La Vanguardia

La ex­hi­bi­ción de fuer­za de Ca­sa­do in­quie­ta a San­ta­ma­ría y Cos­pe­dal

Con­ti­núa la gue­rra de apo­yos de ex­mi­nis­tros a las dos di­ri­gen­tes fa­vo­ri­tas

- CAR­MEN DEL RIE­GO

La de­mos­tra­ción de fuer­za de Pa­blo Ca­sa­do al pre­sen­tar al­re­de­dor de 5.000 ava­les y con­tar­lo a los cua­tro vien­tos ha cau­sa­do preo­cu­pa­ción a las que, a prio­ri, se pre­sen­tan co­mo fa­vo­ri­tas a pre­si­dir el Par­ti­do Po­pu­lar, María Do­lo­res de Cos­pe­dal y So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría.

Aun­que el vi­ce­se­cre­ta­rio de co­mu­ni­ca­ción del PP es­tu­vo en un pri­mer mo­men­to en con­tac­to con otros can­di­da­tos e in­clu­so llegó a ofre­cer­les su apo­yo, en reali­dad es­ta­ba ya re­co­gien­do ava­les, por­que, di­cen al­gu­nos de sus con­trin­can­tes, su in­ten­ción, des­de el pri­mer mo­men­to fue pre­sen­tar­se.

La preo­cu­pa­ción de las dos mu­je­res fuertes del PP tie­ne dos mo­ti­vos. En pri­mer lu­gar, por­que de un mo­do in­me­dia­to las dos as­pi­ran­tes han per­di­do vo­tos con su can­di­da­tu­ra. Les de­bi­li­ta en los te­rri­to­rios don­de ca­da una son ma­yo­ri­ta­rias. Es­te fe­nó­meno se es­ta­ría dan­do es­pe­cial­men­te en Ma­drid, don­de el di­ri­gen­te po­pu­lar ha si­do pre­si­den­te de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes.

Aun­que el PP de Ma­drid se ha de­cla­ra­do neu­tral, en un co­mu­ni­ca­do ofi­cial, el pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad, Án­gel Ga­rri­do, ha mos­tra­do su apo­yo a Cos­pe­dal –Cris­ti­na Ci­fuen­tes también la apo­ya­ba–. Pe­ro Ca­sa­do ha su­ma­do a su can­di­da­tu­ra a la vi­ce­se­cre­ta­ria de co­mu­ni­ca­ción y por­ta­voz del PP de Ma­drid, Isa­bel Díaz Ayu­so, así co­mo a dipu­tados y con­ce­ja­les de la co­mu­ni­dad. Es­to de­mues­tra, que el po­der te­rri­to­rial que, en es­te ca­so, Cos­pe­dal creía te­ner en la re­gión ma­dri­le­ña no es tan só­li­do co­mo pa­re­cía. Lo mis­mo le ocu­rre a San­ta­ma­ría en otros te­rri­to­rios afi­nes . Las di­rec­cio­nes re­gio­na­les pue­den di­vi­dir­se en­tre va­rios can­di­da­tos.

Ca­sa­do pue­de atraer también a las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes, que en prin­ci­pio es­ta­rían más con Sáenz de San­ta­ma­ría, con lo que su irrup­ción pue­de mer­mar los apo­yos de am­bas.

El se­gun­do mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción para las can­di­da­tas es a fu­tu­ro, por­que los com­pro­mi­sa­rios que Ca­sa­do pue­da con­tro­lar pue­den ser bá­si­cos en el con­gre­so de los días 20 y 21 de ju­lio a la ho­ra de in­cli­nar la ba­lan­za ha­cia una de las dos, que es­pe­ran pa­sar el cor­te de la vo­ta­ción di­rec­ta de los mi­li­tan­tes, el 5 de ju­lio. Para esa elec­ción en el con­gre­so pa­sa­rán las dos can­di­da­tu­ras que más apo­yo re­ci­ban, has­ta que no se de­mues­tre lo con­tra­rio, Cos­pe­dal y San­ta­ma­ría. A par­tir de ese mo­men­to ten­drán que dispu­tar­se los apo­yos de los com­pro­mi­sa­rios que ha­yan apo­ya­do a Ca­sa­do, con lo que la can­di­da­tu­ra del vi­ce­se­cre­ta­rio del PP se ha­ce muy golosa para am­bas. Por esa ra­zón tie­nen que com­ba­tir­la, pe­ro ten­der­le también una mano por si al fi­nal ne­ce­si­tan sus vo­tos.

Po­dría dar­se el he­cho de que quien ha­ya que­da­do en se­gun­do lu­gar en la vo­ta­ción di­rec­ta de los mi­li­tan­tes al fi­nal se al­ce con el triun­fo en el con­gre­so, si lo­gra el apo­yo de los com­pro­mi­sa­rios de ese ter­cer can­di­da­to que ha sa­ca­do un buen re­sul­ta­do en la pri­me­ra vo­ta­ción.

Ayer mis­mo, uno de los can­di­da­tos, José Ramón García Her­nán­dez, cri­ti­ca­ba es­ta po­si­bi­li­dad y sub­ra­ya­ba que si es­to ocu­rre “se­ría una fal­si­fi­ca­ción de to­do el pro­ce­so, se­rían fal­sas pri­ma­rias”.

De mo­men­to, lo que ha­cen las dos can­di­da­tas a las que se les su­po­ne más apo­yos es in­ten­tar se­guir su­man­do el pro­nun­cia­mien­to a su fa­vor de des­ta­ca­dos di­ri­gen­tes del Par­ti­do Po­pu­lar.

Des­de am­bas can­di­da­tu­ras, se ha lla­ma­do a di­ri­gen­tes te­rri­to­ria­les y per­so­na­li­da­des des­ta­ca­das del PP. La ma­yo­ría, de mo­men­to se man­tie­nen en si­len­cio. El pri­me­ro, el pre­si­den­te gallego, Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo, que ha ase­gu­ra­do que man­ten­drá la neu­tra­li­dad, al me­nos en la pri­me­ra fa­se. En el con­gre­so, don­de los que vo­tan son los com­pro­mi­sa­rios, po­dría ser dis­tin­to.

Si el miér­co­les fue Sáenz de San­ta­ma­ría quien su­mó los apo­yos de los ex­mi­nis­tros Al­fon­so Alon­so, Fá­ti­ma Bá­ñez, Íñigo Méndez de Vi­go o Íñigo de la Ser­na, ayer fue Cos­pe­dal quien en­gor­dó la lis­ta que ha­bía ini­cia­do Do­lors Mon­tse­rrat. Los ex­mi­nis­tros Juan Ignacio Zoido, Ra­fael Ca­ta­lá, Isa­bel Te­je­ri­na y Jesús Posada hi­cie­ron pú­bli­co su apo­yo a la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la for­ma­ción.

Sin em­bar­go, y a pe­sar de que de mo­men­to la cam­pa­ña, que ofi­cial­men­te em­pie­za el sá­ba­do, se desa­rro­lla por unos de­rro­te­ros muy ama­bles, en el PP exis­te la preo­cu­pa­ción de que al fi­nal la con­tien­de de­ri­ve en rup­tu­ra. El pro­pio Posada, con as­cen­den­te sobre la mi­li­tan­cia, ex­pre­só su preo­cu­pa­ción por­que las pri­ma­rias de­ri­ven en una cri­sis in­ter­na y el PP sal­ga de­bi­li­ta­do del pro­ce­so.

En­tre tan­to, Pa­blo Ca­sa­do se ha lan­za­do ya a la ca­rre­te­ra y ayer ya vi­si­tó Pa­len­cia, León, Va­lla­do­lid y Ávila.

Zoido, Ca­ta­lá, Te­je­ri­na y Posada ha­cen pú­bli­co su apo­yo a la can­di­da­tu­ra de la se­cre­ta­ria ge­ne­ral

 ?? J. CA­SA­RES / EFE ?? Pa­blo Ca­sa­do, can­di­da­to a la pre­si­den­cia del PP, em­pe­zó su cam­pa­ña ayer en León
J. CA­SA­RES / EFE Pa­blo Ca­sa­do, can­di­da­to a la pre­si­den­cia del PP, em­pe­zó su cam­pa­ña ayer en León

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain