La Vanguardia

Louie y Henry des­can­san jun­tos

- EU­SE­BIO VAL París. Correspons­al

Es una his­to­ria muy des­gra­cia­da, pe­ro su ines­pe­ra­do fi­nal ha con­so­la­do a la fa­mi­lia. Dos her­ma­nos ge­me­los es­ta­dou­ni­den­ses, que mu­rie­ron jun­tos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, re­po­san al fin, des­de el mar­tes pa­sa­do, uno al la­do del otro, en el ce­men­te­rio de Co­lle­vi­lle-sur-Mer, en Nor­man­día. Pa­re­cía im­po­si­ble re­unir­los. Ha­bían pa­sa­do 74 años. El mi­la­gro se pro­du­jo gra­cias a la obs­ti­na­ción de una es­tu­dian­te ado­les­cen­te y a los avan­ces de la cien­cia ge­né­ti­ca.

Lud­wig Ju­lius Wil­hem Pie­per y su her­mano Ju­lius Hein­rich Ot­to Pie­per te­nían 19 años y vi­vían en Cres­ton, una aldea de Ne­bras­ka, en el co­ra­zón de la Amé­ri­ca gran­je­ra y ru­ral. Eran ge­me­los idén­ti­cos. Por ra­zo­nes prác­ti­cas –co­mo es fre­cuen­te en Es­ta­dos Uni­dos–, al pri­me­ro le lla­ma­ron siem­pre Louie y al se­gun­do Henry. Eran hi­jos de in­mi­gran­tes ale­ma­nes. Co­mo mi­llo­nes de jó­ve­nes de su edad, se alis­ta­ron para ir a la gue­rra. Op­ta­ron por la Ar­ma­da.

Las nor­mas mi­li­ta­res im­pe­dían que dos her­ma­nos tu­vie­ran el mis­mo des­tino. Eso su­po­nía un gra­ve problema para los Pie­per. Ha­bían cre­ci­do jun­tos y es­ta­ban muy uni­dos. Cuan­do uno en­fer­ma­ba, el otro también. Es un fe­nó­meno muy co­mún en­tre los ge­me­los, más aún en­tre los idén­ti­cos. Pi­die­ron a su pa­dre que hi­cie­ra al­gu­na ges­tión. Su pro­ge­ni­tor, en efec­to, es­cri­bió una car­ta y su de­man­da fue aten­di­da. “Mis hi­jos lle­ga­ron al mun­do jun­tos, tie­nen que ser­vir jun­tos y, si se hun­den jun­tos, que así sea”, ar­gu­men­tó el hom­bre en la mi­si­va.

Louie y Henry se ocu­pa­ban de la co­mu­ni­ca­ción ra­dio­te­le­grá­fi­ca. Des­pués del des­em­bar­co de Nor­man­día, rea­li­za­ron di­ver­sas tra­ve­sías des­de Inglaterra en un bu­que de trans­por­te que lle­va­ba tan­ques a la ida y re­gre­sa­ba con he­ri­dos. El 19 de ju­nio de 1944, 13 días des­pués del D-Day, las cosas se tor­cie­ron. El mar es­ta­ba muy agitado y su bar­co, el LST-523, se ba­lan­cea­ba con vio­len­cia en­tre las olas. En uno de esos brus­cos mo­vi­mien­tos im­pac­tó con una mi­na ale­ma­na y se hun­dió en po­cos mi­nu­tos. De los 145 tri­pu­lan­tes a bor­do, mu­rie­ron 117, en­tre ellos los her­ma­nos Pie­per. El ca­dá­ver de Louie se re­cu­pe­ró, fue iden­ti­fi­ca­do y lo en­te­rra­ron en el ce­men­te­rio ame­ri­cano de Co­lle­vi­lle-sur-Mer, de­lan­te de Omaha Beach, la pla­ya más mor­tí­fe­ra du­ran­te el des­em­bar­co. De Henry se per­dió el ras­tro.

En 1961, un bu­cea­dor fran­cés re­cu­pe­ró res­tos hu­ma­nos del cas­co hun­di­do, en­tre ellos los que ha­bía en la ca­bi­na de los ra­dio­te­le­gra­fis­tas. Fue­ron en­te­rra­dos en el ce­men­te­rio ame­ri­cano de Neu­vi­lle, en Bél­gi­ca. Na­die re­pa­ró en la po­si­bi­li­dad de que fue­ran del her­mano Pie­per des­apa­re­ci­do. Tam­po­co ha­bía en­ton­ces me­dios cien­tí­fi­cos para sa­ber­lo. La fa­mi­lia con­ti­nua­ba re­cor­dan­do con ca­ri­ño a los ge­me­los, sobre to­do su her­ma­na menor, Mary Ann, quien con­ta­ba a sus hi­jos y nie­tos anéc­do­tas de los cha­va­les du­ran­te su in­fan­cia fe­liz en Ne­bras­ka.

No fue has­ta el 2015 que una alum­na de una high school (ins­ti­tu­to de ba­chi­lle­ra­to) de Ne­bras­ka, Va­nes­sa Tay­lor, en un pro­yec­to es­co­lar sobre hé­roes lo­ca­les, se in­tere­só por los her­ma­nos Pie­per. In­da­gó, re­bus­có y aca­bó lle­gan­do a la con­clu­sión de que los res­tos en­te­rra­dos en Bél­gi­ca po­dían co­rres­pon­der a Henry, ca­ta­lo­ga­do to­da­vía co­mo “des­co­no­ci­do X-9352”. Lo pu­so en co­no­ci­mien­to de la agen­cia del Pen­tá­gono que se ocu­pa de es­tas cues­tio­nes, la De­fen­se POW/MIA Ac­coun­ting Agency (DPAA), y la ma­qui­na­ria bu­ro­crá­ti­ca se pu­so en mar­cha. Se ex­hu­ma­ron los hue­sos, se hi­cie­ron análisis de ADN, se com­pro­ba­ron con los de Nor­man­día y que­dó ve­ri­fi­ca­do sin du­das que se tra­ta­ba de Henry.

A Mary Ann le die­ron la ale­gría de su vida. Por des­gra­cia, no pu­do su­mar­se al gru­po familiar que se des­pla­zó a Nor­man­día para la ce­re­mo­nia de se­pul­tu­ra co­mún. Fa­lle­ció ha­ce unas se­ma­nas, a los 88 años. “Es el fi­nal de una his­to­ria pe­ro también el ini­cio de otra –de­cla­ró Su­san Law­ren­ce, hi­ja de Mary Ann, des­pués del ac­to–. Es­pe­ra­mos vol­ver aquí con el res­to de la fa­mi­lia, para que su sa­cri­fi­cio no sea nun­ca ol­vi­da­do y no mu­rie­ran en vano, para guar­dar in­tac­ta es­ta me­mo­ria familiar”.

En Co­lle­vi­lle-sur-Mer hay casi 9.400 tum­bas de mi­li­ta­res es­ta­dou­ni­den­ses. Al igual que los otros ce­men­te­rios de gue­rra ame­ri­ca­nos en Eu­ro­pa, es­tá im­pe­ca­ble, con una al­fom­bra de hier­ba cui­da­da con mi­mo y las cru­ces y es­tre­llas de David, de mármol blan­co. A la ce­re­mo­nia asis­tie­ron un pu­ña­do de so­bri­nos y otros fa­mi­lia­res de los caí­dos. El fé­re­tro me­tá­li­co con los res­tos de Henry lo lle­va­ron miem­bros de la U.S. Navy, la Ar­ma­da nor­te­ame­ri­ca­na. También ha­bía va­rios equi­pos de te­le­vi­sión. La no­ti­cia, que pa­só des­aper­ci­bi­da en Fran­cia, ce­rró en cam­bio uno de los te­le­dia­rios con más au­dien­cia en Es­ta­dos Uni­dos, CBS Eve­ning News, que le de­di­có dos mi­nu­tos y 18 se­gun­dos, un lu­jo en te­le­vi­sión.

La so­bri­na Su­san re­ve­ló que, po­cos días an­tes de mo­rir, Louie y Henry es­cri­bie­ron a sus padres. “No os preo­cu­péis por no­so­tros –les de­cían–. Es­ta­mos jun­tos”. Cuan­do la car­ta llegó a Ne­bras­ka, los padres ya ha­bían si­do in­for­ma­dos de la muer­te de sus hi­jos. Nun­ca pu­die­ron sa­ber dón­de lle­var­le flo­res a Henry. Pa­sa­rían el res­to de su vida con es­te dolor aña­di­do, des­co­no­ce­do­res de que la his­to­ria aún da­ría un quie­bro fe­liz para bur­lar la des­gra­cia.

Los ge­me­los Pie­per, que mu­rie­ron jun­tos en la II Gue­rra Mun­dial, com­par­ten

al fin se­pul­tu­ra en Nor­man­día, 74 años des­pués

Los her­ma­nos te­nían 19 años cuan­do su bar­co cho­có con una mi­na y se hun­dió

 ?? VIR­GI­NIA MA­YO / AP ?? En­tie­rro en Co­lle­vi­lle­sur-Mer. Miem­bros de la US Navy lle­van el fé­re­tro con los res­tos de Ju­lius (Henry) Pie­per ante miem­bros de
su fa­mi­lia
VIR­GI­NIA MA­YO / AP En­tie­rro en Co­lle­vi­lle­sur-Mer. Miem­bros de la US Navy lle­van el fé­re­tro con los res­tos de Ju­lius (Henry) Pie­per ante miem­bros de su fa­mi­lia
 ?? AP ?? Ju­lius y Lud­wig Pie­per, con sus uni­for­mes de ma­ri­nos
AP Ju­lius y Lud­wig Pie­per, con sus uni­for­mes de ma­ri­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain