La Vanguardia

El día de hoy

- Ignacio Mar­tí­nez de Pi­són

El vie­jo chis­te del va­ni­do­so: “Pe­ro no ha­ble­mos más de mí. Ha­ble­mos de ti: ¿qué pien­sas de mí?”. Lo cuen­to por­que me voy a dar un po­co de au­to­bom­bo apro­ve­chan­do que pre­ci­sa­men­te hoy se es­tre­na en Mo­vis­tar una se­rie de te­le­vi­sión basada en una no­ve­la mía, ti­tu­la­da El día de ma­ña­na. La se­rie la ha di­ri­gi­do Ma­riano Ba­rro­so, que es ade­más coau­tor del guion jun­to a Ale­jan­dro Her­nán­dez, y en el re­par­to fi­gu­ran Oriol Pla, Au­ra Ga­rri­do, Jesús Ca­rro­za, Ka­rra Ele­jal­de, Bru­na Cu­sí... To­dos sin ex­cep­ción han he­cho un tra­ba­jo es­tu­pen­do, o así me lo ha pa­re­ci­do a mí, que no he in­ter­ve­ni­do en la adap­ta­ción. La se­rie es­tá am­bien­ta­da en la Bar­ce­lo­na de los años se­sen­ta y se­ten­ta y cuen­ta la his­to­ria de un am­bi­cio­so jo­ven que, de­bi­do a una se­rie de erro­res, aca­ba con­vir­tién­do­se en con­fi­den­te de la Bri­ga­da Po­lí­ti­co-So­cial. Es, en de­fi­ni­ti­va, un re­co­rri­do por la Bar­ce­lo­na del tar­do­fran­quis­mo y la tran­si­ción. El pro­pio tí­tu­lo, El día de ma­ña­na, su­gie­re una res­pues­ta a ese “día de hoy” en el que, según el úl­ti­mo par­te de gue­rra, las tro­pas na­cio­na­les al­can­za­ron sus úl­ti­mos ob­je­ti­vos mi­li­ta­res.

Una de las es­ce­nas ini­cia­les coin­ci­de con una fa­mo­sa ma­ni­fes­ta­ción de sa­cer­do­tes que tu­vo lu­gar el 11 de ma­yo de 1966. Ese día, más de cien cu­ras mar­cha­ron des­de la ca­te­dral has­ta la co­mi­sa­ría de Via Laie­ta­na para pro­tes­tar por las tor­tu­ras in­fli­gi­das a un es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio. Po­co pro­pen­sos a los re­mil­gos, los po­li­cías los dis­per­sa­ron a gol­pes de po­rra y lue­go los per­si­guie­ron por las ca­lles la­te­ra­les. Los tran­seún­tes con­tem­pla­ban in­cré­du­los el espectácul­o: en una España en la que la dic­ta­du­ra ha­bía te­ji­do to­do ti­po de com­pli­ci­da­des con la Igle­sia, la ima­gen de unos po­li­cías apo­rrean­do a unos re­li­gio­sos re­sul­ta­ba sen­ci­lla­men­te ex­tra­va­gan­te. La es­ce­na tie­ne una in­ne­ga­ble fuer­za vi­sual, pe­ro sobre to­do una es­pe­cial tras­cen­den­cia sim­bó­li­ca: aquel ba­ru­llo de uni­for­mes y so­ta­nas in­di­ca­ba que, tras casi tres dé­ca­das de dic­ta­du­ra, al­go em­pe­za­ba a res­que­bra­jar­se en el co­ra­zón mis­mo del ré­gi­men.

El ca­ta­la­nis­mo es­ta­ba por en­ton­ces muy vin­cu­la­do a la Igle­sia, así que esa pro­tes­ta se ha ano­ta­do con fre­cuen­cia en el ha­ber de la re­sis­ten­cia na­cio­na­lis­ta al fran­quis­mo. No pue­de de­cir­se que has­ta esa fe­cha hu­bie­ra pro­ta­go­ni­za­do mu­chas ges­tas más: los Fets del Pa­lau de ma­yo de 1960 (por los que Jor­di Pu­jol fue a pa­rar a la cár­cel), la Ca­put­xi­na­da de mar­zo de 1966, y para de con­tar. El an­ti­fran­quis­mo en Ca­ta­lun­ya era co­sa de las or­ga­ni­za­cio­nes de iz­quier­da, prin­ci­pal­men­te del PSUC, y las cla­ses me­dias ca­ta­la­nis­tas, que se ha­bían aco­mo­da­do sin de­ma­sia­dos pro­ble­mas al ecosistema fran­quis­ta, só­lo em­pe­za­ron a dis­tan­ciar­se cuan­do se per­ci­bía co­mo pró­xi­ma la ex­tin­ción del ré­gi­men. Así pues, la ecua­ción que opo­ne una España fran­quis­ta a una Ca­ta­lun­ya an­ti­fran­quis­ta es al­go más que una sim­pli­fi­ca­ción: es un fal­sea­mien­to bur­do, una pa­tra­ña tan gro­se­ra co­mo la de quie­nes tra­tan de pre­sen­tar la Gue­rra Ci­vil co­mo una gue­rra con­tra Ca­ta­lun­ya.

Vie­ne to­do es­to a cuen­to de la re­cien­te pu­bli­ca­ción del en­sa­yo Con per­mi­so de Kaf­ka, en uno de cu­yos ca­pí­tu­los Jor­di Ca­nal de­plo­ra la ac­tual si­tua­ción de la his­to­rio­gra­fía ca­ta­la­na, atra­pa­da a su juicio en un per­ni­cio­so en­si­mis­ma­mien­to. Su ex­pli­ca­ción pa­re­ce ra­zo­na­ble. El pa­sa­do es, co­mo sa­be­mos, una fuen­te de legitimida­d, así que siem­pre ha ha­bi­do in­ten­tos de po­ner­lo al ser­vi­cio de unos ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos con­cre­tos. Para evi­tar eso es­tán pre­ci­sa­men­te los his­to­ria­do­res, que son los que ten­drían que le­van­tar una em­pa­li­za­da con­tra el mi­to y la pro­pa­gan­da. Pues bien, ha­ce co­sa de un cuar­to de si­glo, al­gu­nos cons­pi­cuos his­to­ria­do­res ca­ta­la­nes op­ta­ron por ha­cer de­ja­ción de sus fun­cio­nes y se su­ma­ron con en­tu­sias­mo a un ejer­ci­cio de re­es­cri­tu­ra del pa­sa­do. El de­ba­te que­dó plan­tea­do en tér­mi­nos tan sim­plis­tas que se llegó a afir­mar que el pun­to de vis­ta del his­to­ria­dor “o era na­cio­na­lis­ta es­pa­ñol o era na­cio­na­lis­ta ca­ta­lán”. Lo si­guien­te fue la pues­ta en cir­cu­la­ción de unos pan­fle­tos anó­ni­mos que de­nun­cia­ban a los his­to­ria­do­res que es­ta­ban “al ser­vi­cio del Es­ta­do es­pa­ñol”, y po­co des­pués, co­mo en el sim­po­sio ex­plí­ci­ta­men­te ti­tu­la­do Es­pan­ya con­tra Ca­ta­lun­ya ,no se to­ma­ron ya ni la mo­les­tia de di­si­mu­lar el ses­go po­lí­ti­co o el afán ma­ni­pu­la­dor. El ma­ni­queís­mo ha­bía ven­ci­do. El pa­sa­do ha­bía que­da­do re­du­ci­do a un en­fren­ta­mien­to en­tre bue­nos y ma­los en el que, por su­pues­to, to­dos sa­bían quié­nes eran los bue­nos y quié­nes los ma­los.

Mu­chas de las cosas que han pa­sa­do en los úl­ti­mos años ha­brían si­do im­po­si­bles sin esa re­es­cri­tu­ra del pa­sa­do, que car­ga­ba to­do lo bueno y lo her­mo­so en la cuen­ta de Ca­ta­lun­ya y to­do lo su­cio y lo ma­lo en la de España. La his­to­ria, en fin, es un ma­te­rial muy de­li­ca­do, sobre to­do cuan­do cae en ma­nos de según qué his­to­ria­do­res, más preo­cu­pa­dos por ha­cer pa­tria que por acer­car­se a la ver­dad. En­tre­tan­to, per­mí­tan­me que me sien­ta or­gu­llo­so por ha­ber pro­pi­cia­do un modesto ho­me­na­je te­le­vi­si­vo al co­ra­je de ese cen­te­nar de sa­cer­do­tes que plan­ta­ron ca­ra a la dic­ta­du­ra cuan­do muy po­cos se atre­vían a ha­cer­lo.

Aquel ba­ru­llo de uni­for­mes y so­ta­nas in­di­ca­ba que, tras casi tres dé­ca­das de dic­ta­du­ra, al­go em­pe­za­ba a res­que­bra­jar­se

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain