La Vanguardia

Libertad pro­vi­sio­nal para ‘La Ma­na­da’

-

LA de­ci­sión de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Na­va­rra de con­ce­der la libertad pro­vi­sio­nal ba­jo fian­za de 6.000 eu­ros a los cinco in­te­gran­tes del gru­po co­no­ci­do co­mo La Ma­na­da res­pon­de a dis­cu­ti­bles cri­te­rios ju­rí­di­cos que ge­ne­ran in­com­pren­sión e in­dig­na­ción en­tre la opinión pú­bli­ca. En es­te ca­so, la ley pa­re­ce ha­ber­se ale­ja­do de las in­quie­tu­des y las preo­cu­pa­cio­nes de la ciu­da­da­nía, es­pe­cial­men­te de las mu­je­res, que ven en la ci­ta­da de­ci­sión un men­sa­je de me­nos­pre­cio y des­pro­tec­ción le­gal ante el ries­go de abusos y agre­sio­nes sexuales.

Los cinco miem­bros de La Ma­na­da lle­van casi dos años en pri­sión pro­vi­sio­nal. Su con­de­na a nue­ve años de cár­cel por un de­li­to de abusos sexuales con pre­va­li­mien­to en los San­fer­mi­nes del 2016 no es to­da­vía fir­me, ya que hay re­cur­sos en mar­cha ante el Tri­bu­nal Su­pre­mo, y la pri­sión pro­vi­sio­nal es una me­di­da cau­te­lar que no sue­le pro­lon­gar­se más de dos años si no hay ries­go de des­truc­ción de prue­bas, de fu­ga o de reite­ra­ción de­lic­ti­va. Pe­se a ser ello dis­cu­ti­ble, así lo han en­ten­di­do aho­ra dos de los tres ma­gis­tra­dos del tri­bu­nal, ya que el pre­si­den­te de es­te, que ha­bía abo­ga­do sin éxi­to por la prórroga de la pri­sión pro­vi­sio­nal sin con­di­cio­nes, pre­sen­tó un vo­to dis­cre­pan­te.

Las me­di­das cau­te­la­res que se im­po­nen a los miem­bros de La Ma­na­da in­clu­yen la obli­ga­ción de com­pa­re­cer tres días a la se­ma­na en el juz­ga­do co­rres­pon­dien­te de su lo­ca­li­dad de re­si­den­cia, que es Sevilla; se les prohí­be en­trar en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, don­de re­si­de la víc­ti­ma, al igual que to­da co­mu­ni­ca­ción con ella; se les re­ti­ra­rá el pa­sa­por­te, y se les ve­ta la sa­li­da del te­rri­to­rio na­cio­nal sin au­to­ri­za­ción ju­di­cial.

La re­cien­te con­de­na de los cinco miem­bros de La Ma­na­da por abusos sexuales, y no por agre­sión se­xual, co­mo hu­bie­ra co­rres­pon­di­do a la bru­tal vio­la­ción gru­pal de que fue ob­je­to la víc­ti­ma, des­en­ca­de­nó una ola de pro­tes­tas en las ca­lles y de in­dig­na­ción po­pu­lar. Ello pue­de vol­ver a re­pe­tir­se aho­ra ante la libertad pro­vi­sio­nal que se ha con­ce­di­do a los con­de­na­dos. Para hoy los co­lec­ti­vos y las or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas han con­vo­ca­do una jor­na­da de mo­vi­li­za­cio­nes en to­do el país con el ob­je­to de pro­tes­tar con­tra un sis­te­ma ju­di­cial que, a la vis­ta de los he­chos, pa­re­ce dar la im­pre­sión de am­pa­rar a los vio­la­do­res y des­pro­te­ger a las mu­je­res. La ci­ta­da de­ci­sión ju­di­cial, co­mo he­mos di­cho, por más que se ajus­te a la ley, no es en­ten­di­da ni com­par­ti­da­por­la­so­cie­dad.El­vo­to­dis­cre­pan­te­del­pre­si­den­te de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Na­va­rra de­mues­tra que exis­tía la al­ter­na­ti­va, también le­gal, de man­te­ner en pri­sión a los cinco miem­bros de La Ma­na­da, cu­ya pues­ta en libertad pro­vi­sio­nal has­ta que ha­ya sen­ten­cia fir­me crea una com­pren­si­ble in­quie­tud so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain