La Vanguardia

La ra­bia

- Pi­lar Raho­la

El azar o el dia­blo han que­ri­do que la de­ci­sión de poner en libertad pro­vi­sio­nal a La Ma­na­da coin­ci­da con los San­fer­mi­nes. Dos años des­pués de la te­rri­ble agre­sión se­xual de cinco hom­bres (uno, guar­dia ci­vil, y otro, miem­bro del ejér­ci­to) a una chi­ca de 18 años, a la que pe­ne­tra­ron anal, va­gi­nal y oral­men­te, y de una sen­ten­cia que ex­cul­pó la vio­la­ción –pro­vo­can­do una gran in­dig­na­ción–, los agre­so­res go­za­rán de libertad.

Pre­via­men­te ha­bían anun­cia­do que irían de ca­za, y des­pués de gra­bar las agre­sio­nes, se va­na­glo­ria­ron en un ví­deo. Si fue un es­cán­da­lo la sen­ten­cia, con la ex­cu­sa de que la jo­ven no se ha­bía de­fen­di­do, la ex­car­ce­la­ción se­rá un gri­to de ra­bia.

Es ver­güen­za sobre la ver­güen­za y dolor sobre el dolor. Y, con to­do, es la me­tá­fo­ra cruen­ta de una justicia que acu­mu­la de­ma­sia­da ne­gru­ra. Só­lo por poner un es­cue­to re­cor­da­to­rio, en una se­ma­na ha pa­sa­do lo si­guien­te: la juez La­me­la (la mis­ma que acu­só de se­di­ción a los Jor­dis, y de te­rro­ris­mo a los jó­ve­nes de Al­sa­sua) ex­cul­pó a cinco mi­nis­tros y a Flo­ren­tino Pérez por el Cas­tor. Al tiem­po, la ciu­da­da­nía con­tem­pla­ba con es­tu­por los alu­ci­nan­tes pri­vi­le­gios del pre­so Ur­dan­ga­rin, y mien­tras tan­to, los lí­de­res de­mo­crá­ti­cos ca­ta­la­nes, re­pre­sen­tan­tes de la ciu­da­da­nía y de lar­go re­co­rri­do pa­ci­fis­ta, se pu­dren en una pri­sión pre­ven­ti­va a cen­te­na­res de quilómetro­s de su ca­sa, a di­fe­ren­cia de los Za­pla­na y com­pa­ñía que es­tán aco­mo­da­dos bien cer­qui­ta de la su­ya. Y para re­ma­tar, el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial abre ex­pe­dien­te a la juez Ala­ya (ins­truc­to­ra de los ERE) por de­nun­ciar la de­pen­den­cia política de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral, to­do ello mien­tras España li­de­ra por de­ba­jo los ra­tings eu­ro­peos de in­de­pen­den­cia ju­di­cial. Por su­pues­to, en el en­tre­ac­to ha­brá ha­bi­do mu­chas de­ci­sio­nes ju­di­cia­les ri­gu­ro­sas que no ha­brán le­van­ta­do nin­gún rui­do, pe­ro son de­ma­sia­das las que pro­vo­can un es­truen­do en­sor­de­ce­dor.

En el ca­so de La Ma­na­da, los in­gre­dien­tes para el es­cán­da­lo son pu­ro ve­neno, has­ta el pun­to de que la sen­ten­cia pro­vo­có es­tu­por en periódicos de to­do el mun­do. Cinco hom­bres de ca­ce­ría, con to­dos los in­gre­dien­tes del ma­chis­mo ca­ver­na­rio, des­de un len­gua­je mi­só­gino que con­vier­te a las mu­je­res en ob­je­tos has­ta la ex­hi­bi­ción pú­bli­ca de sus fe­cho­rías de ma­cho ca­brío; una jo­ven de 18 que ce­le­bra­ba los San­fer­mi­nes, al­go be­bi­da, frá­gil, so­la, em­pu­ja­da a un por­tal por los cinco ma­chos y usa­da se­xual­men­te de to­das las ma­ne­ras po­si­bles; unos jueces que no tu­vie­ron en cuen­ta su vul­ne­ra­bi­li­dad y su mie­do y con­si­de­ra­ron que no se ha­bía de­fen­di­do lo su­fi­cien­te, co­mo si es­tar en shock no tu­vie­ra im­por­tan­cia; unos re­la­tos mi­só­gi­nos por re­des y mi­cró­fo­nos de­fen­dien­do a los agre­so­res; y aho­ra, la libertad pro­vi­sio­nal.

El men­sa­je fi­nal: sale ba­ra­to ac­tuar co­mo una ma­na­da de lo­bos ávi­dos en bús­que­da de jó­ve­nes para usar co­mo pu­ros ob­je­tos. La sen­ten­cia pu­so a las mu­je­res en la dia­na. La libertad, aho­ra, nos dis­pa­ra.

Sale ba­ra­to ac­tuar co­mo una ma­na­da de lo­bos ávi­dos en ca­ce­ría de chi­cas para usar co­mo pu­ros ob­je­tos

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain