La Vanguardia

Arres­ta­da por mon­tar una clí­ni­ca de es­té­ti­ca en su ca­sa

La mu­jer rea­li­za­ba ope­ra­cio­nes y tra­ta­mien­tos con bó­tox e hi­los de oro a chi­nas que acu­dían a su con­sul­ta ile­gal

- MAY­KA NAVARRO

Fue­ron las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias bel­gas las que die­ron la voz de alar­ma, des­pués de que los ser­vi­cios de adua­nas de­tec­ta­ran la pre­sen­cia de un pa­que­te sos­pe­cho­so que ve­nía de Chi­na e iba di­ri­gi­do a un bar de San­ta Co­lo­ma de Gra­me­net. En el in­te­rior de la ca­ja ha­bía me­di­ca­men­tos e in­yec­cio­nes de bó­tox. Tras me­ses de in­ves­ti­ga­ción, la uni­dad cen­tral de con­su­mo de la DIC (di­vi­sión de in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal) de los Mos­sos d’Es­qua­dra de­tu­vo ayer a una jo­ven chi­na que ha­bía mon­ta­do una clí­ni­ca de es­té­ti­ca en una de las ha­bi­ta­cio­nes de su ca­sa, en el ba­rrio del Fon­do.

Su clien­te­la eran fun­da­men­tal­men­te mu­je­res de su mis­ma na­cio­na­li­dad que pa­ga­ban en me­tá­li­co y y no se cues­tio­na­ban las con­di­cio­nes le­ga­les e hi­gié­ni­cas del es­ta­ble­ci­mien­to. El pi­so es­tá en la ca­lle Dal­mau, en el co­ra­zón del ba­rrio del Fon­do de San­ta Co­lo­ma, con un po­bla­ción chi­na muy arrai­ga­da en la zo­na des­de ha­ce ya va­rios años.

La mu­jer llegó a la ciu­dad ha­ce mu­chos años, se ca­só con un ve­cino de la lo­ca­li­dad y tie­nen una hi­ja. La pareja se se­pa­ró ha­ce po­co y ella se tras­la­dó con la ni­ña a un pi­so de su pro­pie­dad en el que ins­ta­ló la clí­ni­ca. No fal­ta­ba de na­da. Ca­mi­lla, dis­tin­ta ma­qui­na­ria para tra­ta­mien­tos y una vi­tri­na con bó­tox, ins­tru­men­tal para re­lleno de zo­nas del ros­tro, hi­los de oro, un am­plio ca­tá­lo­go de ser­vi­cios de es­té­ti­ca.

Tras la aler­ta de los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios, los Mos­sos em­pe­za­ron una in­ves­ti­ga­ción si­guien­do el ras­tro del pa­que­te. Sor­pren­dió que lle­ga­ra a un bar, don­de mon­ta­ron una dis­cre­ta vi­gi­lan­cia has­ta des­cu­brir que era una jo­ven chi­na la que lo re­co­gía. Una vez iden­ti­fi­ca­da, los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que la mu­jer lle­va­ba un tiem­po re­ci­bien­do pa­que­te­ría de Chi­na, a tra­vés de dis­tin­tos paí­ses in­ter­me­dios. Mon­ta­ron vi­gi­lan­cias en su nue­vo do­mi­ci­lio y des­cu­brie­ron el tra­jín de pa­cien­tes, en­tran­do y sa­lien­do de la con­sul­ta. La de­te­ni­da se ofer­ta­ba en me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo­cal des­ti­na­dos a la po­bla­ción chi­na. En la pu­bli­ci­dad só­lo ha­bía ser­vi­cios de be­lle­zas, pe­ro una vez te­nía con­fian­za con la clien­ta le plan­tea­ba ir un po­co más allá y ha­cer tra­ta­mien­tos para los que son ne­ce­sa­rios ti­tu­la­ción y otro ti­po de ins­ta­la­cio­nes.

 ?? CÉSAR RAN­GEL ?? Los Mos­sos d’Es­qua­dra tras­la­dan a la mu­jer de­te­ni­da en el ba­rrio del Fon­do de San­ta Co­lo­ma, ayer por la ma­ña­na
CÉSAR RAN­GEL Los Mos­sos d’Es­qua­dra tras­la­dan a la mu­jer de­te­ni­da en el ba­rrio del Fon­do de San­ta Co­lo­ma, ayer por la ma­ña­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain