La Vanguardia

Ejer­ci­cios de cor­dia­li­dad

- Mà­rius Ca­rol DI­REC­TOR

ES po­si­ble que el hom­bre sea un ani­mal cor­dial, an­tes que so­cial. La cor­dia­li­dad es la an­te­sa­la del en­ten­di­mien­to. Es­tá en la esen­cia de la ci­vi­li­za­ción. El día que la agre­si­vi­dad ha­cia el otro se trans­for­mó en ama­bi­li­dad en­tre am­bos, el mun­do em­pe­zó a cons­truir­se sobre otras ba­ses. Y el ser hu­mano se con­vir­tió en el prin­ci­pal ele­men­to de trans­for­ma­ción de la reali­dad. Su­san Son­tag de­cía que el ma­yor de los fra­ca­sos del hom­bre era la fal­ta de cor­dia­li­dad. Su au­sen­cia es­tá en la ba­se de to­dos los con­flic­tos, en el ini­cio de to­das las ba­ta­llas.

La reunión fi­ja­da en el pa­la­cio de la Mon­cloa para el 9-J en­tre Pe­dro Sán­chez y Quim To­rra es un ejer­ci­cio de cor­dia­li­dad, des­pués de me­ses de hos­ti­li­da­des mu­tuas. Cos­ta­rá ex­pli­car a las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes que el 27-O se al­can­zó des­pués de que du­ran­te 22 me­ses Ma­riano Ra­joy y Car­les Puig­de­mont fue­ran in­ca­pa­ces de sen­tar­se al­re­de­dor de una me­sa. De he­cho, hu­bo que es­pe­rar dos años y me­dio para que se in­ter­cam­bia­ran los nú­me­ros de sus mó­vi­les: lo hi­cie­ron a raíz del aten­ta­do te­rro­ris­ta del pa­sa­do agos­to. Es po­si­ble que tan­to Ra­joy co­mo Puig­de­mont hu­bie­ran leí­do a Te­ren­cio (“só­lo los cor­dia­les me­re­cen ser tra­ta­dos con cor­dia­li­dad”), pe­ro el re­sul­ta­do fi­nal in­vi­ta a pen­sar que la cor­dia­li­dad de­be­ría ser co­mo la gim­na­sia: hay que prac­ti­car­la a dia­rio; no sir­ve de na­da ha­cer­lo pun­tual­men­te.

Sán­chez y To­rra han da­do mues­tra de cor­dia­li­dad al po­co de lle­gar a sus car­gos. Es una bue­na ma­ne­ra de em­pe­zar una re­la­ción. Na­die espera de es­te en­cuen­tro gran­des pac­tos, pe­ro sí la vo­lun­tad de avan­zar en acuer­dos. Le­yes en­ca­lla­das en el Constituci­onal, me­jo­ras con­cre­tas del au­to­go­bierno o el acer­ca­mien­to de pre­sos fi­gu­ra­rán en la agen­da. Pen­sar que va­yan a abor­dar el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción es una in­ge­nui­dad. To­rra es­tá obli­ga­do a ha­blar de ello, y Sán­chez, a res­pon­der­le que eso es una lí­nea roja. Pe­ro si se ha­ce con cor­dia­li­dad, al­go ha­bre­mos avan­za­do.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain