La Vanguardia

Vi­vien­da so­cial

-

El Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, de la mano de su al­cal­de­sa, pre­ten­de im­po­ner una nor­ma­ti­va, que no es de su in­cum­ben­cia, para que la vi­vien­da so­cial sea una obli­ga­ción del 30% en to­das las nue­vas pro­mo­cio­nes o re­for­mas que su­peren los 600 m2 de su­per­fi­cie.

Es­tá cla­ro que ese ti­po de vi­vien­da en es­tos mo­men­tos es muy ne­ce­sa­rio y de­be bus­car­se la ma­ne­ra de que los pro­mo­to­res pue­dan lle­var­las a ca­bo y las per­so­nas que las ne­ce­si­ten pue­dan ac­ce­der a ellas en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles. No obs­tan­te, lo que no se pue­de pre­ten­der es poner en mar­cha nue­vos pro­yec­tos de for­ma que en un mis­mo am­bien­te se mez­clen precios y ca­li­da­des dis­pa­res, pues la bue­na ló­gi­ca ha­ce ver que no pue­de ni de­be ser así.

Con la apli­ca­ción a ra­ja­ta­bla de es­ta nor­ma, lo úni­co que se va a con­se­guir es au­men­tar el pre­cio de la vi­vien­da, fre­nar las ini­cia­ti­vas de los pro­mo­to­res, ahu­yen­tar a los in­ver­so­res y au­men­tar las pér­di­das de em­pleos en el sec­tor.

Los po­pu­lis­mos de­ben me­dir­se muy bien, pues de lo con­tra­rio lo que quie­re ser bueno se pue­de con­ver­tir en un bu­me­rán de di­fí­cil con­trol.

J.L. MO­RI­LLO DE LA TO­RRE Sus­crip­tor

Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain