La Vanguardia

To­rra deja en el ai­re has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to si plan­ta al Rey en Ta­rra­go­na

El pre­si­dent se reúne con Car­les Puig­de­mont en Berlín para fi­jar la es­tra­te­gia ante Sán­chez

- ÀLEX TORT

Tras in­ten­tar sin éxi­to un en­cuen­tro con el Rey hoy en Ta­rra­go­na, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ha es­co­gi­do es­pe­rar has­ta el úl­ti­mo mo­men­to para decidir si acom­pa­ña al Mo­nar­ca y Pe­dro Sán­chez en la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Me­di­te­rrá­neos.

“Des­de el 3 de oc­tu­bre, una par­te muy im­por­tan­te de la sociedad re­ci­bió con dis­gus­to su men­sa­je, que am­pa­ra­ba la vio­len­cia del 1-O. Y des­de en­ton­ces, no ha ha­bi­do nin­gu­na dis­cul­pa ni nin­gu­na ex­cu­sa por par­te del Mo­nar­ca. (...) Ma­ña­na [por hoy] co­mu­ni­ca­ré la de­ci­sión de si asis­ti­ré a la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos”. De es­ta ma­ne­ra se ex­pre­só Quim To­rra una vez ter­mi­na­da su reunión en Berlín con Car­les Puig­de­mont. Así pues, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat mantiene la in­cóg­ni­ta y no re­ve­la­rá has­ta a úl­ti­ma ho­ra si acu­de hoy a las 21 h a la aper­tu­ra en Ta­rra­go­na de los Jue­gos del Me­di­te­rrá­neo, he­cho que le ha­ría coin­ci­dir con el rey Fe­li­pe.

To­rra hi­zo lle­gar el miér­co­les una car­ta al je­fe del Es­ta­do en que le so­li­ci­ta­ba ver­se “un mo­men­to” para abrir una eta­pa de diá­lo­go y ne­go­cia­ción. Pe­ro el Go­bierno ve­tó es­te en­cuen­tro ale­gan­do que el Rey acu­de a un ac­to ins­ti­tu­cio­nal y que, en to­do ca­so, los asun­tos po­lí­ti­cos de­ben tra­tar­se con el Eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez.

La pro­pues­ta no pros­pe­ró, co­sa que des­con­ten­tó al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, que es cons­cien­te de que en las pró­xi­mas horas el rey Fe­tro li­pe no pe­di­rá per­dón, tal co­mo pre­ten­de. No obs­tan­te, según fuen­tes pró­xi­mas al pre­si­den­te, las du­das son pro­duc­to de las múl­ti­ples dis­cre­pan­cias que hay en su en­torno con res­pec­to a la es­tra­te­gia a se­guir. Por tan­to, To­rra es­tá so­pe­san­do to­das las op­cio­nes, que po­dría in­clu­so asis­tir a la inau­gu­ra­ción ex­pli­ci­tan­do de al­gu­na ma­ne­ra su ma­les­tar ante el Mo­nar­ca.

Sea co­mo sea, tan­to en la agen­da ofi­cial del pre­si­den­te co­mo en la de los con­se­llers no cons­ta la pre­sen­cia de nin­guno de ellos hoy en los Jue­gos del Me­di­te­rrá­neo. Úni­ca­men­te se in­di­ca que se per­so­na­rán el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Es­ports, Ge­rard Fi­gue­ras, y la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra, Ma­ria Do­lors Por­tús. Un he­cho que casi se cal­ca en el ac­to de po­se­sión hoy al me­dio­día de Te­re­sa Cu­ni­lle­ra co­mo nue­va de­le­ga­da del Go­bierno en Ca­ta­lun­ya: nin­gún re­pre­sen­tan­te del Go­vern, qui­zás co­mo ré­pli­ca a la au­sen­cia to­tal de re­pre­sen­tan­tes del Ga­bi­ne­te es­pa­ñol –cuan­do to­da­vía lo li­de­ra­ba Ma­riano Ra­joy– du­ran­te la to­ma de po­se­sión del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y de sus con­se­llers.

En to­do ca­so, pre­ci­sa­men­te Cu­ni­lle­ra, que ayer par­ti­ci­pó jun­to con el con­se­ller de Te­rri­to­ri, Da­mià Cal­vet, en el ac­to de inau­gu­ra­ción de una pa­sa­re­la que co­nec­ta el cen- de la ciu­dad de Ta­rra­go­na con el mar, se mos­tró con­ven­ci­da de que To­rra es­ta­rá hoy en Ta­rra­go­na: “No pue­de de­jar de la­do el espíritu de los Jue­gos”.

Quien sí es­ta­rá ma­ña­na en Ta­rra­go­na es el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, acom­pa­ña­do por la mi­nis­tra de Política Te­rri­to­rial, Me­rit­xell Ba­tet, y el mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­te, José Gui­rao.

Con to­do, la si­tua­ción no es na­da có­mo­do para el Go­vern, por mu­cho que ayer al fi­na­li­zar la reunión en­tre To­rra y Puig­de­mont, es­te úl­ti­mo bro­mea­ra y ase­gu­ra­ra que quien se­gu­ro que no acu­di­ría se­ría él. Tam­po­co se­rá tran­qui­la para la co­mi­ti­va real, ya que los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca (CDR) han con­vo­ca­do mo­vi­li­za­cio­nes en Ta­rra­go­na.

El en­cuen­tro de Berlín sir­vió para ha­cer lle­gar “el pulso de la si­tua­ción política en Ca­ta­lun­ya” a Puig­de­mont, según afir­mó el pre­si­dent. Re­co­no­cien­do que el cli­ma po­lí­ti­co de Ma­drid y Bar­ce­lo­na ha cam­bia­do, To­rra in­sis­tió en la ne­ce­si­dad del diá­lo­go. El ex­pre­si­den­te aña­dió que ante la si­tua­ción que se vi­ve en Ca­ta­lun­ya, la so­lu­ción tie­ne que ser política y no ju­di­cial. “To­da Eu­ro­pa se ha da­do cuen­ta de ello”, re­mar­có Puig­de­mont.

Igual­men­te, los dos die­ron un re­pa­so a las pró­xi­mas reunio­nes. El lu­nes To­rra re­ci­bi­rá al lí­der de Uni­dos Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias, en el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat. Ade­más, el pre­si­den­te anun­ció ayer que también es­tá pre­vis­to que se vea con Al­ber­to Gar­zón, coor­di­na­dor fe­de­ral de Iz­quier­da Uni­da. Pe­ro To­rra tie­ne se­ña­la­do en ro­jo en el calendario el 9 de ju­lio, cuan­do se en­cuen­tre con Sán­chez en la Mon­cloa para in­ten­tar des­ten­sar las re­la­cio­nes en­tre los dos go­bier­nos.

Po­co a po­co, el Go­vern va sa­cu­dién­do­se la apli­ca­ción del 155. Ayer, por ejem­plo, el con­se­ller de Po­lí­ti­ques Di­gi­tals, Jor­di Puig­ne­ró, de­tu­vo la au­di­to­ría que el en­ton­ces mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Montoro, en­car­gó en el Cen­tre de Te­le­co­mu­ni­ca­cions i Tec­no­lo­gíes de la In­for­ma­ció (CTTI) du­ran­te la in­ter­ven­ción de la au­to­no­mía.

En la agen­da del Go­vern só­lo cons­ta la pre­sen­cia en la aper­tu­ra de los Jue­gos de dos se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les

 ?? MAR­KUS HEINE / EFE ?? Quim To­rra y Car­les Puig­de­mont se vie­ron en Ale­ma­nia por se­gun­da vez des­de que el pri­me­ro fue in­ves­ti­do
MAR­KUS HEINE / EFE Quim To­rra y Car­les Puig­de­mont se vie­ron en Ale­ma­nia por se­gun­da vez des­de que el pri­me­ro fue in­ves­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain