La Vanguardia

Londres pro­me­te fa­ci­li­da­des para que los eu­ro­peos si­gan en el país

Los ciu­da­da­nos de la UE ten­drán que de­mos­trar que ca­re­cen de an­te­ce­den­tes pe­na­les y dar su iden­ti­dad y re­si­den­cia

- RA­FAEL RA­MOS Londres. Correspons­al

Tras el es­cán­da­lo de las ex­pul­sio­nes in­jus­ti­fi­ca­das de ciu­da­da­nos ca­ri­be­ños que lle­va­ban dé­ca­das en el país, y en me­dio del fu­ror por el tra­to in­hu­mano de Do­nald Trump a los ni­ños in­mi­gran­tes en la fron­te­ra con Mé­xi­co, el Go­bierno bri­tá­ni­co ha que­ri­do mos­trar su ca­ra más ama­ble a los 3,5 mi­llo­nes de per­so­nas de la UE que re­si­den en el país. The­re­sa May tie­ne sus de­fec­tos pe­ro, a la ho­ra de li­diar con los ex­tran­je­ros, no quie­re ser com­pa­ra­da con el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, ni con el hún­ga­ro Vik­tor Or­bán, ni con el pri­mer mi­nis­tro italiano, Giu­sep­pe Con­te, ni con el lí­der de la CSU bá­va­ra, Horst Seeho­fer. Más bien pre­fie­re ser Pe­dro Sán­chez.

Los ciu­da­da­nos de paí­ses de la UE que lle­ven por lo me­nos cinco años en Gran Bre­ta­ña po­drán ob­te­ner el de­re­cho a per­ma­ne­cer de­mos­tran­do –me­dian­te un for­mu­la­rio que se re­lle­na­rá en una pá­gi­na web o con una apli­ca­ción de te­lé­fono mó­vil– su iden­ti­dad, su re­si­den­cia, y que ca­re­cen de an­te­ce­den­tes pe­na­les (só­lo se­rán ex­clui­dos quie­nes ha­yan si­do con­de­na­dos a más de un año de cár­cel). El mi­nis­tro del In­te­rior, Sa­jid Ja­vid, ha di­cho que el pro­ce­so “se­rá lo más sen­ci­llo po­si­ble” y la res­pues­ta se ob­ten­drá en cues­tión de días. El cos­te se­rá de 65 li­bras para adul­tos (unos 74 eu­ros) y la mi­tad para ni­ños.

El desafío bu­ro­crá­ti­co es enor­me, ya que se es­pe­ran en­tre 3,2 y 3,8 mi­llo­nes de so­li­ci­tu­des des­de que el pro­gra­ma en­tre en vi­gor en mar­zo del año que vie­ne has­ta que ex­pi­re, en ju­nio del 2021. Se crea­rá una ofi­ci­na es­pe­cial con un mi­llar y me­dio de em­plea­dos, que ha­brán de li­diar con 4.500 ex­pe­dien­tes dia­rios. “Se ha aca­ba­do la ac­ti­tud hos­til ha­cia los in­mi­gran­tes –di­jo el mi­nis­tro Ja­vid–. Apre­cia­mos la apor­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res y es­tu­dian­tes eu­ro­peos a nues­tra economía y nues­tra sociedad, que­re­mos que se que­den y se lo va­mos a poner lo más fá­cil po­si­ble. Ten­drá que ha­ber ra­zo­nes muy sus­tan­cia­les para re­cha­zar la pe­ti­ción de al­guien”.

Aque­llos ciu­da­da­nos que pa­gan impuestos y es­tán re­gis­tra­dos en la Se­gu­ri­dad So­cial po­drán de­mos­trar muy fá­cil­men­te su es­ta­tus de re­si­den­tes. Pe­ro quie­nes no tra­ba­jan (o pa­gan a la Ha­cien­da es­pa­ño­la, por ejem­plo) lo ten­drán más com­pli­ca­do y ha­brán de pro­bar que vi­ven en el país me­dian­te fac­tu­ras de gas, elec­tri­ci­dad o ta­sas mu­ni­ci­pa­les con su nom­bre y di­rec­ción. Una vez ob­te­ni­do el per­mi­so de re­si­den­cia, los be­ne­fi­cia­rios po­drán re­cla­mar­lo para sus ma­ri­dos, mu­je­res, pa­re­jas, hi­jos y nie­tos de­pen­dien­tes. Aque-

COS­TE Y MÉ­TO­DO

Ha­brá que pa­gar 65 li­bras (74 eu­ros) y la so­li­ci­tud se re­lle­na­rá por in­ter­net

RE­CI­PRO­CI­DAD

El Go­bierno May pi­de a la UE (y sobre to­do a España y Fran­cia) que ten­ga un ges­to si­mi­lar

llos que no lle­ven aún cinco años, o lle­guen en­tre aho­ra y el fi­nal del pe­rio­do de tran­si­ción para la sa­li­da del Reino Uni­do de Eu­ro­pa, ob­ten­drán un es­ta­tus pro­vi­sio­nal que más ade­lan­te po­drán com­ple­tar. En las bi­blio­te­cas pú­bli­cas ha­brá fun­cio­na­rios de in­mi­gra­ción de­di­ca­dos a ayu­dar a quie­nes no ma­ne­jen or­de­na­do­res, y otros irán a los do­mi­ci­lios de per­so­nas con li­mi­ta­cio­nes de mo­vi­li­dad.

Los ciu­da­da­nos de la UE cu­yas so­li­ci­tu­des sean apro­ba­das re­ci­bi­rán un nú­me­ro de iden­ti­dad (pe­ro no un car­net fí­si­co) que les ser­vi­rá para al­qui­lar pi­sos, uti­li­zar ser­vi­cios co­mo la sa­ni­dad pú­bli­ca y re­cla­mar los be­ne­fi­cios so­cia­les a los que pue­dan te­ner de­re­cho. El es­ta­tus po­drá ser uti­li­za­do co­mo un ata­jo para la ob­ten­ción de la na­cio­na­li­dad bri­tá­ni­ca, en vez de pa­sar co­mo aho­ra por el en­go­rro­so pro­ce­so de re­lle­nar 75 pá­gi­nas para pe­dir el de­re­cho de re­si­den­cia per­ma­nen­te.

Londres ha de­ja­do cla­ro que espera que los 750.000 bri­tá­ni­cos re­si­den­tes en paí­ses de la UE ten­gan la po­si­bi­li­dad de re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción de ma­ne­ra si­mi­lar, y ha cri­ti­ca­do a alia­dos co­mo España y Fran­cia (don­de vi­ven la ma­yo­ría de bri­tá­ni­cos) por no ha­ber ex­pli­ca­do qué pien­san ha­cer y pues­to en mar­cha un pro­ce­di­mien­to. Los par­ti­dos de opo­si­ción te­men que cien­tos de mi­les de per­so­nas cu­yas so­li­ci­tu­des sean re­cha­za­das se que­den en una es­pe­cie de lim­bo le­gal.

Pe­ro to­do es­to es su­po­nien­do que al fi­nal ha­ya un com­pro­mi­so con Bruselas sobre los tér­mi­nos de la sa­li­da de Gran Bre­ta­ña. Pre­gun­ta­do por qué pa­sa­rá con los ciu­da­da­nos eu­ro­peos si no es así, el mi­nis­tro del In­te­rior se li­mi­tó a de­cir: “Con­fia­mos en lle­gar a un acuer­do”.

 ?? DAN KITWOOD / GETTY ?? Un ma­ni­fes­tan­te con­tra el Bre­xit, ayer ante el Par­la­men­to bri­tá­ni­co, en Londres
DAN KITWOOD / GETTY Un ma­ni­fes­tan­te con­tra el Bre­xit, ayer ante el Par­la­men­to bri­tá­ni­co, en Londres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain