La Vanguardia

Char­li­ze The­ron

AC­TRIZ

- GABRIEL LERMAN

La ac­triz sud­afri­ca­na Char­li­ze The­ron es pro­ta­go­nis­ta de la nue­va car­te­le­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca con Tully, un fil­me de Ja­son Reit­man que ofre­ce una mi­ra­da rea­lis­ta y na­da com­pla­cien­te sobre la ma­ter­ni­dad.

Muy ale­ja­da de su ima­gen de es­tre­lla de ci­ne y con 22 ki­los de más, Char­li­ze The­ron da vida en Tully a Mar­lo, una ma­dre sa­tu­ra­da que tras te­ner a su ter­cer hi­jo pa­sa sus días com­ple­ta­men­te ago­ta­da por la fal­ta de sue­ño. Una his­to­ria que no le re­sul­ta na­da aje­na a la ac­triz sud­afri­ca­na. Ma­dre sol­te­ra de dos hi­jos adop­ta­dos, de 6 y 2 años, pa­sa mu­chas horas del día en­tre pa­ña­les, jue­gos in­fan­ti­les y via­jes a la es­cue­la. Tal vez por eso se in­vo­lu­cró también co­mo pro­duc­to­ra en la se­gun­da pe­lí­cu­la que ha­ce jun­to al rea­li­za­dor Ja­son Reit­man.

Tully apor­ta una mi­ra­da na­da con­ven­cio­nal sobre la ma­ter­ni­dad...

Ha si­do muy in­tere­san­te con­ver­sar con padres que han visto la pe­lí­cu­la. In­clu­so un gi­ne­có­lo­go con­fe­só que nun­ca ha­bía en­ten­di­do por lo que ha­bía pa­sa­do su es­po­sa has­ta que vio el fil­me. La sociedad jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en es­ta cues­tión: nos ha­ce creer que las mu­je­res te­ne­mos que es­tar a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas, pe­ro eso es im­po­si­ble. Por eso es im­por­tan­te que tu pareja pue­da dar­se cuen­ta de que es lo que te es­tá pa­san­do, y que pue­da re­co­no­cer el enor­me es­fuer­zo de ha­cer­te car­go de to­do. El re­co­no­ci­mien­to es lo mas im­por­tan­te.

Us­ted es ma­dre de dos ni­ños pe­que­ños.

Para mí fue to­do un po­co di­fe­ren­te por­que no tu­ve que pa­sar por los em­ba­ra­zos y ló­gi­ca­men­te no vi­ví la de­pre­sión post-par­to, pe­ro ten­go mu­chas ami­gas que sí pa­sa­ron por ello. Dos de ellas tu­vie­ron que lu­char mu­cho para re­cu­pe­rar su iden­ti­dad, no sa­bían quié­nes eran... Lo im­por­tan­te es dar­se cuen­ta de que ser ma­dre no im­pli­ca de­jar de ser tú mis­ma y que eso es bueno para tus hi­jos. Cuan­do eso ocu­rre es ma­ra­vi­llo­so. Pe­ro para mu­chas eso no es fá­cil los dos primeros años...

Y lue­go es­tán los pro­ble­mas que ge­ne­ra en la pareja...

Sí, el ma­ri­do tie­ne un pa­pel im­por­tan­te en la his­to­ria. En un guion tra­di­cio­nal, la for­ma de re­sol­ver­lo hu­bie­ra si­do crean­do un per­so­na­je que no se hi­cie­ra car­go de sus res­pon­sa­bi­li­da­des o que le en­ga­ña­se con otra mu­jer. Pe­ro esa era la sa­li­da más fá­cil. No es una ma­la per­so­na. Y tam­po­co es que Mar­lo ha­ya de­ja­do de es­tar enamo­ra­da de él. Las cosas son com­pli­ca­das. Ella quie­re man­te­ner la re­la­ción pe­ro no tie­ne tiem­po para de­di­car­le. Los ni­ños siem­pre le qui­tan es­pa­cio y tiem­po a las re­la­cio­nes de pareja. Me im­pre­sio­nó el tra­ba­jo de Ron Li­vings­ton por­que mu­chos ac­to­res no ha­brían acep­ta­do un pa­pel así: to­dos quie­ren in­ter­pre­tar al su­per pa­pá.

Él se con­cen­tra en su tra­ba­jo, mien­tras ella cui­da de los ni­ños. Es cier­to. Hay una es­ce­na muy her­mo­sa en la que ella di­ce que ni si­quie­ra se pue­de eno­jar por ha­ber re­nun­cia­do a sus cosas, por­que nun­ca tu­vo una ca­rre­ra asom­bro­sa, sino sim­ple­men­te un tra­ba­jo. No es que ella pue­da de­cir que ha re­nun­cia­do a al­go fa­bu­lo­so para te­ner a sus hi­jos. Son mu­chas las per­so­nas que co­mo Mar­lo no tie­nen la suer­te de en­con­trar un tra­ba­jo ver­da­de­ra­men­te in­creí­ble, por lo que si com­pa­ra la vida que lle­va­ba an­tes de te­ner a sus hi­jos es di­fí­cil po­der que­jar­se. A mí me pa­re­ce que es muy im­por­tan­te y muy be­llo en el guion que no exis­tan las op­cio­nes fá­ci­les para Mar­lo. Creo que to­da es­ta his­to­ria es­tá re­ple­ta de de­ci­sio­nes muy difíciles en­tre op­cio­nes que no son ne­ce­sa­ria­men­te ten­ta­do­ras.

¿Có­mo se ve a sí mis­ma en es­te mo­men­to de su vida?

La ver­dad es que no lo pien­so, me de­di­co a vi­vir. Tra­to de te­ner una vida tan au­tén­ti­ca co­mo pue­do y no se­pa­ro las cosas. Tal vez de­be­ría ha­cer­lo. Cuan­do era jo­ven, a par­tir de cier­tas tra­ge­dias que me to­có ex­pe­ri­men­tar me di cuen­ta que la vida es real­men­te cor­ta. Cuan­do lle­gue el mo­men­to de es­tar en mi le­cho de muer­te, in­de­pen­dien­te­men­te de cuán­do y có­mo ocu­rra, na­die po­drá ha­cer­se res­pon­sa­ble por la vida que tu­ve mas allá de mi mis­ma. Y esa es mi ma­ne­ra de ver las cosas. Siem­pre to­mo de­ci­sio­nes sin pen­sar en lo que pue­dan opi­nar los de­más, por­que la fe­li­ci­dad para mi no tie­ne que ver con lo que crean los otros.

Ha con­quis­ta­do su pro­pio lu­gar en Holly­wood.

Sí, pe­ro creo que ha si­do el re­sul­ta­do de lan­zar­me a ha­cer las cosas con una do­sis de inocen­cia. Yo nun­ca sen­tí que tu­vie­ra que po­ner­me lí­mi­tes. Creo que hu­bo una do­sis de ener­gía muy jo­ven que hi­zo que me sin­tie­ra in­ven­ci­ble, en don­de yo no sen­tía que tu­vie­se otra al­ter­na­ti­va. Para mi, si las cosas no sa­lían co­mo yo me lo pro­po­nía, de la ma­ne­ra en la que yo pen­sa­ba, eso era el fin del mun­do para mi. Creo que esa fue una de las ra­zo­nes por las que no me de­tu­ve ante na­da. Mi sue­ño siem­pre fue po­der de­di­car­me a es­to a tiem­po com­ple­to y no te­ner que tra­ba­jar de ca­ma­re­ra para ga­nar­me la vida o pa­gar las cuen­tas. No es­pe­ra­ba na­da más allá de te­ner cier­ta con­sis­ten­cia en el tra­ba­jo.

UN LU­GAR EN HOLLY­WOOD “Tal vez por una cues­tión de inocen­cia, nun­ca sen­tí que tu­vie­ra que po­ner­me lí­mi­tes”

 ??  ??
 ?? TULLY PRO­DUC­TIONS, LLC. / ACN ?? Char­li­ze The­ron, en un fo­to­gra­ma de Tully
TULLY PRO­DUC­TIONS, LLC. / ACN Char­li­ze The­ron, en un fo­to­gra­ma de Tully

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain