La Vanguardia

La uni­ver­si­dad ca­ta­la­na re­sis­te el cho­que po­lí­ti­co

Los cam­pus han sos­la­ya­do el con­flic­to in­de­pen­den­tis­ta para evi­tar la frac­tu­ra in­ter­na, y los rec­to­res tra­tan aho­ra de im­pul­sar es­pa­cios de de­ba­te para con­tri­buir al diá­lo­go po­lí­ti­co

- MAI­TE GU­TIÉ­RREZ

Des­de que los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas ini­cia­ron su pro­ce­so de rup­tu­ra con España, y sobre to­do du­ran­te la fa­se de uni­la­te­ra­li­dad, los gran­des cam­pus ca­ta­la­nes han tra­ta­do de man­te­ner la neu­tra­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, en un di­fí­cil jue­go de equilibrio­s des­ti­na­do a evi­tar una frac­tu­ra in­ter­na y a ale­jar­se de even­tua­les “pro­ble­mas y con­flic­tos”.

No ha si­do fá­cil, re­co­no­cen en los rec­to­ra­dos. A par­tir de la con­sul­ta del 9-N, que los equi­pos de go­bier­nos sí apo­ya­ron, los cam­pus ape­nas se han pro­nun­cia­do de for­ma con­jun­ta sobre la si­tua­ción política por fal­ta de acuer­do –en­tre los es­ca­sos co­mu­ni­ca­dos glo­ba­les, des­ta­ca uno de mar­zo en con­tra del en­car­ce­la­mien­to de po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas y a fa­vor del diá­lo­go, y otro en de­fen­sa de la libertad de ex­pre­sión a raíz del boi­cot de un CDR a un ac­to de ho­me­na­je a Cer­van­tes or­ga­ni­za­do por So­cie­tat Ci­vil Ca­ta­la­na–.

Es­te in­ten­to por no po­si­cio­nar el sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio, es­ta “pru­den­cia”, en pa­la­bras de la rec­to­ra de la UAB, Mar­ga­ri­ta Ar­boix, ha lle­va­do apa­re­ja­da cier­ta “inac­ti­vi­dad” en un mo­men­to de ex­cep­cio­na­li­dad, re­co­no­ce la rec­to­ra. Du­ran­te es­tos años ape­nas se han im­pul­sa­do es­tu­dios o de­ba­tes para ana­li­zar la si­tua­ción política. “Ha ha­bi­do una ba­ja in­ca­rre­ras ten­si­dad del de­ba­te sobre el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta en las uni­ver­si­da­des”, sub­ra­ya Joan Bo­te­lla, que fue de­cano de la fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cio­lo­gía de la Au­tò­no­ma des­de el 2011 has­ta fe­bre­ro del 2018. “Las uni­ver­si­da­des se han man­te­ni­do tan al mar­gen co­mo han po­di­do del de­ba­te in­de­pen­den­tis­ta”, coin­ci­de el so­ció­lo­go Sal­va­dor Car­dús, pre­de­ce­sor de Bo­te­lla al fren­te de la mis­ma fa­cul­tad.

La mo­vi­li­za­ción es­tu­dian­til también ha si­do mí­ni­ma. Apar­te de con­vo­ca­to­rias de huel­ga pun­tua­les y de ac­tos de pro­tes­ta or­ga­ni­za­dos por gru­pos muy ac­ti­vos pe­ro mi­no­ri­ta­rios den­tro de la co­mu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria –afi­nes a la CUP–, no ha ha­bi­do prác­ti­ca­men­te na­da. Po­co que ver con las gran­des mo­vi­li­za­cio­nes en con­tra de la gue­rra de Irak, cuan­do mi­les de es­tu­dian­tes pa­ra­li­za­ron la uni­ver­si­dad du­ran­te se­ma­nas, con­vir­tien­do las au­las en cen­tros de ac­ti­vis­mo pa­ci­fis­ta, o en con­tra del plan Bo­lo­nia, cuan­do se ocu­pa­ron fa­cul­ta­des y se con­vo­ca­ron huel­gas in­de­fi­ni­das, o en con­tra de la subida de ta­sas apli­ca­da por el Go­vern de Ar­tur Mas, con ma­ni­fes­ta­cio­nes ma­si­vas.

El pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta pa­re­ce ha­ber pa­sa­do de la­do por la uni­ver­si­dad. “In­clu­so hay po­ca sim­bo­lo­gía so­be­ra­nis­ta en los cam­pus”, ob­ser­va Bo­te­lla. De­jan­do apar­te fo­cos co­mo la pla­za Cí­vi­ca de la UAB, tra­di­cio­nal es­ca­pa­ra­te de to­do ti­po de men­sa­jes reivin­di­ca­ti­vos, las fa­cul­ta­des y los rec­to­ra­dos se han con­ser­va­do co­mo es­pa­cios no par­ti­dis­tas, ex­cep­to con­ta­das ex­cep­cio­nes, co­mo la de la Uni­ver­si­tat de Girona, que ha col­ga­do en la web la ima­gen de un la­zo ama­ri­llo jun­to al le­ma “Libertad pre­sos po­lí­ti­cos”. En to­do ca­so, la pre­sen­cia de la­zos y otra sim­bo­lo­gía en los gran­des cam­pus es tes­ti­mo­nial, co­mo ha po­di­do com­pro­bar es­te dia­rio.

Du­ran­te el 2017 la UB in­ten­tó im­pul­sar un ci­clo de de­ba­tes sec­to­ria­les para ana­li­zar de for­ma ob­je­ti­va la si­tua­ción política. “No fue po­si­ble ha­cer­lo”, re­co­no­ce Ernest Pons, vi­ce­rrec­tor de coor­di­na­ción de la UB. “La ten­sión política y so­cial era tan ele­va­da que la ma­yo­ría de pro­fe­so­res no que­rían par­ti­ci­par en es­tas con­fe­ren­cias”, ex­pli­ca. Ha­bía mie­do a po­si­cio­nar­se en pú­bli­co, y también a que los gru­pos de es­tu­dian­tes ha­bi­tua­les boi­co­tea­ran el ac­to o la em­pren­die­sen con­tra de­ter­mi­na­dos pro­fe­so­res que no eran so­be­ra­nis­tas, según han co­rro­bo­ra­do a La Van­guar­dia la vein­te­na de do­cen­tes con­sul­ta­dos para es­te ar­tícu­lo.

“Es cier­to que la uni­ver­si­dad po­dría ha­ber he­cho más para con­tri­buir a un de­ba­te de ideas cons­truc­ti­vo, pe­ro la di­vi­sión en Ca­ta­lun­ya ha si­do tan al­ta que no ha per­mi­ti­do una dis­cu­sión aca­dé­mi­ca im­par­cial; cuan­do to­do el mun­do es­tá en un ban­do el co­no­ci­mien­to pue­de que­dar so­me­ti­do a la ideo­lo­gía, y es­to po­ne en ries­go el pres­ti­gio de la aca­de­mia”, la­men­ta Bo­te­lla. Para Car­dús, el mo­ti­vo del es­ca­so in­te­rés de la uni­ver­si­dad por la si­tua­ción po­lí­ti­co es­tá en el te­mor del pro­fe­so­ra­do a que sig­ni­fi­car­se a fa­vor del in­de­pen­den­tis­mo con­di­cio­ne su ca­rre­ra, ya que la uni­ver­si­dad “de­pen­de ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te” del Go­bierno cen­tral. “Se ha in­ten­ta­do huir del de­ba­te para no com­pli­car­se la vida”, por mie­do a even­tua­les re­pre­sa­lias, se­ña­la. También al con­tra­rio, los pro­fe­so­res no so­be­ra­nis­tas han po­di­do te­mer que­dar se­ña­la­dos por el Go­vern. “Aun­que el Go­bierno del Es­ta­do tie­ne más po­der sobre las aca­dé­mi­cas”, apos­ti­lla

Car­dús.

La si­tua­ción, no obs­tan­te, em­pie­za a cam­biar. Las dos gran­des uni­ver­si­da­des ca­ta­la­nas, UB y UAB, co­mien­zan a abor­dar el con­flic­to te­rri­to­rial apro­ve­chan­do que se ha abier­to una grie­ta en lo que has­ta aho­ra pa­re­cía un mu­ro de con­fron­ta­ción política. La UB ha po­di­do ac­ti­var ha­ce unos días el ci­clo de con­fe­ren­cias sec­to­ria­les sobre el “con­flic­to ca­ta­lán” que ha­ce unos me­ses se vie­ron in­ca­pa­ces de im­pul­sar –ayer ce­le­bró un de­ba­te sobre el en­ca­je de Ca­ta­lun­ya a lo lar­go de la his­to­ria–. La rec­to­ra de la UAB, Mar­ga­ri­ta Ar­boix, afir­ma que ve con bue­nos ojos que la uni­ver­si­dad li­de­re un de­ba­te po­lí­ti­co para tras­la­dar a la opinión pú­bli­ca co­no­ci­mien­to y ele­men­tos para la re­fle­xión co­lec­ti­va, fue­ra de los dog­mas y la pro­pa­gan­da.

Para ello, ar­gu­men­tan tan­to Ar­boix co­mo Pons, es ne­ce­sa­rio man­te­ner es­ta po­si­ción de neu­tra­li­dad ins­ti­tu­cio­nal. “A la uni­ver­si­dad no le co­rres­pon­de to­mar par­ti­do en es­to, nues­tra co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca es plu­ral y de­be­mos res­pe­tar­la”, in­sis­te Pons.

En las gran­des uni­ver­si­da­des ca­ta­la­nas exis­te el con­ven­ci­mien­to de que al po­si­cio­nar­se por una de las par­tes se es­ta­ría in­ti­mi­dan­do a aque­llos pro­fe­so­res y alum­nos que no co­mul­gan con ella. Se ale­jan así de los pos­tu­la­dos de las en­ti­da­des in­de­pen­den­tis­tas, co­mo la ANC, que el día 14 de ju­nio ce­le­bró un ac­to en la UPC en el que re­cla­mó el apo­yo de los cam­pus a la cau­sa so­be­ra­nis­ta, y cri­ti­có que los rec­to­ra­dos “no es­tu­vie­ron a la al­tu­ra” du­ran­te el 1-O.

El sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio ca­ta­lán también ha op­ta­do por man­te­ner­se al mar­gen, de mo­men­to, del fren­te por la democracia que im­pul­sa el pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, “no por­que es­te­mos en con­tra de la democracia, evi­den­te­men­te, sino por­que –sub­ra­ya Ar­boix– en esa ini­cia­ti­va no es­tán to­dos los gru­pos par­la­men­ta­rios”.

INAC­TI­VI­DAD

La ten­sión política ha he­cho que mu­chos pro­fe­so­res de­cli­na­sen de­ba­tir sobre el ‘pro­cés’

NUE­VA ETA­PA

La UB y la UAB pro­mue­ven re­fle­xio­nes aca­dé­mi­cas sobre la cri­sis te­rri­to­rial

DE­CI­SIO­NES

Los rec­to­ra­dos op­tan por man­te­ner­se al mar­gen del fren­te por la democracia de To­rrent

 ?? CÉSAR RAN­GEL ?? La pla­za Cí­vi­ca de la UAB siem­pre ha es­ta­do pla­ga­da de men­sa­jes reivin­di­ca­ti­vos; aho­ra abun­dan los de signo in­de­pen­den­tis­ta, co­mo es­te sobre Anna Gabriel
CÉSAR RAN­GEL La pla­za Cí­vi­ca de la UAB siem­pre ha es­ta­do pla­ga­da de men­sa­jes reivin­di­ca­ti­vos; aho­ra abun­dan los de signo in­de­pen­den­tis­ta, co­mo es­te sobre Anna Gabriel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain