea en nin­gún ca­so la crea­ción de “Guan­tá­na­mos de migrantes”, in­sis­tien­do en que el res­pe­to de la le­ga­li­dad internacio­nal y los va­lo­res eu­ro­peos de­ben ser una par­te esen­cial de es­tas ini­cia­ti­vas. También di­jo que se desa­rro­lla­rán en coor­di­na­ción con el Al­to Co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das para los Re­fu­gia­dos (ACNUR) y la Or­ga­ni­za­ción Internacio­nal de Mi­gra­cio­nes (OIM). El co­mi­sa­rio eu­ro­peo re­co­no­ció que has­ta el mo­men­to no hay nin­gún país que ha­ya ma­ni­fes­ta­do in­te­rés por aco­ger cen­tros de es­te ti­po. También aña­dió que quie­re in­ten­si­fi­car la re­la­ción con paí­ses del nor­te de Áfri­ca, co­mo Ar­ge­lia, Egip­to, Li­bia, Túnez, Ní­ger y Marruecos, para que me­jo­ren la ges­tión de sus fron­te­ras y la lu­cha con­tra los tra­fi­can­tes, así co­mo evi­tar las sa­li­das al mar.

La pri­mer men­ción en un do­cu­men­to ofi­cial de es­tos cen­tros apa­re­ció en el bo­rra­dor de la con­clu­sio­nes de la cum­bre del 28 y 29 de ju­nio. Llegó por sor­pre­sa y a ini­cia­ti­va del pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk. Pre­ci­sa­men­te, el di­ri­gen­te que tam­po­co no asis­ti­rá a la mi­ni­cum­bre del do­min­go, en desacuer­do por su for­ma­to y su mo­men­to. Una mues­tra más de las di­sen­sio­nes que es­tán mul­ti­pli­cán­do­se en la UE. Unas, co­mo la ti­ran­tez Tus­kJunc­ker, de ín­do­le más in­ter­na, y por su­pues­to no tan gra­ves co­mo las que es­tán apa­re­cien­do a ni­vel de los je­fes de Go­bierno.

Que el mo­men­to es más que de­li­ca­do lo re­co­no­ció el co­mi­sa­rio de Mi­gra­ción, Di­mi­tris Avra­mo­pou­los, cuan­do se re­fi­rió a los pe­li­gros que co­rre el fun­cio­na­mien­to del Con­ve­nio de Schen­gen, el que permite la li­bre cir­cu­la­ción sin fron­te­ras in­te­rio­res. Al­gu­nos paí­ses tie­nen ins­ta­la­dos con­tro­les en las fron­te­ras, pe­ro son, o de­be­rían ser ex­cep­cio­nes tem­po­ra­les. “Ce­rrar las fron­te­ras da­ña la zo­na Schen­gen”, di­jo el co­mi­sa­rio, des­pués de pre­sen­tar unos da­tos que de­mues­tran que la ten­sión política sube a los co­tas más al­tas a pe­sar de que la lle­ga­da de emi­gran­tes si­gue a la ba­ja. Ahí van dos: en el Me­di­te­rrá­neo Es­te las lle­ga­das han caí­do un 97% res­pec­to a las ci­fras anteriores al acuer­do de la UE con Tur­quía del 2016, y en el Me­di­te­rrá­neo Cen­tral, han ba­ja­do un 77% en re­la­ción al 2017.

 ?? MUHAM­MAD HA­MED / REUTERS ?? La can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, ayer jun­to a mi­li­ta­res ale­ma­nes des­ple­ga­dos en Jor­da­nia
MUHAM­MAD HA­MED / REUTERS La can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, ayer jun­to a mi­li­ta­res ale­ma­nes des­ple­ga­dos en Jor­da­nia
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain