La Vanguardia

Edu­ca­ción y mo­ti­va­ción

-

Para lle­gar don­de es­toy, en la fa­cul­tad de Me­di­ci­na, he te­ni­do que pa­sar ca­da uno de los trá­mi­tes que el mo­de­lo edu­ca­ti­vo exi­ge: pri­ma­ria, se­cun­da­ria, ba­chi­lle­ra­to y PAU. He vi­vi­do ya cua­tro le­yes or­gá­ni­cas edu­ca­ti­vas di­fe­ren­tes y no des­car­to otra.

Des­de mi pers­pec­ti­va, la for­ma­ción aca­dé­mi­ca es­pa­ño­la es un agó­ni­co con­ven­to de clau­su­ra en que se exi­ge un uso equi­vo­ca­do del sis­te­ma ner­vio­so. Ha­blo de lec­cio­nes ma­gis­tra­les sin in­ter­ac­ción con el es­co­lar, me­mo­ri­zar con­cep­tos pe­ro no apren­der­los y la muy co­no­ci­da vo­mi­to­na de ca­da exa­men. Es­ta si­tua­ción me lle­vó a aban­do­nar el sis­te­ma edu­ca­ti­vo va­rias ve­ces en bus­ca de mo­ti­va­ción. Fi­nal­men­te la en­con­tré co­mo vo­lun­ta­rio en la Cruz Roja, don­de vi que cuan­to más es­tu­dia­se, más po­dría ayu­dar.

Aho­ra, des­de una uni­ver­si­dad pú­bli­ca y una ca­rre­ra en la que la me­mo­ria de­be­ría pa­sar a otra di­men­sión, les con­fie­so que na­da cam­bia.

En mi opinión, es un error per­pe­tuo de nues­tro Go­bierno, in­ca­paz de apli­car los mo­de­los más exi­to­sos de su al­re­de­dor en la me­jo­ra de una en­se­ñan­za to­ca­da pe­ro no hun­di­da. De la fan­ta­sía de Shang­hai o la uto­pía fin­lan­de­sa a la reali­dad co­ti­dia­na más frus­tran­te hay una es­ca­la de ver­des, por no usar el gris y es­bo­zar así al­go de es­pe­ran­za. Pe­ro en España le­gis­la­mos sobre edu­ca­ción sin edu­ca­do­res. Eso nos con­de­na.

NI­CO­LÁS UMPIÉRREZ

Ale­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain