La Vanguardia

Sa­lut es­ta­ble­ce con­tro­les de an­sie­dad y de­pre­sión a to­das las em­ba­ra­za­das

El nue­vo pro­to­co­lo de gestantes in­clu­ye prue­bas de ADN fe­tal para evi­tar am­nio­cen­te­sis

- ANA MACP­HER­SON

El con­trol del em­ba­ra­zo en Ca­ta­lun­ya in­clui­rá a par­tir de aho­ra un pe­que­ño test de cua­tro pre­gun­tas para de­tec­tar des­de el pri­mer mo­men­to sín­to­mas de an­sie­dad y de­pre­sión, dos de los pro­ble­mas de sa­lud men­tal que con ma­yor fre­cuen­cia apa­re­cen du­ran­te ese pe­rio­do de la vida, casi siem­pre in­fra­va­lo­ra­dos y de gran im­pac­to en la ma­ter­ni­dad. To­dos los pro­fe­sio­na­les im­pli­ca­dos en la vi­gi­lan­cia de la ges­ta­ción se ocu­pa­rán no so­lo de la bue­na mar­cha fi­sio­ló­gi­ca de la mu­jer y su fe­to: por pri­me­ra vez aten­de­rán sis­te­má­ti­ca­men­te esos otros pro­ble­mas, ab­so­lu­ta­men­te invisibles en las ru­ti­nas clí­ni­cas.

El de­par­ta­ment de Sa­lut cuen­ta ya con un nue­vo pro­to­co­lo de se­gui­mien­to del em­ba­ra­zo en el que han par­ti­ci­pa­do 180 pro­fe­sio­na­les de to­das las áreas im­pli­ca­das en la ges­ta­ción y el par­to. A tra­vés de esa guía in­ten­tan im­pul­sar un cam­bio que ya han rea­li­za­do en Reino Uni­do, Fran­cia, Ho­lan­da, Ale­ma­nia o Aus­tra­lia, pe­ro que es­tá ape­nas apun­ta­do en los paí­ses me­di­te­rrá­neos. Es un mo­de­lo aún muy in­ci­pien­te en Ca­ta­lun­ya y, de mo­men­to, inexis­ten­te en el con­jun­to de España.

Pe­ro la reali­dad es que una de ca­da cua­tro mu­je­res su­fre al­gún problema de sa­lud men­tal agra­va­do, cau­sa­do o im­pul­sa­do por el pro­pio em­ba­ra­zo y el par­to, un cóctel hor­mo­nal que pro­vo­ca una gran vul­ne­ra­bi­li­dad. La de­pre­sión pos­par­to afec­ta a una de ca­da diez mu­je­res que dan a luz. Y a una de ca­da mil la psi­co­sis pos­par­to, que lle­na la ca­be­za de vo­ces y que de re­pen­te con­vier­te a esa mu­jer en una ex­tra­ña para sí mis­ma. Una pe­sa­di­lla de la que a ve­ces se des­pier­ta ata­da a la ca­ma de un cen­tro psiquiátri­co.

“Ade­más de de­tec­tar los pro­ble­mas exis­ten­tes y lo que el em­ba­ra­zo y el na­ci­mien­to de un bebé pue­den aña­dir a una per­so­na con una en­fer­me­dad pre­via o que se des­com­pen­sa, in­cluir la sa­lud men­tal en el cui­da­do in­te­gral del em­ba­ra­zo nos per­mi­ti­rá co­no­cer y re­co­ger fac­to­res de ries­go que aho­ra te­ne­mos po­co en cuen­ta y nos obli­ga­rá a ofre­cer el si­guien­te pa­so: el tra­ta­mien­to ade­cua­do”, ex­pli­ca la prin­ci­pal pro­mo­to­ra de es­ta fa­ce­ta del pro­to­co­lo, la psi­quia­tra de Ma­ter­ni­tat Lluï­sa García-Esteve, res­pon­sa­ble del pri­mer hospital de día de sa­lud men­tal pe­ri­na­tal que in­clu­ye a la ma­dre y el bebé. “Con­ta­mos ya con tres equi­pos de sa­lud men­tal pe­ri­na­tal en Ca­ta­lun­ya y ha­brá que cre­cer. El si­guien­te pa­so es lo­grar al­gu­na uni­dad de ingreso psiquiátri­co que in­clu­ya al bebé y ten­ga en cuen­ta la lac­tan­cia y la es­pe­cial si­tua­ción en que se en­cuen­tra esa pa­cien­te. Para no obli­gar­le a una se­pa­ra­ción de enor­me im­pac­to en su vida y su sa­lud”, se­ña­la la psi­quia­tra.

El nue­vo pro­to­co­lo para aten­der el em­ba­ra­zo in­clu­ye una nue­va prue­ba que mi­de el ADN fe­tal en la sangre de la ma­dre en las pri­me­ras 10 se­ma­nas de ges­ta­ción. “Es­ta prue­ba só­lo se usa­rá en per­so­nas con ries­go, pe­ro nos evi­ta­rá mu­chas más am­nio­cen­te­sis y biop­sias de co­rion, prue­bas muy in­va­si­vas para de­tec­tar sín­dro­me de Down, de Pa­tau o de Ed­wards, las ano­ma­lías cro­mo­só­mi­cas más fre­cuen­tes”, ex­pli­ca

OBE­SI­DAD, TA­BA­CO Y AL­COHOL La vi­gi­lan­cia de la dia­be­tes se­rá más am­plia y también para las adic­cio­nes

Car­men Cabezas, sub­di­rec­to­ra de Sa­lut Pú­bli­ca y coordinado­ra del nue­vo pro­to­co­lo. La prue­ba san­guí­nea que se ha­ce ac­tual­men­te da una cer­te­za de casi el 90%, “pe­ro la nue­va am­plía al 99% y eso su­po­ne una gran se­gu­ri­dad en los ca­sos ne­ga­ti­vos. En los que den po­si­ti­vo, se ten­drá que con­fir­mar con las prue­bas in­va­si­vas, pe­ro la de­ci­sión de los padres sobre la con­ti­nui­dad o no del em­ba­ra­zo se po­drá to­mar mu­cho an­tes, evi­tan­do mu­cho su­fri­mien­to”, se­ña­la Cabezas.

También se in­clui­rán nue­vos con­tro­les de dia­be­tes en em­ba­ra­za­das con an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res y con obe­si­dad. Se in­cre­men­ta la aten­ción sobre el con­su­mo de ta­ba­co, al­cohol y otras dro­gas. Se aña­de un con­trol del vi­rus del zi­ka en per­so­nas via­je­ras y se deja en cam­bio de ha­cer la prue­ba de an­ti­cuer­pos de la to­xo­plas­mo­sis “por­que no hay evi­den­cia de que ha­ya be­ne­fi­cia­do a la sa­lud del em­brión, más allá de lo que su­po­ne la re­co­men­da­ción de no co­mer ali­men­tos cru­dos du­ran­te la ges­ta­ción”.

La in­ter­ven­ción sa­ni­ta­ria de pre­ven­ción em­pe­za­rá un po­co an­tes, en torno a la se­ma­na 10. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les se pre­ten­de ha­cer só­lo prue­bas que sean imprescind­ibles: me­jor tres eco­gra­fías que cua­tro.

 ?? XA­VIER CER­VE­RA ?? Pro­fe­sio­na­les y pa­cien­tes del hospital de día de sa­lud men­tal pe­ri­na­tal en la Ma­ter­ni­tat: una de ca­da cua­tro mu­je­res se agra­va du­ran­te el em­ba­ra­zo
XA­VIER CER­VE­RA Pro­fe­sio­na­les y pa­cien­tes del hospital de día de sa­lud men­tal pe­ri­na­tal en la Ma­ter­ni­tat: una de ca­da cua­tro mu­je­res se agra­va du­ran­te el em­ba­ra­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain