La Vanguardia

La Ca­sa Blan­ca tras­la­da a Nue­va York a cien­tos de ni­ños con noc­tur­ni­dad

- FRAN­CESC PEIRÓN Nue­va York. Correspons­al

Ed­die, de nue­ve años, re­co­rrió en au­to­bús las 2.000 mi­llas (3.200 ki­ló­me­tros) que se­pa­ran al­gún pun­to de la fron­te­ra sur de Es­ta­dos Uni­dos con Nue­va York.

Via­jó so­lo, si se en­tien­de co­mo tal que no le acom­pa­ña­ban ni sus padres ni nin­gún familiar. Le cus­to­dia­ron unos agen­tes fe­de­ra­les.

“No tie­ne ni idea de cuán­do vol­ve­rá a ver a su ma­dre. Es­to es an­ti­ame­ri­cano, si es que es al­go”, afir­mó ayer Bill de Bla­sio, al­cal­de de la Gran Man­za­na.

Las au­to­ri­da­des de Washington han en­via­do a va­rios cen­te­na­res de ni­ños has­ta Nue­va York. El al­cal­de vi­si­tó el miér­co­les el Ca­yu­ga Cen­ter, al es­te de Har­lem, para des­cu­brir que ha­bía al me­nos 239 ni­ños, in­clui­dos be­bés, que ha­bían he­cho el mis­mo via­je que Ed­die.

Ni él, ni el go­ber­na­dor An­drew Cuo­mo, te­nían idea de que su ciu­dad o su es­ta­do se con­ver­ti­rían en otro es­ce­na­rio de la es­can­da­lo­sa prác­ti­ca or­de­na­da por el pre­si­den­te Do­nald Trump de separar a los me­no­res de los padres que en­tran de for­ma ile­gal en EE.UU. Su go­bierno lo de­no­mi­na “to­le­ran­cia ce­ro”. Otros mu­chos, en un am­plio aba­ni­co, des­de re­pu­bli­ca­nos a re­li­gio­sos, la han ca­li­fi­ca­do de “hu­ma­ni­dad ce­ro”.

Ya se sa­be que Nue­va York es te­rri­to­rio enemi­go para el ve­cino Trump. Así que su Ad­mi­nis­tra­ción de­ci­dió ac­tuar con noc­tur­ni­dad en­vian­do a es­tos ni­ños a los que pri­va­ron de sus se­res más que­ri­dos sin de­cir na­da. Los via­jes em­pe­za­ron en ma­yo, a las dos se­ma­nas de poner en mar­cha la se­pa­ra­ción. El asun­to lo des­ta­pó Cuo­mo. Pe­se a que los cen­tros uti­li­za­dos es­tán re­gu­la­dos por el es­ta­do, los fon­dos son fe­de­ra­les y, por tan­to, es­tán ba­jo el ám­bi­to del po­der eje­cu­ti­vo cen­tral.

“Para em­peo­rar to­da­vía más las cosas, el Go­bierno fe­de­ral prohi­be a Nue­va York la aten­ción mé­di­ca y men­tal a es­tos ni­ños”, re­mar­có ayer el go­ber­na­dor en un ar­tícu­lo de opinión pu­bli­ca­do en The New York Ti­mes. En su tribuna, Cuo­mo re­cal­có que es­tos cen­tros ofre­cen un cui­da­do de al­ta ca­li­dad a los me­no­res, en con­tras­te con las jau­las o es­pa­cios co­mer­cia­les aban­do­na­dos don­de se les en­cie­rra en Te­xas o Ari­zo­na.

Ma­ti­zó que “es­tos ni­ños no de­be­rían es­tar en ins­ta­la­cio­nes de Nue­va York o de nin­gún si­tio, de­be­rían es­tar con sus padres”.

A De Bla­sio le im­pre­sio­nó vi­si­tar un au­la con “30 o 40 críos de Gua­te­ma­la que po­nían ca­ras de va­lien­tes a pe­sar de ha­ber te­ni­do que pa­sar por una ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca”. Según el al­cal­de, que “el pre­si­den­te se ha­ya re­trac­ta­do no re­suel­ve el problema”. El da­ño ya es­tá he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain