La Vanguardia

So­bre­vi­vir a Ma­cron

La cri­sis in­ter­na en Los Re­pu­bli­ca­nos evi­den­cia las di­fi­cul­ta­des de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les fran­ce­ses ante un pre­si­den­te que ocu­pa su es­pa­cio

- EU­SE­BIO VAL París. Correspons­al

La de­re­cha tra­di­cio­nal fran­ce­sa se en­cuen­tra apri­sio­na­da en­tre la de­re­cha mo­de­ra­da de Ma­cron y la ex­tre­ma de­re­cha de Le Pen, una si­tua­ción que pro­vo­ca ten­sio­nes den­tro del par­ti­do, in­ca­paz de ma­nio­brar pe­se a con­tar con un cen­te­nar de dipu­tados en la Asam­blea.

La vic­to­ria de Em­ma­nuel Ma­cron en las pre­si­den­cia­les fran­ce­sas, ha­ce po­co más de un año, aún tie­ne efec­tos co­la­te­ra­les. Los gran­des par­ti­dos de siem­pre, los que se al­ter­na­ron en el po­der du­ran­te la V Re­pú­bli­ca, que­da­ron muy to­ca­dos, no só­lo por la hu­mi­lla­ción que su­frie­ron sino también por la fal­ta de rum­bo, la pér­di­da de es­pa­cio po­lí­ti­co –da­do que Ma­cron ocu­pó un cen­tro muy am­plio– y la cri­sis de li­de­raz­go. Las he­ri­das es­tán to­da­vía muy abier­tas.

A pri­me­ra vis­ta, la ma­yor de­ba­cle la su­frió el Par­ti­do So­cia­lis­ta (PS), que pa­só de te­ner un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, a unos mí­se­ros 30 es­ca­ños. Los Re­pu­bli­ca­nos (LR) –la prin­ci­pal mar­ca con­ser­va­do­ra– man­tu­vie­ron un cen­te­nar de dipu­tados. Con el pa­so del tiem­po, sin em­bar­go, cun­de la sen­sa­ción de que a LR les cos­ta­rá más le­van­tar ca­be­za por­que es­tán atra­pa­dos en una te­na­za. Por el cen­tro­de­re­cha com­pi­ten con la política li­be­ral y pro­ne­go­cios de Ma­cron y de su Go­bierno. Por la de­re­cha se enfrentan al Re­agru­pa­mien­to Na­cio­nal (RN) –nue­vo nom­bre del an­ti­guo Fren­te Na­cio­nal (FN)– de Ma­ri­ne Le Pen y otras fuer­zas ul­tra­de­re­chis­tas me­no­res.

La ten­sión in­ter­na en LR pro­vo­có, el do­min­go pa­sa­do, la des­ti­tu­ción de la nú­me­ro dos del par­ti­do, Vir­gi­nie Cal­mels. Es­ta ha­bía cues­tio­na­do la lí­nea política y el mo­do de ope­rar de­ma­sia­do per­so­na­lis­ta y au­to­ri­ta­rio del lí­der del par­ti­do des­de ha­ce ocho me­ses, Lau­rent Wau­quiez, quien ocu­pa a la vez la pre­si­den­cia de la re­gión Au­ver­nia-Ró­dano-Alpes.

Los ro­ces per­so­na­les y es­tra­té­gi­cos en­tre Cal­mels y Wau­quiez ve­nían de lejos, pe­ro el tán­dem se hi­zo in­via­ble a raíz de unas de­cla­ra­cio­nes muy du­ras de ella con­tra él en la edi­ción do­mi­ni­cal de Le Pa­ri­sien. Cal­mels, ex­di­rec­to­ra ge­ne­ral de la pro­duc­to­ra de te­le­vi­sión En­de­mol Fran­ce, es la vi­ceal­cal­de­sa de Bur­deos. Su je­fe, el ex pri­mer mi­nis­tro y exas­pi­ran­te pre­si­den­cial Alain Jup­pé, nun­ca ha visto con bue­nos ojos a Wau­quiez al fren­te del par­ti­do e in­clu­so de­jó de pa­gar la cuo­ta de afi­lia­ción por su desacuer­do con las prio­ri­da­des de la nue­va eta­pa.

Cal­mels re­pro­cha a Wau­quiez ha­ber­se apro­xi­ma­do de­ma­sia­do a las te­sis iden­ti­ta­rias, an­ti­in­mi­gra­ción y eu­ro­es­cép­ti­cas de Le Pen. La go­ta que pu­do col­mar el va­so fue un re­cien­te fo­lle­to de LR re­par­ti­do por el país y col­ga­do en in­ter­net, ba­jo el tí­tu­lo Para que Fran­cia si­ga sien­do Fran­cia ,enel que se car­ga­ba con­tra “el co­mu- ni­ta­ris­mo is­la­mis­ta” y “el se­pa­ra­tis­mo is­la­mis­ta” (el con­cep­to que se usa para des­cri­bir a la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na que vi­ve den­tro de Fran­cia si­guien­do sus pro­pias nor­mas e ig­no­ran­do los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos). Cal­mels con­si­de­ró el fo­lle­to “inú­til­men­te an­gus­tian­te”. Wau­quiez la des­ti­tu­yó tras acu­sar­la de des­leal­tad y ad­ver­tir que en el par­ti­do no hay es­pa­cio “para pe­que­ñas ca­pi­lli­tas y aven­tu­ras per­so­na­les”.

Ante el di­vor­cio en la cú­pu­la de LR se pro­nun­ció el ex­pre­si­den­te Ni­co­las Sar­kozy, que hi­zo un lla­ma­mien­to a la unión, y también Jup­pé, quien, ob­via­men­te, sa­lió en de­fen­sa de Cal­mels y sos­tu­vo que “la leal­tad pue­de con­vi­vir con la ex­pre­sión de sen­si­bi­li­da­des di­ver­sas”.

Si los con­ser­va­do­res lu­chan por so­bre­vi­vir en la era Ma­cron, tam­po­co los so­cia­lis­tas lo tie­nen fá­cil en la ac­tual co­yun­tu­ra. Al me­nos el PS sí con­si­gue re­cu­pe­rar con me­nos tra­bas su área na­tu­ral en el cen­troiz­quier­da, da­do que, más allá de ellos, se ha­lla el po­pu­lis­mo an­ti­sis­te­ma y eu­ro­es­cép­ti­co de Fran­cia In­su­mi­sa y otros gru­pos ra­di­ca­les. No com­pi­ten

En Los Re­pu­bli­ca­nos cau­sa ten­sión el ex­ce­si­vo acer­ca­mien­to al elec­to­ra­do de Le Pen

Los so­cia­lis­tas ven con pre­ven­ción el cre­cien­te pro­ta­go­nis­mo de François Ho­llan­de

tan­to con ese elec­to­ra­do co­mo lo ha­ce LR con el de Le Pen.

El PS sí afron­ta un problema ines­pe­ra­do e in­có­mo­do. Es la reapa­ri­ción de François Ho­llan­de. Los ac­tua­les lí­de­res so­cia­lis­tas no es­tán na­da en­tu­sias­ma­dos de ver el éxi­to de la gi­ra del ex­pre­si­den­te por to­da Fran­cia pro­mo­cio­nan­do su li­bro sobre su ex­pe­rien­cia en el Elí­seo. Ho­llan­de, que de­jó la pre­si­den­cia con la po­pu­la­ri­dad por los sue­los, dis­fru­ta de una es­pe­cie de re­su­rrec­ción, o al me­nos de una sa­lu­da­ble reha­bi­li­ta­ción política, y has­ta se reúne con em­pre­sa­rios. El ex je­fe de Es­ta­do ha flir­tea­do abier­ta­men­te con la po­si­bi­li­dad de un re­torno al pri­mer plano, in­clui­do otro asal­to al Elí­seo.

Ma­cron de­jó mal­he­ri­dos a sus ad­ver­sa­rios, pe­ro su for­ma de lle­gar al po­der y su política también ali­men­tan de­seos de re­van­cha.

 ?? PHI­LIP­PE DESMAZES / AFP ?? Lau­rent Wau­quiez (de­re­cha), jun­to a la des­ti­tui­da Vir­gi­nie Cal­mels en una ima­gen del pa­sa­do sep­tiem­bre
PHI­LIP­PE DESMAZES / AFP Lau­rent Wau­quiez (de­re­cha), jun­to a la des­ti­tui­da Vir­gi­nie Cal­mels en una ima­gen del pa­sa­do sep­tiem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain