La Vanguardia

Trump or­de­na re­unir con sus padres a los más de 2.300 ni­ños in­ter­na­dos

Los me­no­res han si­do en­via­dos a al­ber­gues y fa­mi­lias de aco­gi­da en to­do EE.UU.

- BEA­TRIZ NAVARRO Washington. Correspons­al

Él los se­pa­ró y ¿él los re­uni­rá? Des­bor­da­do por las crí­ti­cas y las di­fi­cul­ta­des de su política de to­le­ran­cia ce­ro con la in­mi­gra­ción ile­gal, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, or­de­nó ayer de­vol­ver a sus fa­mi­lias a los 2.342 ni­ños re­ti­ra­dos de sus padres en la fron­te­ra.

La ola de pro­tes­tas con­tra es­ta política for­zó an­te­ayer a Trump a dar mar­cha atrás. Des­de ese mo­men­to, sus de­trac­to­res se han cen­tra­do en pre­sio­nar a la Ad­mi­nis­tra­ción para que reúna a los ni­ños con sus padres cuan­to an­tes. La Ca­sa Blan­ca no te­nía nin­gún plan pe­ro Trump or­de­nó ayer “ha­cer lo ne­ce­sa­rio” a los de­par­ta­men­tos de Justicia, In­te­rior y Asun­tos So­cia­les. Las ex­pe­rien­cias pre­vias in­di­can que re­unir­los se­rá mu­cho más di­fí­cil que se­pa­rar­los.

Los ni­ños afec­ta­dos pa­sa­ron los primeros días en cam­pos cer­ca de la fron­te­ra con Mé­xi­co, don­de sus padres es­tán a la espera de juicio. En­tre­tan­to mu­chos han si­do tras­la­da­dos a al­ber­gues, fa­mi­lias de aco­gi­da o pa­rien­tes des­per­di­ga­dos por to­do el país. Aun­que se­pa­ra­dos a la fuer­za, sus ca­sos si­guen los mis­mos cau­ces que los pre­vis­tos para los me­no­res no acom­pa­ña­dos que lle­gan de for­ma ile­gal, un com­ple­jo puz­le de agencias fe­de­ra­les, or­ga­nis­mos lo­ca­les y oe­ne­gés que bus­can fa­mi­lias que se ha­cen car­go tem­po­ral­men­te de los ni­ños. En to­tal, el Go­bierno tie­ne ac­tual­men­te a 11.786 me­no­res in­mi­gran­tes a su car­go.

¿Dón­de es­tá mi hi­jo?, ¿quién se lo ha lle­va­do?, ¿có­mo que no sa­bes na­da, si eres mi abo­ga­do? son al­gu­nas de las pre­gun­tas que los padres di­ri­gen in­cré­du­los e in­dig­na­dos a sus le­tra­dos, ha ex­pli­ca­do Erik Hans­hew, de­fen­sor pú­bli­co en El Pa­so (Te­xas), que es­cu­cha de­ce­nas de ca­sos ca­da se­ma­na. Tam­po­co los jueces acos­tum­bran a te­ner in­for­ma­ción sobre las cir­cuns­tan­cias fa­mi­lia­res de los acu­sa­dos. “El pro­ce­so es caó­ti­co y bi­zan­tino”, afir­ma. Su­ce­si­vas lla­ma­das a la ofi­ci­na de rea­sen­ta­mien­to pue­den ayu­dar a se­guir la pis­ta de los ni­ños y lo­ca­li­zar­los pe­ro se han da­do ca­sos de padres de­por­ta­dos sin sus pe­que­ños.

También la pri­me­ra da­ma, Me­la­nia Trump, te­nía pre­gun­tas sobre el sis­te­ma y sobre “có­mo ayu­dar a que es­tos ni­ños se reúnan con sus fa­mi­lias”. Ayer reali­zó una vi­si­ta tan sor­pre­sa co­mo cal­cu­la­da a un pe­que­ño cen­tro en McA­llen (Te­xas) para en­tre­vis­tar­se con sus res­pon­sa­bles. “¿Cuán­tas ve­ces pue­den ha­blar con sus padres?”, “¿cuán­tos días pa­san aquí?”, les plan­teó du­ran­te una char­la re­trans­mi­ti­da por te­le­vi­sión.

Me­la­nia Trump vi­si­ta por sor­pre­sa un pe­que­ño cen­tro de in­ter­na­mien­to de me­no­res en Te­xas

Me­la­nia Trump se mos­tró com­pla­ci­da por las “agra­da­bles” ins­ta­la­cio­nes, na­da re­pre­sen­ta­ti­vas de la po­lé­mi­ca ac­tual: só­lo seis de los 60 ni­ños in­ter­na­dos –de en­tre cinco y 17 años– fue­ron se­pa­ra­dos de sus padres al cru­zar ile­gal­men­te la fron­te­ra; el res­to son me­no­res no acom­pa­ña­dos que lle­ga­ron con otros fa­mi­lia­res o tra­fi­can­tes, un fe­nó­meno re­la­cio­na­do con la vio­len­cia de las ma­ras (ban­das ju­ve­ni­les) en Amé­ri­ca Cen­tral que al­can­zó su pi­co en el 2014. Tam­po­co era el or­ga­ni­za­do por jau­las ni uno de los cen­tros para “ni­ños de tier­na edad” que el Go­bierno fe­de­ral pre­pa­ra.

La or­den pre­si­den­cial que re­vo­có es­ta política el miér­co­les au­to­ri­za la de­ten­ción in­de­fi­ni­da de las fa­mi­lias, jun­tas, mien­tras los adul­tos es­pe­ran su juicio por en­trar de for­ma irre­gu­lar al país. Pe­se a las du­das sobre la le­ga­li­dad de la me­di­da más allá del pla­zo de 20 días, Trump in­di­có ayer que la política de ‘to­le­ran­cia ce­ro’ se mantiene in­tac­ta y or­de­nó al Pen­tá­gono que pre­pa­re ins­ta­la­cio­nes para al­ber­gar a 20.000 per­so­nas en previsión de fu­tu­ras de­ten­cio­nes.

En­tre­tan­to, los re­pu­bli­ca­nos fra­ca­sa­ron en su in­ten­to de unir a su ala mo­de­ra­da y más con­ser­va­do­ra en torno a una nue­va ley mi­gra­to­ria. El vo­to que­dó apla­za­do a hoy. Los de­mó­cra­tas ya han ad­ver­ti­do que no apo­ya­rán nin­guno de los tex­tos a de­ba­te, que in­clu­yen fon­dos para fi­nan­ciar el mu­ro con Mé­xi­co.

 ?? CHIP SOMODEVILL­A / AFP ?? Men­sa­je equí­vo­co. Al mar­char­se de McA­llen (Te­xas), don­de vi­si­tó un cen­tro con me­no­res in­ter­na­dos se­pa­ra­dos de sus fa­mi­lias, Me­la­nia Trump se pu­so una par­ka con el men­sa­je: “I really don’t ca­re. Do you?” (Real­men­te no me im­por­ta, ¿a ti sí?)
CHIP SOMODEVILL­A / AFP Men­sa­je equí­vo­co. Al mar­char­se de McA­llen (Te­xas), don­de vi­si­tó un cen­tro con me­no­res in­ter­na­dos se­pa­ra­dos de sus fa­mi­lias, Me­la­nia Trump se pu­so una par­ka con el men­sa­je: “I really don’t ca­re. Do you?” (Real­men­te no me im­por­ta, ¿a ti sí?)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain