La Vanguardia

“Vio­lar sale ba­ra­to”

Las mu­je­res vuel­ven a to­mar las ca­lles para de­nun­ciar una “justicia he­cha por y para los hom­bres” y que desprotege a la víc­ti­ma

- CA­RI­NA FARRERAS / CE­LES­TE LÓ­PEZ

Bar­ce­lo­na / Ma­drid

Sant Jau­me se con­vir­tió ayer en la pla­za de la ra­bia. Con po­co tiem­po para or­ga­ni­zar­se, de­ce­nas de mu­je­res se con­cen­tra­ron fren­te al ayun­ta­mien­to para mos­trar su re­pul­sa a la sen­ten­cia de la ma­na­da. Con tacones y al­par­ga­tas, con ma­le­ti­nes, pe­rros, bi­ci­cle­tas lle­ga­ron de to­dos los pun­tos de la ciu­dad, mu­chas so­las, tras oír la no­ti­cia, al ca­lor de la ma­na­da fe­me­ni­na.

Co­rea­ban “Her­ma­na, yo sí te creo” o “Si nos to­can a una, nos to­can a to­das”. Co­mo Ju­dit y Ju­lia, de 14 años, “in­dig­na­das” con es­ta “no justicia”. Co­mo Vic­to­ria, de 22, “ya es­tá bien, es que los jueces no se en­te­ran, o peor, juz­gan así a pro­pó­si­to”. O Car­men, an­tro­pó­lo­ga de unos 50 años: “Sien­to un as­co pro­fun­do, ca­da dos por tres hay no­ti­cias de có­mo se nos mal­tra­ta y no apren­den”. No con­si­de­ra­ban la po­si­bi­li­dad de la pues­ta en libertad pro­vi­sio­nal de los miem­bros de La Ma­na­da. Las aso­cia­cio­nes de mu­je­res no veían mo­ti­vos para cam­biar la de­ci­sión que has­ta en tres oca­sio­nes ha­bía adop­ta­do el tri­bu­nal de de­jar en libertad a los cinco con­de­na­dos. Creían que la pe­na im­pues­ta, al­go más de nue­ve años, era un buen mo­ti­vo para man­te­ner­los en la cár­cel, má­xi­me cuan­do así es­tu­vie­ron des­de que fue­ron de­te­ni­dos en ju­lio del 2016, a las po­cas horas de abu­sar se­xual­men­te de una jo­ven.

Si no los pu­sie­ron en libertad cuan­do no ha­bía sen­ten­cia, me­nos aho­ra. Tam­po­co creían que dos me­ses des­pués de su sen­ten­cia con­de­na­to­ria, hu­bie­ran cam­bia­do las cir­cuns­tan­cias que lle­va­ran a pen­sar que no hui­rán o que no vol­ve­rán a abu­sar se­xual­men­te o vio­lar. Pe­ro se equi­vo­ca­ron. “Al fi­nal es lo de siem­pre. Na­da ha cam­bia­do. Es la justicia pa­triar­cal, ga­ran­tis­ta con los con­de­na­dos y po­co pro­tec­to­ra con las víc­ti­mas. Han de­ja­do cla­ro que vio­lar sale muy ba­ra­to”, se­ña­la la Pla­ta­for­ma Fe­mi­nis­ta de Ma­drid.

Hoy se sa­brán los ar­gu­men­tos le­ga­les, pe­ro las mu­je­res no han que­ri­do es­pe­rar. Co­mo ha­ce dos me­ses, cuan­do se co­no­ció la sen­ten­cia (con­de­na­dos por abusos y no por agre­sión o vio­la­ción), una ola de in­dig­na­ción re­co­rrió pri­me­ro las re­des so­cia­les y lue­go las plazas de las ciu­da­des de España.

Al “her­ma­na, yo sí te creo”, se han su­ma­do mu­chos más gri­tos. En­tre ellos, uno que re­pi­ten cons­tan­te­men­te, “si la ma­na­da sale a la ca­lle, no­so­tras también”, o “vio­lar sale ba­ra­to”. La ra­bia con­tra la de­ci­sión ju­di­cial se ha desata­do por­que creen que el men­sa­je que lan­zan con­tra la jo­ven agre­di­da y las mi­les de víc­ti­mas es de­sola­dor: “El sis­te­ma ju­di­cial no te am­pa­ra”. En es­ta lí­nea se ma­ni­fes­ta­ron por­ta­vo­ces de la Fun­da­ción Mu­je­res y de la Fe­de­ra­ción de Mu­je­res Pro­gre­sis­tas, que con­si­de­ran “in­dig­nan­te” la de­ci­sión del tri­bu­nal: “Es­to de­mues­tra que la cul­tu­ra de la vio­la­ción si­gue vi­gen­te, al­go que ya an­ti­ci­pó la sen­ten­cia”, ex­pli­ca Yo­lan­da Bes­tei­ro.

El Go­bierno, sin vo­lun­tad de in­ter­fe­rir en las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les, afir­mó que no pue­de ol­vi­dar que los he­chos pro­ba­dos son gra­ví­si­mos y re­cor­dó que el le­van­ta­mien­to de la pri­sión pro­vi­sio­nal no en­tra en el fon­do de la cues­tión, ya que la sen­ten­cia aún no es fir­me. Asi­mis­mo, in­sis­tió en que “no des­can­sa­rá en su es­fuer­zo por con­se­guir la igual­dad y la se­gu­ri­dad de las mu­je­res y en su lu­cha por sus de­re­chos y li­ber­ta­des”. En es­te sen­ti­do, la mi­nis­tra de Justicia, Do­lo­res Del­ga­do, in­di­có en la Ser que hay que “avan­zar en pro­gra­mas de for­ma­ción, de re­ci­cla­je, de pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y de pers­pec­ti­va de víc­ti­ma”. Del­ga­do re­co­no­ce que la de­ci­sión del tri­bu­nal navarro de­mues­tra que se necesita un cam­bio de men­ta­li­dad en la ju­di­ca­tu­ra. “Yo he di­cho mu­chas ve­ces que lo que ha­cen fal­ta son re­for­mas men­ta­les, ha­cen fal­ta for­ma­ción y esas pers­pec­ti­vas de gé­ne­ro y víc­ti­mas”.

También ha­bló la se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Igual­dad, So­le­dad Mu­ri­llo, que re­co­no­ció que la de­ci­sión ju­di­cial “crea una alar­ma so­cial”. Es la pa­la­bra que más re­pi­ten las jó­ve­nes. “¿Po­de­mos es­tar tran­qui­las de que La Ma­na­da no vol­ve­rá a ha­cer lo mis­mo con otra mu­jer? Que se­pa­mos, esos ti­pos fue­ron a Pam­plo­na a lo que fue­ron. ¿Las se­vi­lla­nas pue­den es­tar tran­qui­las?”, se pre­gun­ta­ban en las re­des.

“Lo que ha­cen fal­ta son re­for­mas men­ta­les” en la ju­di­ca­tu­ra, se­ña­la la mi­nis­tra de Justicia, Do­lo­res Del­ga­do

 ?? ÀLEX GAR­CIA ?? La pla­za de Sant Jau­me se lle­nó en mi­nu­tos de ciu­da­da­nos in­dig­na­dos
ÀLEX GAR­CIA La pla­za de Sant Jau­me se lle­nó en mi­nu­tos de ciu­da­da­nos in­dig­na­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain