La Vanguardia

Un tes­ti­go ex­pli­ca có­mo era el más­ter de Ci­fuen­tes: “Yo no hi­ce ni el hue­vo”

El ex­con­ce­jal Pe­dro Calvo ob­tu­vo so­bre­sa­lien­tes pe­se a que no si­guió el cur­so

- JOSÉ MARÍA BRU­NET

En los pro­ce­di­mien­tos pe­na­les apa­re­cen a ve­ces tes­ti­gos impagables. Por la fuer­za des­crip­ti­va de sus de­cla­ra­cio­nes. Uno de ellos com­pa­re­ció ayer ante el juz­ga­do de ins­truc­ción –el 51 de Ma­drid– que in­ves­ti­ga las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des de­tec­ta­das en el más­ter en De­re­cho Au­to­nó­mi­co de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los, el cur­so que supuestame­nte si­guió la ex­pre­si­den­ta ma­dri­le­ña Cris­ti­na Ci­fuen­tes. In­te­rro­ga­do sobre la na­tu­ra­le­za de ta­les es­tu­dios y el gra­do de de­di­ca­ción que le exi­gie­ron, el ci­ta­do tes­ti­go, que era el con­ce­jal del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid Pe­dro Calvo, in­te­gran­te del equi­po del en­ton­ces al­cal­de, Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón, ma­ni­fes­tó en un alar­de de sin­ce­ri­dad: “Yo no hi­ce ni el hue­vo”.

La de­cla­ra­ción de Calvo se ex­pli­ca me­jor si se tie­ne en cuen­ta que uti­li­zó tan grá­fi­ca ex­pre­sión des­pués de que la juez en­car­ga­da del ca­so, Car­men Rodríguez-Me­del, le ex­hi­bie­ra la re­la­ción de las ca­li­fi­ca­cio­nes ob­te­ni­das por el tes­ti­go en el más­ter, de acuer­do con su ex­pe­dien­te. A la vis­ta de sus pro­pias no­tas, el ex­con­ce­jal se que­dó ató­ni­to, por­que sin ha­ber abier­to un li­bro ni ha­ber acu­di­do ja­más a cla­se, te­nía va­rios so­bre­sa­lien­tes.

Tan per­ple­jo se que­dó el tes­ti­go que cuan­do la ma­gis­tra­da le pi­dió ex­pli­ca­cio­nes sobre sus mé­to­dos de es­tu­dio para tan bri­llan­tes re­sul­ta­dos, a Pe­dro Calvo no se le ocu­rrió otra co­sa que de­cir­le que “las ex­pli­ca­cio­nes me las tie­nen que dar a mí”. Y es que el ex­con­ce­jal ma­dri­le­ño no tu­vo nin­gún re­pa­ro en ad­mi­tir que no de­di­có ni un mi­nu­to al más­ter, por lo que re­co­no­ció ante la juez que no ha­lla­ba ra­zón al­gu­na por la que hu­bie­ran po­di­do dis­tin­guir­le con ca­li­fi­ca­cio­nes tan des­ta­ca­das.

La ver­sión del ex­con­ce­jal es que se ma­tri­cu­ló en el cur­so por­que lo creía útil para otro pos­te­rior de doc­to­ra­do, pe­ro que lue­go se dio cuen­ta de que sus obli­ga­cio­nes co­mo con­ce­jal de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na no le de­ja­ban tiem­po para aten­der a la ob­ten­ción del más­ter. Y ya ha­bía ol­vi­da­do el epi­so­dio, pen­san­do que le ha­brían da­do por no pre­sen­ta­do, cuan­do ayer se en­te­ró de que con su au­sen­cia ha­bía lo­gra­do dis­tin­guir­se co­mo alumno.

Eso sí, Calvo pa­gó re­li­gio­sa­men­te su ma­trí­cu­la de 1.500 eu­ros por el más­ter que no cur­só. Y no fue el úni­co en vi­vir tan sin­gu­la­res ex­pe­rien­cias, por­que otro tes­ti­go ci­ta­do ayer, Dio­ni­sio Ra­mos, ex­ge­ren­te de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, también ex­pli­có su “sor­pre­sa” al com­pro­bar que se le con­va­li­da­ron unas asig­na­tu­ras y se le ca­li­fi­ca­ron ge­ne­ro­sa­men­te otras, por­que al igual que Calvo nun­ca llegó a se­guir el más­ter, pe­se a ha­ber­se ma­tri­cu­la­do en él. Al me­nos otros tres tes­ti­gos die­ron ayer ver­sio­nes si­mi­la­res, al no ha­llar jus­ti­fi­ca­ción al­gu­na a la con­va­li­da­ción de asig­na­tu­ras que se les ha­bía rea­li­za­do, pe­se a que en su mo­men­to aban­do­na­ron el cur­so.

Si en se­de ju­di­cial la in­ves­ti­ga­ción avan­za en­tre es­tas pe­no­sas com­pro­ba­cio­nes, en se­de política los de­ba­tes en torno a los más­ters de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los tam­po­co re­sul­tan muy cla­ri­fi­ca­do­res. Ayer, por ejem­plo, en la Asam­blea de Ma­drid se tra­tó el asun­to en­tre des­ca­li­fi­ca­cio­nes y en un am­bien­te de ten­sión.

El por­ta­voz de Ciu­da­da­nos, Ignacio Agua­do, in­ter­pe­ló al pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad, Án­gel Ga­rri­do, a quien re­pro­chó que, cuan­do se es­ta­ban po­nien­do en cues­tión las ex­pli­ca­cio­nes de su an­te­ce­so­ra, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, sobre la ob­ten­ción de su más­ter, ac­tua­ra co­mo “fiel escudero” y ca­li­fi­ca­ra de “psi­có­pa­ta” al pro­fe­sor Sal­va­dor Pe­re­lló, su­pues­to fil­tra­dor de la in­for­ma­ción del ca­so. A lo que Ga­rri­do res­pon­dió que el más­ter que tie­ne Agua­do es el de “opor­tu­nis­mo” po­lí­ti­co. Fi­nal­men­te con­ci­lia­dor, Ga­rri­do aca­bó pro­po­nien­do un in­só­li­to ac­to de con­ci­lia­ción al por­ta­voz de Ciu­da­da­nos, a quien in­vi­tó a acep­tar “una co­ca­co­la y tan ami­gos”.

Me­nos suer­te han te­ni­do los pe­rio­dis­tas de Eldiario.es que re­ve­la­ron las su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des

Los pe­rio­dis­tas que de­nun­cia­ron las irre­gu­la­ri­da­des, ci­ta­dos por su­pues­ta re­ve­la­ción de se­cre­tos

del más­ter, ya que ayer fue­ron ci­ta­dos co­mo in­ves­ti­ga­dos por el juz­ga­do de ins­truc­ción nú­me­ro 29 de Ma­drid. Se tra­ta del di­rec­tor, Ignacio Es­co­lar, y la je­fa de Política So­cial, Ra­quel Eje­ri­que, con­tra quie­nes la ex­pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad Cris­ti­na Ci­fuen­tes pre­sen­tó una que­re­lla por el su­pues­to de­li­to de des­cu­bri­mien­to y re­ve­la­ción de se­cre­tos. Un tuit de Es­co­lar an­ti­ci­pa­ba ayer: “Si so­mos con­de­na­dos por ha­cer nues­tro tra­ba­jo, se­rá una me­da­lla pro­fe­sio­nal”.

 ?? DA­NI DUCH ?? Cris­ti­na Ci­fuen­tes en la rue­da de pren­sa en la que anun­ció su di­mi­sión
DA­NI DUCH Cris­ti­na Ci­fuen­tes en la rue­da de pren­sa en la que anun­ció su di­mi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain