La Vanguardia

Eu­ro­pa, una ji­ra­fa

- Josep An­to­ni Du­ran Llei­da

Mark Rut­te, pri­mer mi­nis­tro ho­lan­dés, des­cri­bía ha­ce unos días a Eu­ro­pa co­mo “una ji­ra­fa, un ani­mal di­fí­cil de de­fi­nir pe­ro fá­cil de re­co­no­cer”. Aten­dien­do al pro­nun­cia­mien­to de Ro­bert Schu­man en su de­cla­ra­ción del 9 de ma­yo de 1950, “Eu­ro­pa no se ha­rá de una vez ni en una obra de con­jun­to: se ha­rá gra­cias a rea­li­za­cio­nes con­cre­tas, que creen en pri­mer lu­gar una so­li­da­ri­dad de he­cho”, no pa­re­ce­rá sor­pren­den­te con­si­de­rar que el pró­xi­mo Con­se­jo Eu­ro­peo del 28 y 29 de ju­nio sea uno de los hi­tos de la de­fi­ni­ción eu­ro­pea.

La UE tie­ne ante sí una su­ma de re­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos. Y al­gu­nos, por com­ple­ja que re­sul­te su re­so­lu­ción, no sig­ni­fi­can nin­gu­na no­ve­dad. Se re­pi­ten cí­cli­ca­men­te. De en­tre los que in­te­gran la agen­da del pró­xi­mo Con­se­jo, el de­ba­te sobre el pre­su­pues­to para el pe­rio­do 2021-2027 es sin du­da el más im­por­tan­te. La re­dis­tri­bu­ción de fon­dos, en lo que en la jer­ga co­mu­ni­ta­ria se co­no­ce co­mo “marco fi­nan­cie­ro plu­ri­anual”, mar­ca­rá las pau­tas que se­guir en los pró­xi­mos años.

No obs­tan­te, la pró­xi­ma cum­bre co­mu­ni­ta­ria tie­ne a mi juicio un su­ma­rio es­pe­cí­fi­co que de­be­ría dar pie a lo que Schu­man de­fi­nía co­mo rea­li­za­cio­nes con­cre­tas. La UE tie­ne ante sí gran­des desafíos pre­sen­tes que con­di­cio­nan enor­me­men­te la fu­tu­ra de­fi­ni­ción de la ji­ra­fa. Des­glo­so los más im­por­tan­tes: 1) las con­se­cuen­cias de la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión;

2) la res­pues­ta a la ame­na­za te­rro­ris­ta; 3) el diseño de­fi­ni­ti­vo y la ma­te­ria­li­za­ción de la unión eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­ria; 4) la re­ti­ra­da por par­te de EE.UU. de sus com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos, y 5) la cri­sis mi­gra­to­ria. Las res­pues­tas que de­mos a es­tos desafíos de­ci­di­rán el fu­tu­ro de Eu­ro­pa y su via­bi­li­dad co­mo pro­yec­to po­lí­ti­co en es­te mun­do glo­bal.

Es cier­to que el te­mi­do efec­to do­mi­nó post-Bre­xit no ha ge­ne­ra­do más de­man­das de sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea. Es más, in­clu­so ha re­for­za­do la con­vic­ción de que for­mar par­te de la Unión comporta mu­chas más ven­ta­jas que in­con­ve­nien­tes. Pe­ro también es cier­to que la sa­li­da de los bri­tá­ni­cos en­tra­ña con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas para los eu­ro­peos.

Sin ellos, nues­tra ca­pa­ci­dad de de­fen­sa se­rá más dé­bil y nues­tra in­fluen­cia eco­nó­mi­ca glo­bal dis­mi­nui­rá por la re­duc­ción de nues­tro pe­so de­mo­grá­fi­co y eco­nó­mi­co.

En cuan­to a la ame­na­za te­rro­ris­ta, es­ta si­gue vi­gen­te. La gue­rra ha de­ja­do prác­ti­ca­men­te sin te­rri­to­rio al yiha­dis­mo en su ob­je­ti­vo de crear un ca­li­fa­to. Pre­ci­sa­men­te por ello, lo se­gui­rán bus­can­do en cual­quier rin­cón del mun­do oc­ci­den­tal: con mi­les de per­so­nas con ar­mas, in­te­li­gen­cia y di­ne­ro dis­pues­tas a mo­rir para ma­tar.

El mal­tre­cho diseño del eu­ro sin una ver­da­de­ra unión eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­ria (aun re­pre­sen­tan­do un pa­so fun­da­men­tal en el pro­gre­so de la in­te­gra­ción eu­ro­pea) ha si­do el epi­cen­tro de mu­chos de nues­tros ma­les. El con­ta­gio de la cri­sis ame­ri­ca­na per­mi­tió com­pro­bar que el eu­ro y el BCE con­se­guían evi­tar lo peor. Pe­ro al mis­mo tiem­po evi­den­ció que la UE no te­nía ins­tru­men­tos su­fi­cien­tes para afron­tar las con­vul­sio­nes lle­ga­das des­de el otro la­do del Atlán­ti­co. Es­te he­cho y la ri­gu­ro­sa aus­te­ri­dad han si­do las fuen­tes en las que el po­pu­lis­mo ha en­con­tra­do ma­te­rial pi­ro­téc­ni­co para in­cen­diar los pi­la­res del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Y por si es­to fue­ra po­co, cuan­do aso­ma­ban in­di­cios cla­ros del fi­nal de la re­ce­sión, apa­re­ció la cri­sis de los re­fu­gia­dos. El pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Claude Junc­ker, llegó a ha­blar de la pri­me­ra po­li­cri­sis de la UE, y en el de­ba­te del es­ta­do de la Unión del 2016 la des­cri­bió co­mo cri­sis exis­ten­cial. He­mos ido su­peran­do va­rias de las cri­sis des­cri­tas por Junc­ker, pe­ro si­gue sien­do exis­ten­cial aque­lla que pro­vo­ca la ne­ga­ción de los va­lo­res que mar­can la iden­ti­dad de Eu­ro­pa fren­te a cual­quier otra sociedad. Co­mo se­ña­la En­ri­co Let­ta en su en­sa­yo Ha­cer Eu­ro­pa y no la gue­rra, la UE só­lo ten­drá fu­tu­ro si se edi­fi­ca sobre di­chos va­lo­res, que desea­mos com­par­tir con un mun­do que co­rre el pe­li­gro de dar­les la es­pal­da.

Por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, por pri­me­ra vez des­de 1945, Es­ta­dos Uni­dos con­si­de­ra a sus alia­dos eu­ro­peos in­dis­ci­pli­na­dos e inú­ti­les. De la mano de Do­nald Trump, los nor­te­ame­ri­ca­nos le­van­tan fron­te­ras co­mer­cia­les y se re­plie­gan en su li­de­raz­go oc­ci­den­tal.

To­dos y ca­da uno de es­tos re­tos son ar­gu­men­tos con­tun­den­tes en fa­vor de pro­fun­di­zar en la in­te­gra­ción. Más y, sobre to­do, me­jor Eu­ro­pa. Más so­be­ra­nía eu­ro­pea. Más y me­jor ges­tión co­mún de la in­te­li­gen­cia eu­ro­pea para ven­cer al te­rro­ris­mo. Más pre­su­pues­to y un pre­su­pues­to pro­pio para la eu­ro­zo­na que per­mi­ta asis­tir me­jor a los paí­ses en di­fi­cul­ta­des, co­mo pro­po­ne Ma­cron. Más ri­gor y equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio, co­mo de­fien­de Mer­kel, la ver­da­de­ra al­ma eu­ro­pea en la cri­sis de los re­fu­gia­dos. Más Unión para ges­tio­nar la mi­gra­ción. Los pro­ble­mas del Ma­re Nos­trum no son hoy de Ita­lia, an­tes de Gre­cia o ma­ña­na de España. Son de to­dos.

En la exi­to­sa in­te­gra­ción eu­ro­pea, Ale­ma­nia y Fran­cia han si­do el eje ver­te­bra­dor en el pa­sa­do. De­ben se­guir­lo sien­do. Si bien hoy el eje fran­co-ale­mán, aun­que ne­ce­sa­rio, es cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te y las apor­ta­cio­nes de Ita­lia y España re­sul­tan imprescind­ibles. Pe­ro al nue­vo Go­bierno italiano, que na­ce y vi­ve de la po­li­cri­sis eu­ro­pea, no se le espera. A España se le abre una gran ven­ta­na de opor­tu­ni­da­des: su po­si­ción aho­ra pue­de ser de­ter­mi­nan­te en la Unión Eu­ro­pea.

El eje fran­co-ale­mán es cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te y las apor­ta­cio­nes de España e Ita­lia re­sul­tan imprescind­ibles

 ?? ME­SE­GUER ??
ME­SE­GUER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain