La Vanguardia

¿Cos­tum­bre o aco­so?

- Quim Mon­zó

De en­tre las nu­me­ro­sas tra­di­cio­nes que se lle­van a ca­bo du­ran­te las bo­das, el lan­za­mien­to del ra­mo de la no­via es uno de los mo­men­tos más es­pe­ra­dos, y también más dis­cu­ti­dos según co­men­ta Quim Mon­zó: “Ella lo lan­za ha­cia atrás, a ver cuál de sus ami­gas invitadas lo pi­lla al vue­lo. La que se ha­ga con él se­rá la si­guien­te en ca­sar­se, di­ce la su­pers­ti­ción. Pe­ro ¿qué pa­sa si una de ellas no quie­re ser la si­guien­te en ca­sar­se? ¿Qué pa­sa si, de he­cho, no se quie­re ca­sar nun­ca?”.

He ido a tres bo­das. Una cuan­do to­da­vía no te­nía vein­te años (para asis­tir me com­pré en Fu­rest un tra­je co­lor ma­gen­ta des­pam­pa­nan­te), otra po­co des­pués de cum­plir­los (la fies­ta fue en un res­tau­ran­te que ha­bía en Mont­juïc, en la Font del Gat). La ter­ce­ra es más re­cien­te, de ha­ce qui­zás una do­ce­na de años. Por eso ten­go un re­cuer­do más pre­ci­so y por eso agra­dez­co no ha­ber si­do nun­ca pro­ta­go­nis­ta de nin­gu­na.

En los tres ca­sos los ri­tua­les que se lle­van a ca­bo me de­ja­ron bo­quia­bier­to. Que el no­vio no pue­da ver el ves­ti­do de la no­via an­tes de la ce­re­mo­nia. Que ten­ga que lle­var el nu­do de la cor­ba­ta bien he­cho, por­que si le que­da­ra tor­ci­da que­rría de­cir que, una vez ca­sa­do, se­ría un ma­ri­do in­fiel. Me fas­ci­na la ob­se­sión, to­da­vía aho­ra, de que el ves­ti­do de la no­via sea blan­co. (Por­que el blan­co sig­ni­fi­ca pu­re­za, vir­gi­ni­dad, et­cé­te­ra.) Me gus­ta que el ve­lo sea sím­bo­lo de pu­re­za y que, cuan­do es­tán de­lan­te del al­tar, el no­vio se lo re­ti­re con sua­vi­dad para ver­le ní­ti­da­men­te la ca­ra, una pan­to­mi­ma que tie­ne un sub­tí­tu­lo pre­ci­so: “Aho­ra ya eres mía y mis ojos ya te pue­den ver sin ga­sas: em­pe­ce­mos por la ca­ra y más tar­de

Agra­dez­co no ha­ber si­do nun­ca pro­ta­go­nis­ta de nin­gu­na bo­da, ni del convite pos­te­rior

te iré qui­tan­do el res­to de pren­das...”. La pri­me­ra vez que vi que los ami­gos del no­vio le co­gían la cor­ba­ta y la cor­ta­ban a tro­zos me pa­re­ció una ale­go­ría tan cla­ra de la cas­tra­ción –“ho­me ca­sat, bu­rro es­patllat”– que me sor­pren­dió que me di­je­ran que es una cos­tum­bre que se ha­ce por­que trae bue­na suer­te.

Des­pués es­tá lo del ra­mo de flo­res de la no­via. Ella lo lan­za ha­cia atrás, a ver cuál de sus ami­gas invitadas lo pi­lla al vue­lo. La que se ha­ga con él se­rá la si­guien­te en ca­sar­se, di­ce la su­pers­ti­ción. Pe­ro ¿qué pa­sa si una de ellas no quie­re ser la si­guien­te en ca­sar­se? ¿Qué pa­sa si, de he­cho, no se quie­re ca­sar nun­ca? ¿Qué pa­sa si nin­gu­na de ellas quie­re aca­bar fren­te al al­tar? Pues que lo es­qui­van. Es una cos­tum­bre que em­pie­za a es­tar mal vis­ta según don­de. En al­gu­nos paí­ses hay mu­je­res que con­si­de­ran que es una for­ma de aco­so, una ma­ne­ra de se­ña­lar­las: “¡Eh, tú, a ver si te casas ya de una vez!”. El So­raNews24 (“brin­ging you yes­ter­day’s news from Ja­pan and Asia, to­day”) re­co­ge las opi­nio­nes de dos ja­po­ne­sas. Di­ce una: “¿Por qué te­ne­mos que su­frir esa hu­mi­lla­ción ante una mul­ti­tud si ya he­mos te­ni­do que dar a los no­vios 30.000 ye­nes para su re­ga­lo de bo­das?”. Di­ce la otra: “Odio mu­chas tra­di­cio­nes de bo­da, y soy muy crí­ti­ca. Pe­ro tras leer un ar­tícu­lo sobre el ‘aco­so del ra­mo de flo­res’, to­da­vía me que­da más cla­ro que es una prác­ti­ca del to­do de­gra­dan­te”. Aho­ra, ¡lan­zar el ra­mo de flo­res se con­si­de­ra también una for­ma de aco­so! ¿Que­da al­go que no sea ya una for­ma de aco­so? Re­ma­ta el So­raNews24: “A ve­ces, el re­cha­zo de esa cos­tum­bre ge­ne­ra si­tua­cio­nes in­có­mo­das, co­mo que la no­via lan­ce el ra­mo, na­die se mue­va para co­ger­lo y cai­ga al sue­lo”. Es­pe­ro con ansia que las fuer­zas an­ti­he­te­ro­pa­triar­ca­les de­nun­cien el ri­tual de cor­tar la cor­ba­ta por­que, co­mo es un cla­ro sím­bo­lo fá­li­co, no deja de ser un mi­cro­ma­chis­mo: una alu­sión a las mu­je­res co­mo agen­tes cas­tra­do­ras una vez ca­sa­das.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain