La Vanguardia

La Jun­ta de An­da­lu­cía re­ti­ra a un pa­dre la tu­te­la de tre­ce de sus trein­ta hi­jos

El afec­ta­do di­ce que es un “se­cues­tro” ya que los ni­ños es­ta­ban “bien aten­di­dos”

- ADOLFO S. RUIZ Crime · Family · Parenting · José Antonio Primo de Rivera · God · Antonio Puerta · Televisión Española

Juan Ma­nuel, el Ca­nu­to, unos se­sen­ta años le con­tem­plan, cree que la Jun­ta de An­da­lu­cía se ha equi­vo­ca­do con su de­ci­sión y ha “secuestrad­o” a tre­ce de sus trein­ta hi­jos. La Fis­ca­lía de Me­no­res y la Guar­dia Ci­vil pro­ce­die­ron el mar­tes a re­co­ger a on­ce de los me­no­res, que tie­nen en­tre 5 y 12 años, cuan­do se en­con­tra­ban en la es­cue­la, al­gu­nos en la pe­que­ña lo­ca­li­dad gra­na­di­na de Mar­chal y otros en Gua­dix. El miér­co­les se pro­ce­dió a re­co­ger a otros dos más que se en­con­tra­ban en la ca­sa-cue­va don­de ha­bi­ta la fa­mi­lia. To­dos han si­do lle­va­dos a dis­tin­tos cen­tros de aco­gi­da.

La Jun­ta de An­da­lu­cía de­ci­dió fi­nal­men­te in­ter­ve­nir en el ca­so de un hom­bre que ya fue no­ti­cia ha­ce diez años, cuan­do un pro­gra­ma de te­le­vi­sión des­cu­brió su nu­me­ro­sa pro­le, fru­to de sus re­la­cio­nes con al me­nos cua­tro mu­je­res, tres de las cua­les se­guían con­vi­vien­do en la uni­dad familiar que ha­bi­ta una hu­mil­de ca­sa-cue­va de Mar­chal. Cla­ro que ha­blar de ci­fras en el ca­so de El Ca­nu­to es siem­pre re­la­ti­vo. Al­gu­nos ele­van a 36 los hi­jos que ha traí­do al mun­do es­te hom­bre.

La ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca nie­ga que ha­ya ac­tua­do de for­ma ile­gal o que se ha­ble de “se­cues­tro”. “La Jun­ta ac­túa siem­pre de la mis­ma for­ma en to­dos los ca­sos cuan­do existen me­no­res que pue­den es­tar su­frien­do un mal­tra­to ac­ti­vo o pa­si­vo, por ne­gli­gen­cia de los padres o se en­cuen­tran des­asis­ti­dos”, se­ña­la José An­to­nio Puer­ta, je­fe del Ser­vi­cio de Pro­tec­ción de Me­no­res. Sin em­bar­go, por lo que se re­fie­re al as­pec­to con­cre­to de la edu­ca­ción, nin­guno de los hi­jos del Ca­nu­to pre­sen­ta­ba pro­ble­mas de es­co­la­ri­za­ción y to­dos ellos asis­tían con re­gu­la­ri­dad a los co­le­gios de Mar­chal y Gua­dix “de lu­nes a vier­nes”, según el pa­dre.

En de­cla­ra­cio­nes a la agen­cia Efe, Juan Ma­nuel ase­gu­ró que to­do son “ca­lum­nias” acer­ca de la si­tua­ción de los me­no­res cu­ya tu­te­la le ha re­ti­ra­do la Jun­ta de An­da­lu­cía. “Se tra­ta de un error, por­que to­dos ellos co­men bien, te­ne­mos lo su­fi­cien­te para co­mer tra­ba­jan­do hon­ra­da­men­te”, ase­gu­ra el afec­ta­do, quien la­men­ta que no le hu­bie­ran co­mu­ni­ca­do na­da pre­via­men­te sobre la in­ten­ción de re­ti­rar­le a es­tos tre­ce hi­jos, y que los ser­vi­cios so­cia­les no con­tac­ta­ran con ellos pre­via­men­te para pe­dir­les in­for­ma­ción.

“Ser po­bre no es un de­li­to. Ca­da uno tie­ne lo que Dios le da”, ma­ni­fes­tó Juan Ma­nuel tras reivin­di­car que “si al­go ten­go en es­te mun­do son mis hi­jos”. “No so­mos ma­los padres ni ma­las ma­dres. Lo que han he­cho con no­so­tros es un abu­so. Que lo mi­ren, por­que con no­so­tros es­tán equi­vo­ca­dos”, rei­te­ró.

En el pro­gra­ma emi­ti­do por Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la ha­ce ya diez años, el Ca­nu­to re­co­no­cía que no sa­bía lo que era tra­ba­jar en se­rio por­que él se ha­bía de­di­ca­do a traer hi­jos al mun­do. Juan Ma­nuel con­si­de­ra­ba que su mi­sión era traer hi­jos y ayu­dar a sus mu­je­res: “Echo una mano y si les ten­go que dar un cu­rri­to también se lo doy; las quie­ro bien de­re­chas”. El Ca­nu­to in­sis­tía en que en nin­gún mo­men­to se es­ta­ba sal­tan­do la ley. “Tam­po­co es le­gal que la mu­jer de uno se va­ya con otro y te de­nun­cie, y ten­gas que ir a la cár­cel por una chu­mi­ná. La justicia es­pa­ño­la no sir­ve para na­da, va­mos me­jor por la ley gi­ta­na”, sen­ten­cia­ba.

El al­cal­de de la lo­ca­li­dad de Mar­chal, el po­pu­lar Juan Ma­nuel García Se­gu­ra, no qui­so ha­cer de­cla­ra­cio­nes sobre es­te ca­so. Mar­chal es un pue­blo de 400 ha­bi­tan­tes en el que se co­no­cen to­dos los ve­ci­nos que, una vez pa­sa­da la ola me­diá­ti­ca, de­be­rán se­guir con­vi­vien­do. El pue­blo mantiene des­de el pa­sa­do mar­tes una ten­sa cal­ma y sus ve­ci­nos quie­ren man­te­ner­se al mar­gen de con­si­de­ra­cio­nes ra­cis­tas, por ser la fa­mi­lia de et­nia gi­ta­na, así co­mo de po­si­bles ame­na­zas.

La ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca an­da­lu­za nie­ga que ha­ya ac­tua­do de for­ma ile­gal en es­te ca­so

 ?? PE­PE TO­RRES / EFE ?? Juan Ma­nuel con al­gu­nos fa­mi­lia­res des­pués de que la Fis­ca­lía le ha­ya re­ti­ra­do la tu­te­la de 13 de sus hi­jos
PE­PE TO­RRES / EFE Juan Ma­nuel con al­gu­nos fa­mi­lia­res des­pués de que la Fis­ca­lía le ha­ya re­ti­ra­do la tu­te­la de 13 de sus hi­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain