La Vanguardia

Los Jue­gos Me­di­te­rrá­neos re­vi­ta­li­zan la ciu­dad

La ciu­dad ce­le­bra el ini­cio de los Jue­gos co­nec­tan­do el cen­tro ur­bano y la fa­cha­da ma­rí­ti­ma

- SA­RA SANS

El ob­je­ti­vo era que la pa­sa­re­la es­tu­vie­ra abier­ta an­tes de los Jue­gos Me­di­te­rrá­neos y ayer, a 32 horas de la inau­gu­ra­ción del cer­ta­men de­por­ti­vo, se abrió al pú­bli­co. Fi­nan­cia­do y cons­trui­do por el puer­to de Ta­rra­go­na (1,7 mi­llo­nes) es­te puen­te para pea­to­nes salva, por fin, las vías del tren para co­nec­tar el pa­seo ma­rí­ti­mo con el cen­tro de la ciu­dad. El ob­je­ti­vo es re­vi­ta­li­zar la ac­ti­vi­dad tan­to en el puer­to de­por­ti­vo (con me­dio cen­te­nar de lo­ca­les ce­rra­dos) co­mo en la Ram­bla y, por ex­ten­sión, en el cen­tro de la ciu­dad, don­de el cie­rre de co­mer­cios no ce­sa. El úl­ti­mo en de­cir adiós es la em­ble­má­ti­ca librería La Ram­bla.

“¿De qué ser­vi­rán real­men­te es­tos Jue­gos para la ciu­dad? La vida co­mer­cial es­tá em­peo­ran­do a mar­chas for­za­das; en to­das las ca­lles hay ca­da vez más lo­ca­les ce­rra­dos”, mantiene Jor­di Gom­bau, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Co­mer­cian­tes de la ca­lle Can­ye­lles. En es­ta vía, que une la Ram­bla con el re­cien re­mo­de­la­do mer­ca­do, ce­rró ha­ce unas se­ma­nas otro clá­si­co: la pa­pe­le­ría La

Cen­tral. “No he­mos no­ta­do el efec­to que se su­po­nía que ten­dría la re­mo­de­la­ción del mer­ca­do, se ven­de muy po­co...”, coin­ci­den los co­mer­cian­tes más ve­te­ra­nos, los que ya es­ta­ban ahí ha­ce on­ce años, cuan­do co­men­za­ron las obras, que cul­mi­na­ron el pa­sa­do ma­yo. Ese mes, al inau­gu­rar­se la re­mo­de­la­da pla­za Cor­si­ni (la del mer­ca­do) ya ha­bía ce­rra­do Za­ra –en la ve­ci­na ca­lle Co­lom– y el res­to de tien­das que In­di­tex te­nía en la mis­ma Ram­bla (lo­ca­les que aho­ra si­guen va­cíos). El gru­po tex­til ha con­cen­tra­do su ofer­ta en el Parc Cen­tral. Los sá­ba­dos es­te cen­tro co­mer­cial es­tá a re­bo­sar, igual que el po­lí­gono de Les Ga­va­rres, mien­tras que en el cen­tro de la ciu­dad ca­da vez hay me­nos ac­ti­vi­dad.

“La co­ne­xión en­tre los po­los co­mer­cia­les tie­ne que me­jo­rar, igual que el pre­cio de los apar­ca­mien­tos del cen­tro de la ciu­dad, que son de­ma­sia­do ca­ros”, mantiene Sal­va­dor Min­gue­lla, pre­si­den­te de la aso­cia­ción de co­mer­cian­tes Via T.

El anun­cio del cie­rre de la librería La Ram­bla –abier­ta a fi­na­les de 1968 y pun­to de en­cuen­tro du­ran­te dé­ca­das del mun­do cultural, aca­dé­mi­co y aso­cia­ti­vo– ha pues­to de nue­vo de re­lie­ve la frá­gil sa­lud del pe­que­ño comercio. “Con­flu­yen va­rios fac­to­res pe­ro la prin­ci­pal es que no se ven­de co­mo an­tes”, mantiene Ra­mon Ma­rru­gat, la se­gun­da ge­ne­ra­ción de la librería. La his­tó­ri­ca mer­ce­ría Cal Man­quet, abier­ta en 1913, también es­tá li­qui­dan­do. Ce­rra­rá es­te mes y la ciu­dad per­de­rá así un comercio cen­te­na­rio.

La caí­da de ven­tas, la fal­ta de re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal y unos al­qui­le­res que cre­cen mien­tras la fac­tu­ra­ción dis­mi­nu­ye ex­pli­can una si­tua­ción que preo­cu­pa al sec­tor, aun­que el pre­si­den­te de la Via T, Sal­va­dor Min­gue­lla, in­sis­te en que “ha­ce más rui­do una tien­da que cie­rra que una que abre –nor­mal­men­te una fran­qui­cia– y a ve­ces no se tie­ne en cuen­ta que las fran­qui­cias también son comercio”.

Sobre el im­pac­to de los Jue­gos Me­di­te­rrá­neos, que co­mien­zan ma­ña­na y du­ra­rán diez días, los co­mer­cian­tes se mues­tran cau­tos. Du­ran­te los úl­ti­mos días se han su­ce­di­do las inau­gu­ra­cio­nes de mu­chas de las ins­ta­la­cio­nes cons­trui­das para el even­to, co­mo la pis­ci­na olím­pi­ca o el Pa­lau d’Es­ports, ubi­ca­das am­bas en el ani­llo olím­pi­co, en el ba­rrio de Camp Clar. “No se ve a más gen­te pa­sean­do por la ca­lle, el am­bien­te es el ha­bi­tual, de mo­men­to no nos ha apor­ta­do ne­go­cio ex­tra”, di­ce Min­gue­lla. La vi­lla olím­pi­ca es­tá ubi­ca­da en Port Aven­tu­ra. Allí se alo­ja­rán los 3.622 de­por­tis­tas y sus acom­pa­ñan­tes. El grue­so de las au­to­ri­da­des y otros re­pre­sen­tan­tes de las de­le­ga­cio­nes de­por­ti­vas tam­po­co dor­mi­rán en la ciu­dad de Ta­rra­go­na, don­de no hay nin­gún ho­tel de cinco es­tre­llas, sino que lo ha­rán en el Pa­las de Vi­la-se­ca.

Has­ta ha­ce ape­nas unos días no se pal­pa­ba en la ciu­dad que los Jue­gos Me­di­te­rrá­neos es­ta­ban a la vuel­ta de la es­qui­na. Pe­se a que el cer­ta­men tu­vo que re­tra­sar­se un año, es­te mar­gen tam­po­co sir­vió para do­si­fi­car la pre­pa­ra­ción de un even­to en el que las dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas –Es­ta­do, Ge­ne­ra­li­tat, Dipu­tación y Ayun­ta­mien­to– han in­ver­ti­do más de 60 mi­llo­nes en cons­truir y poner al día in­fra­es­truc­tu­ras de­por­ti­vas. A la or­ga­ni­za­ción se han des­ti­na­do más de 20 mi­llo­nes de eu­ros. A es­ta par­ti­da se su­ma­ron, ha­ce po­co más de tres se­ma­nas,

EL PRÓ­XI­MO OB­JE­TI­VO

La re­mo­de­la­ción del pa­seo ma­rí­ti­mo prio­ri­za­rá los usos pea­to­na­les y de­por­ti­vos

MUER­TE DE OTRO CEN­TE­NA­RIO La his­tó­ri­ca mer­ce­ría Cal Man­quet (1913) es­tá li­qui­dan­do y ce­rra­rá es­te mes

dos mi­llo­nes pro­ce­den­tes de la Unión Eu­ro­pea que se han des­ti­na­do prin­ci­pal­men­te a las ce­re­mo­nias de aper­tu­ra y clau­su­ra.

Las inau­gu­ra­cio­nes de ins­ta­la­cio­nes y las pre­vias de los Jue­gos se han con­cen­tra­do du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na. Y en­tre los even­tos, la aper­tu­ra al pú­bli­co de la pa­sa­re­la. La prin­ci­pal obra que se ha he­cho du­ran­te los úl­ti­mos años en el cen­tro de la ciu­dad la ha fi­nan­cia­do el puer­to de Ta­rra­go­na. Tras su inau­gu­ra­ción, es­tá pre­vis­ta la re­mo­de­la­ción de to­do el pa­seo ma­rí­ti­mo para con­ver­tir­lo en una vía don­de se prio­ri­za­rá el uso pea­to­nal y de­por­ti­vo.

Den­tro del marco de los Jue­gos pe­ro fue­ra del pro­gra­ma ofi­cial, una vein­te­na de en­ti­da­des de la ciu­dad han sus­cri­to un manifiesto y han or­ga­ni­za­do va­rios ac­tos para poner en el fo­co los pro­ble­mas hu­ma­ni­ta­rios que vi­ve el Me­di­te­rrá­neo y la reali­dad con la que se en­cuen­tran las en­ti­da­des que tra­ba­jan para pa­liar­los.

 ?? XA­VI JURIO ?? Co­nec­ta­dos. Ta­rra­go­na cuen­ta des­de ayer con un nue­vo ac­ce­so pea­to­nal que salva las vías del tren y acer­ca la ciu­dad al mar
XA­VI JURIO Co­nec­ta­dos. Ta­rra­go­na cuen­ta des­de ayer con un nue­vo ac­ce­so pea­to­nal que salva las vías del tren y acer­ca la ciu­dad al mar
 ?? XA­VI JURIO ?? La librería La Ram­bla, abier­ta en 1968, ha si­do pun­to de en­cuen­tro du­ran­te dé­ca­das del mun­do cultural
XA­VI JURIO La librería La Ram­bla, abier­ta en 1968, ha si­do pun­to de en­cuen­tro du­ran­te dé­ca­das del mun­do cultural
 ?? XA­VI JURIO ?? La pa­pe­le­ría Cen­tral también ha ba­ja­do per­sia­nas re­cien­te­men­te
XA­VI JURIO La pa­pe­le­ría Cen­tral también ha ba­ja­do per­sia­nas re­cien­te­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain