La Vanguardia

Con­cur­so de cuen­tos y belleza

- Fran­cesc-Marc Ál­va­ro

El PP ce­le­bra pri­ma­rias y hay al­go que me des­con­cier­ta: los as­pi­ran­tes a li­de­rar el par­ti­do com­pi­ten du­ra­men­te y, a la vez, ha­cen lla­ma­mien­tos cons­tan­tes a la uni­dad, la in­te­gra­ción, el acuer­do y la coo­pe­ra­ción. La ri­va­li­dad en­tre ellas y ellos no es un asun­to me­ra­men­te ideo­ló­gi­co o de es­ti­lo; es no­to­rio que hay ani­mad­ver­sio­nes per­so­na­les muy pro­fun­das, has­ta el pun­to de que al­gu­nas fi­gu­ras re­sul­tan del to­do in­com­pa­ti­bles, al­go que ha si­do do­cu­men­ta­do gra­cias a fo­to­gra­fías re­cien­tes don­de la frial­dad en­tre Sáenz de San­ta­ma­ría y Cos­pe­dal es su­pe­rior a la que pue­de ex­pe­ri­men­tar­se en el po­lo Nor­te.

Las pri­ma­rias son un ri­tual de im­por­ta­ción. En otras cul­tu­ras po­lí­ti­cas tie­nen sen­ti­do, por­que los apa­ra­tos son ins­tru­men­tos de na­tu­ra­le­za más li­ge­ra que aquí y to­do se ba­sa en la cre­di­bi­li­dad de los pro­yec­tos que ca­da uno im­pul­sa. Los po­pu­la­res ce­le­bran pri­ma­rias por vez pri­me­ra, pe­ro no lo de­jan to­do a la suer­te de una se­lec­ción di­rec­ta de los mi­li­tan­tes; el sis­te­ma es de do­ble vuel­ta y la úl­ti­ma pa­la­bra la tie­nen los com­pro­mi­sa­rios en el con­gre­so del par­ti­do, en ju­lio. Se quie­re evi­tar –su­pon­go– lo que ocu­rrió en el PSOE, don­de la can­di­da­ta con más apo­yos del ofi­cia­lis­mo fue de­rro­ta­da por al­guien que da­ban por muer­to. Co­mo no es­ta­mos acos­tum­bra­dos, las pri­ma­rias se con­vier­ten en una opor­tu­ni­dad para que su­ce­dan otras cosas. Por ejem­plo, que las ba­ses ex­pre­sen su ca­breo con­tra las ma­nio­bras más cha­pu­ce­ras de los po­de­res fác­ti­cos.

¿Es muy di­fe­ren­te el PP que quie­re Sáenz de San­ta­ma­ría del que tie­ne en la ca­be­za Cos­pe­dal? No lo sé. ¿Gar­cíaMar­ga­llo es más o me­nos con­ser­va­dor que Ca­sa­do? Ni idea. ¿Qué re­pre­sen­ta ca­da uno de los sie­te can­di­da­tos a ocu­par el pues­to de Ra­joy? Las ideas aquí

En las pri­ma­rias del PP pe­sa más la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar leal­ta­des y fre­nar opo­nen­tes po­ten­cia­les

tie­nen una fun­ción or­na­men­tal y lo que pe­sa más es la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar leal­ta­des y fre­nar opo­nen­tes po­ten­cia­les. Só­lo Az­nar dio una cier­ta im­por­tan­cia a las ideas en la de­re­cha es­pa­ño­la, pe­ro Ra­joy vol­vió a un ti­po de li­de­raz­go don­de la exal­ta­ción de la ges­tión y la go­ber­na­bi­li­dad di­fu­mi­na la ideo­lo­gía y ha­ce que el dis­cur­so ten­ga siem­pre una to­na­li­dad tec­no­crá­ti­ca. Aho­ra que to­do el mun­do tie­ne un ase­sor que le fa­bri­ca un re­la­to para triun­far, las pri­ma­rias son mez­cla de con­cur­so de cuen­tos y de belleza.

Re­cuer­do cuan­do la iz­quier­da au­tén­ti­ca en Ca­ta­lun­ya hacía pri­ma­rias con un úni­co can­di­da­to, un tea­tro pe­cu­liar que era ven­di­do co­mo la ma­ra­vi­lla. Era otra épo­ca y to­do lo que no fue­ra la su­ce­sión a de­do (Pu­jol, González, Az­nar) hacía gra­cia. Des­pués he­mos visto pri­ma­rias (en Bar­ce­lo­na) don­de al­gún par­ti­do pro­mo­vía el vo­to de su­pues­tos sim­pa­ti­zan­tes que eran fi­gu­ran­tes de ci­ne mudo. Sea­mos se­rios. Las pri­ma­rias apa­re­cen co­mo un ejer­ci­cio im­pres­cin­di­ble para una re­cons­truc­ción de­mo­crá­ti­ca que nos evi­te caer en ma­nos de po­pu­lis­tas o tec­nó­cra­tas. O de los que pro­po­nen una democracia sin par­ti­dos.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain