El sue­ño del Leo­nar­do ‘per­du­to’

La Vanguardia - - CULTURA - Ar­tur Ra­mon

Den­tro de un año se ce­le­bra­rá el quin­to cen­te­na­rio de la muer­te de Leo­nar­do da Vin­ci. No hay nin­gún pin­tor an­ti­guo que ha­ya re­sis­ti­do tan bien los ava­ta­res del tiem­po. Su po­lié­dri­ca per­so­na­li­dad, su cu­rio­si­dad ili­mi­ta­da, su afán por sa­ber y los se­cre­tos que hay de­trás de sus obras han co­nec­ta­do con el fu­tu­ro, es­pe­cial­men­te con la de­man­da cul­tu­ra­lis­ta ac­tual que con­su­me, ávi­do, el pro­duc­to Leo­nar­do.

La pre­sen­cia del ge­nio en el mer­ca­do del ar­te es ra­rí­si­ma. La úl­ti­ma, el Ec­ceho­mo que subas­tó Ch­ris­tie’s en no­viem­bre pa­sa­do des­pués de una cal­cu­la­da ope­ra­ción pu­bli­ci­ta­ria y apro­ve­chan­do el ti­rón de lo con­tem­po­rá­neo, al­can­zó los 450 mi­llo­nes de dó­la­res, un ré­cord. El ví­deo pro­mo­cio­nal con la pre­sen­cia del otro Leo­nar­do holly­wo­dien­se re­cuer­da el vi­deo-clip con el que Be­yon­cé aca­ba de anun­ciar su nue­vo ál­bum en el Lou­vre o el spot pu­bli­ci­ta­rio de Fe­rran Adrià co­mien­do en el Mu­seu Pi­cas­so. El mun­do de ayer y el de hoy se ne­ce­si­tan: un in­ter­cam­bio de pres­ti­gio por gla­mour.

¿Quién no ha so­ña­do con en­con­trar el Leo­nar­do per­du­to? Ayer Er­nes­to So­la­ri pre­sen­tó en Ro­ma la que di­ce es una de las pri­me­ras obras fir­ma­das por el maes­tro. Se tra­ta de la ca­be­za de per­fil de un ar­cán­gel Gabriel co­ro­na­do con au­reo­la rea­li­za­do en ce­rá­mi­ca vi­dria­da y que po­dría ser de 1471, cuan­do te­nía die­ci­ocho años. Pa­re­ce que lle­va una fir­ma en la man­dí­bu­la cu­ya au­ten­ti­ci­dad acre­di­ta la gra­fó­lo­ga Iva­na Ro­sa Bon­fan­tino. Una atri­bu­ción no es una ver­dad úni­ca, no es más que una in­tui­ción, la con­cre­ción de una idea. Veo que So­la­ri es es­pe­cia­lis­ta en en­con­trar obras dor­mi­das de Leo­nar­do, per­te­ne­ce a una ti­po­lo­gía de pro­fe­sio­na­les del ar­te so­ña­do­res que con­fun­den los sueños con la reali­dad.

En to­do ca­so, aho­ra necesita que la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca internacio­nal ava­le su pro­pues­ta. En ca­so con­tra­rio ni sus tres años de ob­se­sio­na­do es­tu­dio, ni su in­for­me de seis mil pá­gi­nas ilus­tra­do con es­tu­dios téc­ni­cos de to­do ti­po ha­brán ser­vi­do de na­da: la au­top­sia de un cua­dro es un ejer­ci­cio li­te­ra­rio, apa­sio­nan­te e in­cier­to. Ni el pro­fe­sor, ni la gra­fó­lo­ga es­ta­ban con Leo­nar­do cuan­do el ar­tis­ta pre­sun­ta­men­te pin­tó es­ta ca­be­za, la fir­mó con pri­mor y lue­go la pu­so en el horno para que se co­cie­se y dur­mió per­di­da has­ta hoy. ¿Un de­seo pue­de cris­ta­li­zar en ver­dad? En un pal­mo cua­dra­do de te­rra­co­ta pin­ta­da se con­cen­tra otro enig­ma: Leo­nar­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.