La Vanguardia

Los te­mas del día

-

La inau­gu­ra­ción de los Jue­gos del Me­di­te­rrá­neo en Ta­rra­go­na, y la con­ce­sión de la libertad pro­vi­sio­nal a los cinco miem­bros de La Ma­na­da.

TA­RRA­GO­NA inau­gu­ra­rá hoy los XVIII Jue­gos Me­di­te­rrá­neos, en una ce­re­mo­nia a la que ya han con­fir­ma­do su asis­ten­cia el Rey y el pre­si­den­te Sán­chez. Pe­ro no el pre­si­dent To­rra, que ano­che pre­fi­rió no re­ve­lar si asis­ti­rá o no al que pro­ba­ble­men­te sea el acon­te­ci­mien­to de ma­yor im­por­tan­cia para Ta­rra­go­na en los úl­ti­mos tiem­pos. En los pró­xi­mos días, y has­ta el 1 de ju­lio, más de 3.600 atle­tas pro­ce­den­tes de 26 paí­ses par­ti­ci­pa­rán en es­ta ce­le­bra­ción de­por­ti­va, que re­ca­la por ter­ce­ra vez en España.

El ca­mino has­ta la inau­gu­ra­ción de es­tos Jue­gos ha si­do lar­go y aza­ro­so. Según re­cor­da­ba Josep Fè­lix Ballestero­s, al­cal­de de Ta­rra­go­na, en una entrevista pu­bli­ca­da en es­te dia­rio an­te­ayer, em­pe­zó a ha­blar­se de es­tos Jue­gos ha­ce ya vein­te años, cuan­do los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na eran to­da­vía un re­cuer­do re­cien­te. Pe­ro hu­bo que es­pe­rar has­ta el 2011 para lo­grar­los, du­ran­te una asam­blea del Co­mi­té Internacio­nal de los Jue­gos Me­di­te­rrá­neos que tu­vo lu­gar en Tur­quía, y en la que Ta­rra­go­na se im­pu­so a Ale­jan­dría por un es­tre­cho mar­gen de vo­tos. Tras la no­mi­na­ción, las cosas no fue­ron tam­po­co fá­ci­les. Los años de la cri­sis in­ci­die­ron ne­ga­ti­va­men­te en es­te pro­yec­to, has­ta el pun­to de que, a fal­ta de los re­cur­sos pro­me­ti­dos, Ta­rra­go­na se vio obli­ga­da a apla­zar la ce­le­bra­ción de los Jue­gos, ini­cial­men­te pre­vis­tos para el año 2017. Y ha ha­bi­do que es­pe­rar has­ta es­te mes de ju­nio para ver inau­gu­ra­dos el Pa­la­cio de Deportes Ca­ta­lun­ya y la pis­ci­na olím­pi­ca en Camp­clar, dos des­ta­ca­das ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas. Un mes atrás to­da­vía ha­bía ta­rra­co­nen­ses que ha­bla­ban de los Jue­gos con es­cep­ti­cis­mo.

Nin­gún pro­yec­to am­bi­cio­so se libra de crí­ti­cas, más o me­nos jus­tas. Tam­po­co el de los Jue­gos Me­di­te­rrá­neos en Ta­rra­go­na. Sus im­pul­so­res de­bie­ron ha­cer fren­te a re­pro­ches di­ver­sos, des­de aque­llos que los til­da­ban de ini­cia­ti­va ob­so­le­ta has­ta los que pre­veían un gra­ve en­deu­da­mien­to para una ciu­dad de po­co más de 130.000 ha­bi­tan­tes, la más pe­que­ña de cuan­tas han aco­gi­do es­te cer­ta­men, o los que cues­tio­na­ban la per­ti­nen­cia de las in­ver­sio­nes efec­tua­das. Pe­ro gra­cias al en­tu­sias­mo de quie­nes du­ran­te años los han res­pal­da­do, hoy se con­ver­ti­rán en reali­dad. En una reali­dad que, ade­más de poner a Ta­rra­go­na ba­jo los fo­cos de la aten­ción me­di­te­rrá­nea, le de­ja­rá co­mo le­ga­do una se­rie de ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas para uso y dis­fru­te de sus ciu­da­da­nos. Y, también, otros equi­pa­mien­tos ex­tra­de­por­ti­vos, co­mo el par­que de quin­ce hec­tá­reas en el área de la ani­lla olím­pi­ca, jun­to a la au­to­vía. O co­mo la pa­sa­re­la pea­to­nal pa­tro­ci­na­da por el puer­to que une la Ram­bla, en el cen­tro de la ciu­dad, con el pa­seo ma­rí­ti­mo y la pla­ya del Mi­ra­cle, sal­van­do las vías del tren, que sin du­da ha de con­tri­buir a di­na­mi­zar am­bas áreas.

Los XVIII Jue­gos Me­di­te­rrá­neos cons­ti­tu­yen, ob­via­men­te, una opor­tu­ni­dad para Ta­rra­go­na. En nues­tra épo­ca, cual­quier oca­sión ca­paz de ge­ne­rar re­per­cu­sión me­diá­ti­ca es bien­ve­ni­da, por­que tal re­per­cu­sión sue­le aca­bar pro­pi­cian­do la lle­ga­da de re­cur­sos. Es por tan­to con­ve­nien­te que las cosas se ha­gan lo me­jor po­si­ble, de tal ma­ne­ra que, en la ho­ra de su clau­su­ra, es­tos Jue­gos cons­ti­tu­yan un mo­ti­vo de orgullo para la ciu­dad ma­yor, si ca­be, que el de­ri­va­do del mo­men­to inau­gu­ral. No hay ra­zo­nes para pen­sar que no se­rá así. Los Jue­gos de Ta­rra­go­na son ya el fru­to de una am­bi­ción, una pla­ni­fi­ca­ción y una te­na­ci­dad que es­tán en la ba­se de las gran­des em­pre­sas, y que aquí se han da­do en la me­di­da ne­ce­sa­ria para su­pe­rar nu­me­ro­sas di­fi­cul­ta­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain