La Vanguardia

La mu­jer de Ne­tan­yahu es acu­sa­da de fal­si­fi­car gas­tos de co­mi­das ofi­cia­les

- HEN­RI­QUE CYMERMAN BE­NA­RROCH Jerusalén. Correspons­al

La fis­ca­lía is­rae­lí pre­sen­tó ayer car­gos con­tra la pri­me­ra da­ma is­rae­lí, Sa­ra Ne­tan­yahu, por la su­pues­ta fal­si­fi­ca­ción de cuen­tas de co­mi­das y ce­nas en la re­si­den­cia del pri­mer mi­nis­tro. La es­po­sa del pre­mier Be­nia­min Ne­tan­yahu es acu­sa­da de in­flar los gas­tos en co­mi­das y ce­nas ofi­cia­les en la re­si­den­cia del pri­mer mi­nis­tro en la ca­lle Bal­four, así co­mo de ad­qui­rir co­mi­da para lle­var en res­tau­ran­tes de lu­jo de Jerusalén por un valor de 83.500 eu­ros, vio­lan­do así la nor­ma­ti­va que im­pi­de traer co­mi­das de res­tau­ran­tes cuan­do una co­ci­ne­ra es­tá contratada en la re­si­den­cia. Para más in­ri, los chefs de los res­tau­ran­tes lu­jo­sos también ve­nían en oca­sio­nes a co­ci­nar a su do­mi­ci­lio.

Los he­chos ocu­rrie­ron en­tre sep­tiem­bre del 2010 y mar­zo del 2013, y la fre­cuen­cia po­día lle­gar has­ta de­ce­nas de ve­ces al mes. En al­gu­nos ca­sos, las fac­tu­ras al­can­za­ban cien­tos de eu­ros. En los plie­gues de acu­sa­ción se afir­ma que los res­pon­sa­bles en la ca­sa in­ten­ta­ron es­con­der que la re­si­den­cia con­ta­ba con una co­ci­ne­ra fi­ja.

El vicedi­rector ge­ne­ral de la pre­si­den­cia del Go­bierno, Ez­ra Sai­dof, también ha si­do acu­sa­do de in­frac­cio­nes si­mi­la­res. A su vez, a Sai­dof se le acu­sa de fal­sear do­cu­men­tos en dos ca­sos se­pa­ra­dos de con­tra­ta­ción de ca­ma­re­ros y elec­tri­cis­tas. Sa­ra Ne­tan­yahu también fue sos­pe­cho­sa ha­ber par­ti­ci­pa­do en es­tas in­frac­cio­nes, pe­ro la fis­ca­lía de­ci­dió no juz­gar­la por fal­ta de prue­bas.

La fis­ca­lía is­rae­lí in­ves­ti­ga también al pri­mer mi­nis­tro Be­nia­min Ne­tan­yahu por va­rios ca­sos, en­tre ellos la re­cep­ción de re­ga­los por valor de casi 250.000 eu­ros; por la ad­qui­si­ción de sub­ma­ri­nos en Ale­ma­nia en los que gen­te cer­ca­na al pre­mier po­dría te­ner in­tere­ses; y en es­cu­chas te­le­fó­ni­cas supuestame­nte or­de­na­das por él mis­mo. Por aho­ra, al pre­mier ha si­do in­te­rro­ga­do por la policía, que le ha he­cho des­pla­zar­se a co­mi­sa­ría o ha en­via­do a los in­ves­ti­ga­do­res a su re­si­den­cia en nu­me­ro­sas oca­sio­nes.

De mo­men­to, el fis­cal del Es­ta­do, Avi­chai Men­del­blit, ha de­ci­di­do pre­sen­tar car­gos con­tra Sa­ra Ne­tan­yahu y con­ti­nuar sin to­mar una de­ci­sión en lo que con­cier­ne al pri­mer mi­nis­tro. Los abo­ga­dos de la pri­me­ra da­ma de­cla­ra­ron ayer que se tra­ta de una acu­sa­ción des­ca­be­lla­da y afir­ma­ron que es­tán se­gu­ros de que “la ver­dad sal­drá a la luz”.

“Es la pri­me­ra vez en el mun­do en que se acu­sa de irre­gu­la­ri­da­des a la es­po­sa de un lí­der por co­mi­das. La es­po­sa no es una fun­cio­na­ria, no co­no­cía las nor­mas y di­jo la ver­dad en su in­ves­ti­ga­ción cuan­do fue in­te­rro­ga­da con el po­lí­gra­fo”, se­ña­la­ron sus abo­ga­dos.

A lo lar­go de los años, Ne­tan­yahu des­pi­dió a va­rios fun­cio­na­rios de la re­si­den­cia ofi­cial, en­tre ellos al ma­yor­do­mo je­fe, Ma­ni Naf­ta­li, que se ter­mi­nó con­vir­tien­do en el pro­ta­go­nis­ta de ma­ni­fes­ta­cio­nes se­ma­na­les en Pe­tah Tik­va y Tel Aviv con­tra la co­rrup­ción del Go­bierno en ge­ne­ral y con­tra la co­rrup­ción de la fa­mi­lia Ne­tan­yahu en par­ti­cu­lar, acu­san­do a la es­po­sa del pre­mier de mal­tra­tar a los tra­ba­ja­do­res con des­tino en la ca­sa.

 ?? GALI TIBBON / AFP ?? Sa­ra Ne­tan­yahu
GALI TIBBON / AFP Sa­ra Ne­tan­yahu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain